InicioBlog"Nomadland": ¿de verdad es para tanto?

«Nomadland»: ¿de verdad es para tanto?

Tienes que leer

Avatar
Fernando Simó
Miembro fundador de mundoplus.tv, seriefilo, cinefilo, devorador de libros y en pleno redescubrimiento de los cómics. Amante de la cultura (pop) y de la Historia, y ministérico de corazón.
Publicidad

Estamos en el mes de los Oscars. En un año atípico porque en años anteriores, la gala de los premios de cine más importantes del mundo ya se hubiera celebrado. Cosas de la pandemia de COVID-19, y del escaso número de estrenos en salas que se han producido, debido a los confinamientos masivos que se han vivido en la mayoría de los países. Es, por tanto, época de quinielas, de porras para ver quien acierta más películas. No hay día que no surjan los pronósticos quien será la gran triunfadora en los Oscars.

En mi caso, normalmente no soy muy bueno acertando. Las quinielas no son lo mío. Y, no sé si tiene que ver con el momento en el que vivimos, pero parece que voy un poco a contracorriente con mis opiniones. Supongo que no es de ahora, o es que leo más que antes, o es que las redes sociales se han convertido en los tribunales de la Inquisición del siglo XXI. Pero, si es cierto que según dice alguien algo, tendrás mil opiniones en contra, enarbolando las antorchas de la verdad y de la rectitud. 

Y, es que como decía antes, últimamente voy remando a contracorriente. Algo que no tiene por qué ser algo malo, pero que no deja de darme cierto vértigo, por aquello de pensar que a veces la masa puede empujar demasiado. Porque en mi caso, sí puedo decir que ha gustado bastante el Snydercut, a pesar de sus fallos (que son muchos); que no puedo evitar decir, que los dos primeros episodios de Falcon y el Soldado de Invierno me dijeron bastante menos de lo que esperaba; que me lo he pasado pipa con Sky Rojo, y que he terminado perdido con las polémicas que han avivado las redes sociales tras su estreno, y que me han llevado a pensar que había visto otra serie; y sigo sin entender el fervor que ha despertado en la crítica Nomadland, película que consiguió que me durmiera tras su primera media hora, y que tuve que terminar en un segundo intento para escribir esta crítica.

Nomadland - Disney
© 20th Century Studios – «Nomadland» es la favorita para arrasar en los Oscars

Porque hablar de Nomadland, es hablar de una película acaparadora de premios, la favorita para ganar los Oscars de este año, y de la que toda la crítica está enamorada. Y, ahora llego yo, y lo primero que puede decir que se me pasó por la cabeza después de ver la película fue ¿Qué hecho yo para merecer esto? Lo segundo que pensé es que no sabía nada de nada. Algo que en sí no debería ser algo malo, porque el que te diga que sabe mucho, como dice el refrán, «ya sabemos de qué carece». Es posible que sea el tipo de película por la que yo no pagaría una entrada de cine, o tal vez es que Nomadland me ha cogido en una época de mi vida en la que mi paciencia ha llegado a un punto crítico.

Nomadland - Disney
© 20th Century Studios – La maravillosa fotografía de Joshua James Richards es un aliciente de «Nomadland»

Sea por la razón que sea, tras ver Nomadland, he seguido sin entender la locura mediática que rodea al film dirigido por Chloé Zhao. ¿Locura colectiva o deudas pendientes? Yo creo que estoy libre de ambas, o eso espero. Pero, ahora en serio, seguro que hay opiniones más validas que la mía, pero, mi forma de entender el espectáculo cinematográfico (sí, espectáculo) está muy lejos de lo que ofrece Nomadland. Al menos, es lo que yo he sentido viendo la película dirigida por Chloe Zhao.

