InicioBlog"Otra vuelta de tuerca": entre fantasmas anda el juego

«Otra vuelta de tuerca»: entre fantasmas anda el juego

Tienes que leer

Avatar
Fernando Simó
Miembro fundador de mundoplus.tv, seriefilo, cinefilo, devorador de libros y en pleno redescubrimiento de los cómics. Amante de la cultura (pop) y de la Historia, y ministérico de corazón.
Publicidad

Hacer nuevas versiones de una obra que ya ha sido adaptada (y versionada) en diversas ocasiones y con bastante éxito puede conllevar ciertos riesgos. En sí mismo arriesgarse no es un problema, más bien todo lo contrario, sin embargo, cuando ese riesgo es malentendido y nos conduce por caminos extraños y nada fructíferos, el resultado puede terminar siendo decepcionante. Este es el caso de «Otra vuelta de tuerca», película inspirada en la novela de Henry James, y que a pesar de que pretende mostrarnos una nueva visión de la famosa obra de terror gótico, aparentemente modernizándola, sus intenciones quedan desdibujadas por un conjunto que no termina ni de dar miedo, ni de aportar ese nuevo enfoque que se nos prometía. En suma, decepción total.

Estrenada en cines el pasado 11 de diciembre, «Otra vuelta de tuerca» nos traslada desde la época victoriana donde transcurre la novela de Henry James, hasta mediados de la década de los 90 del siglo XX, situándola justo tras el suicidio del cantante de Nirvana, Kurt Cobain. En plena explosión del movimiento grunge, la acción nos traslada a una misteriosa y deteriorada finca en la costa de Maine, hasta la que irá la joven Kate (Mackenzie Davis), que es contratada como niñera a cargo de dos huérfanos problemáticos, Flora (Brooklynn Prince) y Miles (Finn Wolfhard). Sin embargo, no tardará en descubrir que tanto los niños como la casa albergan oscuros secretos y puede que las cosas no sean lo que parecen.

unavueltadetuercacritica3

O eso, es lo que nos pretende mostrar la película dirigida por Floria Sigismondi, que a lo largo de su metraje (que afortunadamente apenas supera la hora y media) apuesta por una ambientación que nos retrotrae a las clásicas mansiones victorianas, con elementos preparados estratégicamente (maniquís, espejos, estanques) para provocar en el espectador (y en la protagonista) más tensión que miedo. Y, aunque la ambientación ayuda a meternos de lleno en esa mansión, que pasa poco a poco de ser un escenario hermoso y luminoso, a un lugar oscuro y ominoso, no ocurre así con la historia que se vuelve difusa y sin sentido en muchos de sus pasajes. El guion y la dirección no van unidas de la mano, lo que provoca que el espectador ande perdido en medio de una historia que no sabe muy bien por donde va. Evidentemente, tenemos la base literaria para tirar del hilo, pero en este caso, esta «nueva» versión de «Otra vuelta de tuerca» parece querer rehuir del texto literario en el que supuestamente se inspira, para marcar distancias, aunque de manera abrupta y torticera.

unavueltadetuercacritica4

Llenar de sustos porque sí un relato termina sin aportar nada nuevo, si detrás de ese afán por provocar miedo en el espectador no hay nada más que un juego de luces y espejos. Es lo que termina sucediendo con «Otra vuelta de tuerca», que pretende ser una versión moderna del clásico literario de Henry James (con un enfoque de violencia de género incluido), pero esa pretendida visión actualizada queda lejos de ser algo novedoso, ya que la película termina repitiendo clichés mil veces vistos, agotando la sorpresa (si es que la había) y terminando por marear la perdiz sin ir a ninguna parte. Cuando te enfrentas a la adaptación de una obra literaria (sobre todo si es muy conocida y ya ha sido adaptada) puedes ser fiel a pies juntillas al texto, o sacudirte los complejos, y apostar por alejarte lo más posible del original, aportando un nuevo enfoque a la historia que narraba. En el caso «Otra vuelta de tuerca», no ocurre ni lo uno ni lo otro. Y, es que querer aparentar ser moderno y actual, puede hacer que termines perdido en tu propia grandilocuencia de superioridad moral, dando como resultado lo que acaba siendo esta película. Un quiero y no puedo de sustos fáciles, personajes previsibles y una historia con más agujeros que un queso de gruyere.

unavueltadetuercacritica5

«Otra vuelta de tuerca» pretende jugar el despiste con el espectador, sobre la realidad que se esconde sobre las apariciones fantasmales que acosan a la protagonista. ¿Son reales o son fruto de su imaginación? A lo largo de la película se nos muestran detalles que juegan con ese doble punto de vista. El pasado de Kate y la relación que mantiene con su madre que vive recluida en un psiquiátrico, se nos presentan como una excusa para presuntamente hacernos dudar sobre la cordura de la protagonista. ¿Está viendo fantasmas de verdad o su mente se ha trastornado? En cierto modo, podría haber resultado interesante este doble planteamiento, pero lo que debería ser acicate para aumentar la tensión, termina provocando en el espectador la misma confusión que acosa a la protagonista. Desembocando en un final (doble y con escena postcréditos incluida) que acabará por dejarnos tan patidifusos que optaremos por tomarnos un copazo que nos alivie de tanta confusión.

unavueltadetuercacritica6

En definitiva, «Otra vuelta de tuerca» pierde la oportunidad de ofrecer algo innovador y moderno, ofreciendo más de lo mismo con una supuesta envoltura actual. Algo que queda muy lejos del resultado final, de una película que no deja ser entretenida (algo que en sí mismo no es bueno ni malo), pero que no aporta nada nuevo por lo que merezca dedicarle una hora y media de vuestro tiempo. Sin embargo, si os gustan las historias de casas encantadas con ambientación gótica, que contenga una buena ración de sustos y cuyo el final os deje con el culo torcido, «Otra vuelta de tuerca» es vuestra película.

- Advertisement -

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

«Men in Kilts», para saciar la espera de «Outlander»

Desde el viernes 9 de abril en Movistar Series los aficionados de "Outlander" tienen una cita semanal con dos...
Publicidad
- Advertisement -

Más artículos como este