InicioBlog"Violation": la venganza es un plato que se sirve frío (la estética...

«Violation»: la venganza es un plato que se sirve frío (la estética no lo es todo)

Tienes que leer

Fernando Simó
Miembro fundador de mundoplus.tv, seriefilo, cinefilo, devorador de libros y en pleno redescubrimiento de los cómics. Amante de la cultura (pop) y de la Historia, y ministérico de corazón.
Publicidad

El cine te permite múltiples formas y estilos narrativos que han ido evolucionando (o involucionando) desde el séptimo arte nació hace más siglo y medio. Muchas veces tengo la sensación de que me he quedado atrás, y echo un vistazo al listado de películas que he visto a lo largo de todos estos años, y que he ido marcando en Letterbox, y esa sensación se acentúa. La «revolución» estética en el cine (y la televisión) es un hecho, pero parece haberse olvidado del sentido mismo el arte cinematográfico: entretener. No digo que olvidemos la reivindicación, la enseñanza ni la crítica, pero a veces se abusa del presunto estilismo, dejando de lado al espectador. Y, esto es algo que he sentido viendo «Violation», una película con un gran despliegue visual, que se apoya en una banda sonora inquietante y en una fotografía increíble, pero cuyo puzle narrativo provoca una mezcla de desazón y perplejidad en el espectador.

Desde títulos como La última casa a la izquierda o Perros de paja, el subgénero del rape & revenge («violación y venganza») ha ido creciendo (podría decir también evolucionando) en intensidad y violencia. Aunque es cierto que estas dos películas no cumplen con el canon que se ha ido estableciendo, en el que la mujer sufre la agresión sexual y es ella misma la que a continuación realiza una salvaje venganza contra quienes la hicieron sufrir. En este caso cintas como Escupiré sobre tu tumba, Bound to vengeance o Revenge sitúan a la víctima femenina como epicentro de la historia y como vengadora implacable de sus verdugos. Siempre con una narración líneal: situación idílica que es brutalmente interrumpida por uno o más hombres que abusan de la mujer, esta es dada por muerta o casi, pero finalmente sobrevive y ejecuta su venganza.

Violation - FilminSin embargo, ¿qué ocurre cuando la historia no sigue un patrón clásico? ¿Hasta qué punto la innovación narrativa y estilística consigue el propósito buscado? Son preguntas que podríamos plantearnos tras ver Violation, el debut en el largometraje de la pareja de cortometrajistas formada por Dusty Mancinelli y Madeleine Sims-Fewer (quien además es la protagonista del film). Estrenada en Filmin el pasado viernes 19 de noviembre, y presentada hace unas semanas en Sitges tras su paso por los festivales de Sundance y el SXSW de Austin (Texas), está película reformula el subgénero del rape & revenge a través de una narrativa que mezcla las diferentes líneas temporales de la historia. Una formula sin duda arriesgada, que en ciertos momentos nos pilla a contrapié y que nos dejará impactados en más de una ocasión.

Violation - FilminEl riesgo de Mancinelli y Sims-Fewer no solo se presenta en la forma de narrar, sino en el recargado y abusivo estilo visual que desvía nuestra atención en muchos momentos de lo que está ocurriendo. En ese aspecto, Violation se excede en un espectáculo visual a ratos innecesario que parece sacado de una película de arte y ensayo, y que parece no tener relación con el fondo de la historia que nos está contando. Una historia sobre una violación, la traición sufrida por la protagonista y la consecuente venganza. Pero ¿qué pasó realmente? ¿existió tal agresión? ¿qué fue lo que llevó a la protagonista a ejecutar tan brutal y cruel venganza? Estas preguntas se irán respondiendo a lo largo de la película, y lo irán haciendo a través de unos saltos temporales creados para generar una duda razonable en el espectador, y provocando inquietud y angustia a partes iguales.

Violation - FilminSegún el propio Mancinelli «la estructura fragmentaria de la narración estaba ya en el guion, pero hubo detalles que surgieron en el rodaje, algunas escenas de improvisación de los actores y regalos que nos ofrecía la naturaleza y no podíamos obviar». Sin duda, una arriesgada propuesta que se convierte en la mejor virtud de Violation, que sabe esconder sus cartas para como he comentado, provocar en el espectador las suficientes dudas sobre la justificada venganza (o no) de la protagonista. Un riesgo a la hora de ofrecer una narrativa esquiva con el espectador que va acompañada de una banda sonora, obra de Andrea Boccadoro, que mezcla música barroca y música clásica experimental, en un compendio que otorga a la cinta una identidad alejada de los cánones habituales.

En resumen

Violation no es una película fácil de digerir y que, a pesar de sus virtudes, termina perdiéndose el camino. Sus excesos formales en determinados momentos nos alejan de lo importante, desviando la atención y ejerciendo de poderoso somnífero traicionero. Si obviamos el abuso de lo estético frente a la narración, la película de Dusty Mancinelli y Madeleine Sims-Fewer no esconde su mensaje, ofreciendo un estilo rompedor a la hora de narrar unos hechos aparentemente simples. A través de los saltos temporales exploraremos lo ocurrido, ahondaremos en los límites del «no es no» y descubriremos las causas y las consecuencias de un suceso que va más allá de una violación. Sin duda, Violation es un atípico y sorprendente «rape and revenge», que no nos dejará indiferentes, y que cuenta con un par de escenas que se quedarán en nuestra memoria. En ningún caso, para mentes sensibles y estómagos aprensivos.

Publicidad

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

20 caras famosas que aparecieron en «Alias»

El pasado 30 de septiembre se cumplieron 20 años del estreno de "Alias", serie creada por J.J. Abrams que...
Publicidad
Publicidad

Más artículos como este