InicioBlog"La mujer en la ventana": la curiosidad mató al gato

«La mujer en la ventana»: la curiosidad mató al gato

Tienes que leer

Fernando Simó
Miembro fundador de mundoplus.tv, seriefilo, cinefilo, devorador de libros y en pleno redescubrimiento de los cómics. Amante de la cultura (pop) y de la Historia, y ministérico de corazón.
Publicidad

El mago del suspense, el creador del McGuffin (no, no me refiero a la magdalena con tropezones), el director que demostró que el cine comercial y de autor no eran incompatibles, el genio que aunó estética y entretenimiento. Sí, Alfred Hitchcock, el orondo director británico es, y sigue siendo objeto de culto, tanto para aficionados al cine, como para realizadores y guionistas, que de una forma u otra se han visto influenciados por su concepción del séptimo arte. En este sentido, «La mujer en la ventana», película que Netflix estrenó el pasado 14 de mayo, no puede esconder la influencia de Hitch, tanto por los continuos guiños y referencias a su filmografía, como por su estilo de película en el que un personaje incomprendido por el resto debe resolver un crimen. Con una gran Amy Adams (nada nuevo bajo el sol), la película dirigida por Joe Wright es un entretenido thriller que pretende jugar con el espectador, al igual que las circunstancias parecen jugar con la protagonista.

Basada en la novela de A.J. Finn, La mujer en la ventana no puede evitar que tanto su título como su trama nos recuerden a La ventana indiscreta de Hitchcock, que a su vez también era una adaptación literaria, en este caso de un relato de Cornell Woolrich. Si en el caso de la película protagonizada por James Stewart, este daba vida a un fotógrafo profesional que mientras se recupera de una pierna rota, se ve confinado en una silla de ruedas en su departamento de Greenwich Village, donde el calor y el aburrimiento harán que su curiosidad le lleve a ser testigo de un asesinato.

La mujer en la ventana - Netflix
La forma de vivir que encuentra el personaje al que da vida Amy Adams es observar a sus vecinos

En La mujer en la ventana, nos encontramos con una psicóloga infantil con agorafobia a la que da vida Amy Adams, que vive encerrada en su piso de Nueva York. Su único entretenimiento diario, entre pastilla y trago de vino, es observar a los vecinos que viven alrededor. Un día, su rutinaria vida de insomnio, alcohol y pastillas, dará un vuelco cuando sea testigo de un crimen brutal. El problema es que tal vez nada sea lo que parece.

La mujer en la ventana - Netflix
Una copa de vino y una charla informal pueden convertirse en algo peligroso

En mi caso, desconozco si la película es fiel o no la novela en la que se basa. Por mi parte, nada puede aportar sobre si la adaptación es más o menos cercana al original, pero si es cierto que el guion de Tracy Letts construye un puzle en el que las piezas poco a poco irán encajando, y dando sentido a la historia. La mujer en la ventana gira en torno al personaje de Anna Fox, la psicóloga infantil a la que interpreta Amy Adams. Un personaje que se nos presenta roto por algún tipo de trauma del que desconocemos su origen, pero sobre el que iremos descubriendo pistas que nos irán acercando a la verdad.

La mujer en la ventana - Netflix
No es una fiesta aunque lo parezca

Confinada desde hace diez meses en su piso de Nueva York, y alejada de su marido y su hija, las únicas distracciones de Anna son observar a sus vecinos y ver películas de Hitchcock como Sospecha, cuya influencia se deja ver en todo el metraje de La mujer en la ventana. Fluyendo entre lo real y lo imaginario, la vida de Anna avanza en un mar turbio de inconsciencia debido a la mezcla de medicamentos y alcohol. Encerrada en casa, como si estuviera viviendo en plena pandemia de Covid, la trama avanza a través de la propia experiencia del personaje, haciendo que como espectadores también dudemos de si lo que vemos forma parte de la realidad o de una alucinación.

La mujer en la ventana - Netflix
Anna (Amy Adams) intentará ayudar al hijo de sus vecinos

Con un único (e inquietante) escenario en el que se desarrolla la acción, que en muchos momentos me recordó al edificio de La habitación del pánico, la película dirigida por Joe Wright, como buen thriller psicológico, apuesta por enredarnos en juego de engaños y pistas falsas, para esconder la realidad que se esconde tras la cortina número uno. Además, la narración apenas se detiene, avanzado con velocidad, evitando regodearse en la caótica existencia de la protagonista. Se agradece que la película tenga la duración justa, y aunque la resolución es algo rápida, por otro lado, es inevitable que así lo sea, porque perdería el sentido todo lo que hemos visto con anterioridad. 

En resumidas cuentas

La mujer en la ventana es un correcto thriller psicológico, en el que sobresale por encima del resto la interpretación de Amy Adams, actriz que ya nos tiene acostumbrados a este tipo de papeles. La narración se centra en ella, y la interprete nacida en Italia lleva el peso de la historia sin despeinarse. Es sin duda, lo mejor de una película que cumple como thriller, aunque el juego de engaños, no termina de funcionar, a pesar de las piedras que el guion nos pone en el camino. A pesar de esto, estamos ante una buena elección para hacernos pasar un buen rato, si decidís darle una oportunidad a este thriller que homenajea sin tapujos al genio del suspense. 

 

- Advertisement -

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

Entrevista a Francisco Javier Millán, autor de «Los Goonies nunca dicen muerto»

Entrevistamos a Francisco Javier Millán (Zaragoza, 1975) autor del libro Los Goonies Nunca Dicen Muerto (Diábolo Ediciones), la guía...
Publicidad
- Advertisement -

Más artículos como este