InicioBlog"The Voyeurs": un thiller erótico para hacer más largo y cálido el...

«The Voyeurs»: un thiller erótico para hacer más largo y cálido el verano

Tienes que leer

Manuel Cuesta
cinéfilo empedernido, amante del cine hollywoodiense, europeo y, por supuesto, nuestro gran cine español. Nostálgico de los 80', Goonie y fanático de todos los géneros, pero sobre todo los de aventuras, fantasía y ciencia ficción: Marvel, Star Wars, Tolkien. Spidermaniaco y podcaster fundador de Mucho Ruido y Podcast Nueces. Escribí opinión sobre cultura en el Diario de Almería durante varios años y he publicado siete discos como cantautor. Ya ves, un hombre tarado fenomenal.
Publicidad

El verano no se ha acabado. Aún queda calorcito que disfrutar antes de la llegada del otoño y si no, ese toque caldeado lo trae Prime Video el 10 de septiembre con este thriller erótico titulado «The voyeurs», término que para el que no lo conozca hace referencia a aquellas personas que espían o miran a escondidas a otras personas en situaciones eróticas para excitarse sexualmente. Cómo no recordar aquella escena del padre de Marty McFly en Regreso al futro subido a un árbol con unos prismáticos para ver a las muchachas quitarse el sostén a través de sus ventanas. Esa es la esencia primera de este Thriller.

Pepper (Sidney Sweenie, Euphoria y El Cuento de la criada) y Thomas (Justice Smith, Violet y Finch) son una pareja de jóvenes que dan un paso más en su relación y se van a vivir juntos a un precioso apartamento. La primera noche comprueban que en el edificio de enfrente tienen por vecinos a una pareja muy exótica a quienes no les importa exhibir sus relaciones sexuales a través de los ventanales de su piso. Atraídos por el morbo de la situación, Pepper y Thomas aprovecharán el privilegio que le amparan las vistas de su apartamento para ir sumergiéndose más y más en las vidas de sus ardientes vecinos. Los jóvenes irán poco a poco obsesionándose por la atractiva y misteriosa pareja hasta el punto que les irá afectando en su propia convivencia y en su propia relación sentimental.

The voyeurs - Prime Video
Ben Hardy es fotográfo de éxito en «The Voyeurs»

Esta es una película de caras guapas. No veremos en ella a personajes poco agraciados. Su director y escritor Michael Mohan (Todo es una mierda en Netflix) se ha preocupado muy mucho en la estética desde los títulos de créditos hasta el desenlace final, todo es primorosamente bello, casi perfecto e irreal en esta película para que entre como un caramelito balsámico al espectador. Las vidas de sus protagonistas son soberanamente estupendas y trabajan en oficios de clase aburguesada. Quizá este paradigma lo convierte en un sueño lúcido, en una realidad profiláctica en el que los personajes y el paisaje son un producto de consumo agradable y un envoltorio lisérgico para echar un buen rato llevándose a la boca o a los ojos unos planos exquisitos y sublimes. La misteriosa pareja de enfrente está compuesta por un fotógrafo guapo, fucker y depredador de modelos que aprovechándose de la gracia que le otorga su profesión encandila a sus víctimas hasta que las tiene bien atrapadas en su red de araña. El fotógrafo está magnificamente interpretado por el británico Ben Hardy, que no guarda relación con Tom Hardy (Venom), pero al que ya vimos encarnando al baterista Roger Taylor en la película sobre el biopic de Queen, Bohemian Rhapsody. El actor cumple con su cometido y hará que el espectador o la espectadora se sientan atraídos por él, no sólo por su espectacular físico sino por ese encanto de chico travieso y sensual que transmite a la perfección. Su también preciosa y poderosa partenaire (Natasha Liu) además de jugar con él a los médicos tendrá que convivir con las infidelidades de marido Casanova.

The voyeurs - Prime Video
«The Voyeurs» recuerda a otros títulos con ventanas y observadores indiscretos

Como los protagonistas, iremos adentrándonos cada vez más en las vidas de este bello matrimonio. La estructura nos recuerda a otros Voyeurs que se me ocurren ahora mismo: desde los ya clásicos y todavía míticos, James Stewart y Grace Kelly en La ventana indiscreta pasando por aquel delirio de Matthew Broderick y Meg Ryan titulado Adictos al amor, en el que dos amantes despechados se vengan de sus respectivas parejas, y les espían, e incluso se cuelan en su casa para instalar un micro como ocurre también en esta The voyeurs; o aquella maravillosa película alemana titulada La vida de los otros en la que aquel miembro de la Stasi vigila a una pareja en la Alemania oriental y termina cautivado por la belleza de la mujer, desviándose de su original propósito. Esta tengo que volver a visionarla, sin duda un film espléndido con música de Gabriel Yared. (El paciente inglés).

The voyeurs - Prime Video
Los grandes ventanales no son nada discretos

The voyeurs se deja ver bastante bien, y qué quieres que te diga, se agradecen de nuevo los thrillers eróticos. La señorita Sidney Sweenie se moja y nos regala unas escenas muy tórridas que yo no recordaba desde mi tierna juventud cuando estrenaban aquellas películas de los 80 como Orquídea salvaje, Nueve semanas y media, y su prima hermana italiana, Once días y once noches. The voyeurs mantiene el tono de suspense sin perder su toque (o su objetivo) hitchcockniano, pues promete giros de guion y redoble de tambor en su media hora de final. Lástima que el desenlace quede deslavazado y hasta un poco naïf por querer dar otra vuelta de tuerca y querer complacer al espectador. A ratos puede saberte un poco a telefilme de esos Estrenos TV que ponían y ponen todavía en las tardes de sábado de Antena 3.

The voyeurs - Prime Video
Sydney Sweeney despliega todos sus encantos en este thriller erótico

La joven Sydney Sweeney irá desplegando sus encantos a lo largo de toda la cinta. Tiene un físico impresionante que tampoco ha dudado en desgranar en los momentos más intensos de la historia. Pero ¿Quién será la mosca y quién la araña? Como metáfora insertada en esta historia, ella, además, trabaja en una impresionante clínica oftalmológica, así que los ojos que miran y espían van a tener mucho que ver en esta adicción al erotismo del vecino. Algunos dirán que le falta algo más de salsa picante, pero a mí me parece que está bien como está. Quizá en eso reside el encanto de lo erótico frente a la pornografía, tiene la elegancia de la insinuación frente a lo vulgar de mostrarlo todo a los ojos de manera explícita. Déjense llevar por el poder de Eros y alarguen un poco más las noches de este verano que se nos escapa poco a poco con este thriller cálido pero ficticio por desgracia.

Publicidad

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

«Wonder Woman: hacia la tormenta»: el mal se combate de muchas formas

Con la pandemia remitiendo (o eso parece), y mirando al futuro con mejores perspectivas (toquemos madera), la vida sigue...
Publicidad
Publicidad

Más artículos como este