Nomadland - Disney
© 20th Century Studios – La mirada de Frances McDormand traspasa la pantalla

Un film que cuenta con una portentosa Frances McDormand al frente, como gran protagonista, y cuya interpretación es superlativa. Porque una cosa no quita la otra. Y, la actriz de Fargo, de Tres anuncios a las afueras o de Olive Kitteridge, es una interprete como la copa de un pino, y viendo Nomadland sientes su soledad, su dolor, su afan por ser libre y sin ataduras. Porque una mirada Frances McDormand te llega al fondo del alma y te transmite más que cualquier dialogo superfluo que te puedan ofrecer. Y, es sin duda su interpretación, lo que hace que Nomadland sea algo más que un viaje a ninguna parte, o un descenso sin frenos al infierno del aburrimiento. 

Nomadland - Disney
Frances McDormand y David Strathairn forman una pareja improblable

Sin la presencia de Frances McDormand y del magnífico David Strathairn, mi primera impresión al ver Nomadland, es que estaba ante un documental. Un reportaje de viajeros por el mundo, en este caso recorriendo el interior de Estados Unidos, y conociendo a esos nómadas que retrata la película, un fenómeno desconocido para el público español en general. Nomadland cuenta la historia de Fern (McDormand) que, tras el cierre de una explotación minera que arruina a todo un pueblo de Nevada, hace las maletas y a bordo de su camioneta se embarca en un viaje que se sale de los caminos trillados y de los arquetipos de la sociedad consumista actual. Y en ese periplo, Fern se va a convertir en una nómada moderna.

Nomadland - Disney
La soledad es la fiel compañera de Fern en «Nomadland»

Ese es el argumento, a grandes trazos, de la película de Chloé Zhao, que ha dirigido Los Eternos, uno de los estrenos de Marvel previstos para este año. Nomadland es una película en la que no pasa nada. Bueno sí, pasan cosas. Porque estamos ante el viaje a ninguna parte de alguien que ha perdido, que ha sufrido, y que no tiene un lugar al que volver, ni a nadie con quien compartir la vida. En este sentido Nomadland, es una cinta que te deja un poso de amargura del que es difícil desprenderse. La soledad que acompaña al personaje de Fern, que es maravillosamente interpretado por Frances McDormand, te hace sentir muy de cerca ese dolor que la reconcome por dentro. Y, ese sufrimiento de Fern, e incluso de las personas a las que conoce en su periplo por las carreteras de Estados Unidos, nos llega en toda su intensidad.

Nomadland - Disney
David Strathairn acompaña a Frances McDormand en «Nomadland»

Nomadland no es una película para todo el mundo. Basada en libro de Jessica Bruder, que Zhao ha adaptado para la gran pantalla, está película no es la que te podrías un día de lluvia y soledad para levantarte el ánimo. En gran medida se nos presenta como una crítica a esta sociedad consumista de la que somos partícipes, mostrándonos que hay personas que viven fuera de lo establecido, de lo que tú y yo entendemos como normal. Sin agua corriente, sin electricidad, sin pagar hipoteca, sin un sueldo fijo, sin facturas ni domicilio fijo. Es un mensaje que nos llega a través de lo que vemos en Nomadland, mientras acompañamos a Fern en su viaje a ninguna parte.  

Nomadland - DisneyCon una maravillosa fotografía de Joshua James Richards, y una banda sonora llena de melancolía y tristeza, Nomadland no es esa película por la que yo pagaría una entrada, ni me sentaría en el sofá de mi casa para verla un día de aburrimiento. Aunque con sus virtudes, no puedo evitar pensar que, en este año de pandemia, de muerte, soledad y dolor, tiene que haber mucho más que Nomadland. El precio de la libertad, envuelto en hermosos paisajes, no puede ser tan doloroso. 

- Advertisement -

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

«Vigilados»: las apariencias engañan

Dave Franco, el hermanísimo de James Franco, debuta en la dirección (y firma el guion junto a Joe Swanberg)...
Publicidad
- Advertisement -

Más artículos como este