InicioBlog"Pretty Hard Cases": acción y comedia contra la desigualdad

«Pretty Hard Cases»: acción y comedia contra la desigualdad

Tienes que leer

Fernando Simó
Miembro fundador de mundoplus.tv, seriefilo, cinefilo, devorador de libros y en pleno redescubrimiento de los cómics. Amante de la cultura (pop) y de la Historia, y ministérico de corazón.
Publicidad

Cosmo sigue apostando por las series procedimentales, y este lunes nos llega desde Canadá «Pretty Hard Cases», una ficción policiaca que mezcla la comedia con algo de acción, y el drama que se esconde detrás del trabajo policial. En este caso, esta nueva serie apuesta por ser una buddie cop con dos inspectoras de policía con estilos y caracteres opuestos, que se ven obligadas a trabajar juntas, y que poco a poco irán descubriendo que sus formas de entender la investigación criminal son complementarias. Creada por Tassie Cameron y Sherry White, «Pretty Hard Cases» es un procedimental que parte de la premisa de las «buddy cops» clásicas, pero con la diferencia de contar con dos mujeres como protagonistas de la serie.

A finales de los 80 Arma Letal, dirigida por Richard Donner y escrita por Shane Black, popularizó las «buddy cop». Un subgénero que ya tuvo algún antecedente reseñable como la reivincable Limite: 48 horas que supo mezclar comedia y acción con Eddie Murphy y Nick Nolte como protagonistas. Sin embargo, con el estreno de la exitosa película producida por Joel Silver todos vieron un filón a explotar, y surgieron títulos como: Tango & Cash, Danko: Calor Rojo, El último Boy Scout, Socios y sabuesos o Colegas a la fuerza. Con el paso de los años, el éxito de las secuelas de Arma Letal abrió el camino para la llegada de otras franquicias como Hora punta, y más tarde de Infiltrados en clase.

Sin embargo, la televisión ha sido el lugar perfecto para popularizar este subgénero gracias al éxito en la década de los setenta de series como Las calles de San Francisco o Starsky & Hutch. Siendo a partir de los ochenta cuando irrumpieron con fuerza estas series, ya sea en su vertiente más serio como Corrupción en Miami o Cagney & Lacey (una rareza entonces con dos mujeres policias protagonistas), o apostando por mezclar comedia y acción como Remington Steele o Luz de Luna. Con el paso de los años, y con el surgimiento de lo que se llamó en su momento «tercera edad de oro de la televisión» (¿por cuál vamos ya?), pareció que el subgénero se dejó de lado en favor a procedimentales con un protagonista que se bastaba el sólito para resolver crímenes o curar enfermedades. Sin embargo, poco a poco volvieron a surgir proyectos con parejas de policías, y apareciendo series que no solo contaban con parejas mixtas, sino que apostaban por un dúo femenino como protagonista. En este sentido, Cosmo ya ha estrenado algunos ejemplos como Bright Minds o En el lugar del crimen, y ahora nos trae una nueva serie como Pretty Hard Cases con dos protagonistas femeninas, con vidas complicadas y que lideran sus respectivas unidades.

Pretty Hard Cases - Cosmo
Trabajar como infiltrada es la especialidad de Kelly (Adrienne C. Moore)

En los dos primeros episodios que estrena Cosmo que he podido ver antes de su estreno, conoceremos a la detective de la brigada antivicio Kelly Duff (Adrienne C. Moore) y la detective de la Brigada Criminal Samantha Wazowski (Meredith MacNeill). Ambas se conocerán cuando sus investigaciones choquen por casualidad, dando lugar a una relación a priori complicada. Mientras que Sam trabaja para desmantelar otra banda y así añadirla a su impresionante historial, Kelly acaba de regresar de una operación encubierta y ha vuelto decidida a sacar las drogas de su comunidad. En este encuentro casual sus formas de trabajar chocan frontalmente, pero ambas policías se dan cuenta de que van tras el mismo objetivo, y que tal vez puedan llegar a colaborar juntas.

Pretty Hard Cases - Cosmo
Meredith MacNeill y Adrienne C. Moore protagonizan «Pretty Hard Cases»

En estos dos primeros episodios de Pretty Hard Cases se nos van dando de detalles de la vida personal de las dos protagonistas. En el caso de Samantha (Meredith MacNeill), vemos que fuera del trabajo tiene problemas para relacionarse, tanto con otras personas (hay una conversación telefónica que termina desmadrándose) como con su propio hijo adolescente que viene con ella tras su divorcio. Por su parte, Kelly (Adrienne C. Moore) transmite en el trabajo una imagen de mujer fuerte y resuelta, pero este se acaba y deja atrás la placa y su identidad falta, vemos que hay mucho pasado por descubrir.

En resumen

Pretty Hard Cases - Cosmo
Como todo procediemental que se precie en «Pretty Hard Cases» tenemos interrogatorios a tutiplén

Pretty Hard Cases no ofrece nada nuevo para los que busquen una serie innovadora y rompedora. Sin embargo, sabe usar sus armas (nunca mejor dicho) para entretener al espectador que sea aficionado a los procedimentales. En este caso, partiendo de la idea de dos policías de estilos y formas de ser muy diferentes. Con el tono justo de comedia (centrada en el personaje de Sam y sus dificultades para relacionarse con los demás) mezclado con el algo de acción y un poco de investigación policial, Pretty Hard Cases no es True Detective, pero tampoco pretende serlo. Con una segunda temporada en marcha, la serie aborda cuestiones como el machismo, las desigualdades sociales o la diversidad racial, buscando entretener y arrancar una sonrisa el espectador. Si buscas algo así, la nueva serie de Cosmo es para ti.

Publicidad

2 Comentarios

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

Estas son las plataformas de streaming ideales para los amantes de las series turcas

Es su momento. El éxito de las series turcas en nuestro país en indudable, y este es un fenómeno...
Publicidad
Publicidad

Más artículos como este