InicioBlogEntrevista a David Schwimmer: "El tema de la seguridad nacional es un...

Entrevista a David Schwimmer: «El tema de la seguridad nacional es un gran telón de fondo para una comedia de situación»

Tienes que leer

Avatar
Fernando Simó
Miembro fundador de mundoplus.tv, seriefilo, cinefilo, devorador de libros y en pleno redescubrimiento de los cómics. Amante de la cultura (pop) y de la Historia, y ministérico de corazón.
Publicidad

David Schwimmer vuelve por la puerta grande. «Intelligence» es el título de la nueva serie que COSMO acaba de estrenar en exclusiva en España y que se emite todos los viernes a las 22.30 horas. En esta comedia, ya renovada, el protagonismo recae en el popular actor, que interpreta a Jerry Bernstein. Este agente de la NSA llega a la sede del Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno británico para actuar de enlace con el servicio de inteligencia americano.

Esta serie supone su regreso a la comedia tras Friends (1994–2004), al menos en un papel protagonista. Sin embargo, puede dar la impresión de que Schwimmer era un recién llegado al mundo del espectáculo antes de coprotagonizar esta popular serie, pero lo cierto es que el actor llevaba ante una cámara desde principios de los años ochenta.

«Friends» es una de las series más populares del mundo. Y después de 10 temporadas, le dio a Schwimmer, como al resto del reparto, una carrera y trayectoria, y en su momento fue uno de los actores mejores pagados de la televisión. Su popularidad le permitió interpretar varios papeles cinematográficos.

«Intelligence» se estrenó en febrero de 2020 en Sky One en el Reino Unido, y consta de una temporada de 6 capítulos, aunque ya ha sido renovada por una segunda. En Estados Unidos fue una de las pocas comedias de producción ajena elegidas para formar parte del catálogo del lanzamiento de la plataforma Peacock.

entrevistadavidschwimmer2

¿Cómo surgió «Intelligence»?

Este es un proyecto del actor y cómico Nick Mohammed. Habíamos trabajado juntos en un piloto que él había escrito con Julia Davis. Lamentablemente nunca llegó a convertirse en serie, pero Nick y yo nos mantuvimos en contacto. Fue suya la idea de que un agente de la NSA – la agencia de inteligencia americana – ingresara en una organización gubernamental británica y sucedieran situaciones muy divertidas.

¿Cómo te incorporaste al proyecto?

Recibí un correo electrónico inicial con solo un resumen de lo que Nick imaginó que sería la serie. Pensé que era una idea muy divertida y original, y enseguida me mostré entusiasmado por trabajar con este gran cómico, con el que mantengo una excelente relación.

¿Estás muy vinculado al Reino Unido?

Me encanta trabajar en ese país. Dirigí en suelo británico mi largometraje de debut «Corredor de fondo» con Simon Pegg, con quien ya había trabajado en La gran nada (rodada en parte en Gales), y también he actuado en los escenarios teatrales del West End londinense.

¿Nick Mohammed escribió el personaje de Intelligence pensando en ti?

Por descontado. Y la serie ha sido renovada, así que ya está trabajando en los nuevos guiones. De hecho, si no fuera por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus estaríamos ya grabando.

¿Estamos ante una workplace comedy?

Se decidió ambientar la serie en el GCHQ (Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido), y la comedia muestra el lado menos glamoroso del espionaje. Si cuando pensamos en el MI5 y MI6 siempre asociamos su actividad a James Bond– básicamente por la acción-, en esta oficina, que existe realmente, sus miembros se pasan el día en un escritorio trabajando con ordenadores y analizando datos. Pero no te lleves a engaño, muchas situaciones divertidas pueden ocurrir allí.

¿Quién es Jerry, el personaje que interpretas?

Jerry es un macho alfa, un hombre conservador, racista sin saberlo, sexista y homófobo. Es ignorante y pomposo, así que lo tiene todo. Es también un personaje muy patriota. Es muy proamericano y piensa que Estados Unidos es el número uno en todos los aspectos, y está muy orgulloso de su país. No es muy inteligente, pero tiene carisma y mucha confianza en sí mismo, lo que, como sabemos, puede resultar muy seductor. En realidad, es casi como un político.

¿Qué está haciendo en Inglaterra?

Oficialmente es un oficial de enlace. A lo largo de la serie se revela cuál es su verdadera historia, pero digamos que está allí por una razón distinta a la que afirma. Básicamente, está metido en un lío y decide huir de Estados Unidos y de su oficina de la NSA y exiliarse en el Reino Unido.

¿Jerry tiene un lado humano o es solo un fanfarrón?

Tiene una personalidad bastante arrogante. De vez en cuando es grosero, pero también tiene su corazón. Hace ya un año y medio empecé a meterme en este papel. Inicialmente, al interpretarlo, sentí que era una persona superficial: un imbécil americano e impulsivo. Estábamos buscando su lado más humano y vulnerable, y eso creo que lo encontramos en la historia que transcurre a lo largo de los seis capítulos.

¿Es un personaje complejo?

Sin duda. No sería divertido ni interesante interpretar a un protagonista unidimensional, así que queríamos que fuera más complejo. Además, creo que Joseph, el personaje que interpreta Nick, también es bastante complicado.

entrevistadavidschwimmer3

¿Una agencia de seguridad nacional es un buen sitio para ambientar una comedia?

Sí. El tema de la seguridad nacional es un gran telón de fondo para una comedia de situación, y nos permite mostrar cosas sencillas y cotidianas, y hablar sobre un trabajo que tenemos muy idealizado. Mostramos su lado más humano a pesar del gran trabajo que realizan y de la información sensible con la que estas personas tienen que lidiar a diario.

¿Cómo os documentasteis para la serie?

El Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido (GCHQ) y la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) nos contactaron. De una forma muy amigable, simplemente mostraron su interés en la serie y se pusieron a nuestra disposición: querían saber cómo los íbamos a mostrar. Nos sentamos con los representantes británicos y todo fue muy bien. Esperábamos visitarlos, pero al final no pudimos debido a cuestiones de seguridad, aunque fue fascinante hablar con ellos sobre su labor en la agencia.

¿En qué sentido?

El trabajo que están haciendo es increíble, y siempre les ocurren contratiempos. Leí recientemente en The New York Times una noticia en la que decían que la NSA había desarrollado un programa contra la piratería, pero alguien lo robó o se filtró, y ahora se ha utilizado en su contra. Ya me imagino a la NSA tratando de encontrar una solución para luchar contra un programa informático que ellos mismos han creado.

¿Qué es lo que descubristeis sobre la GCHQ?

Descubrimos muchas cosas interesantes que en ocasiones incorporamos a las tramas de la serie. En primer lugar, tienen un coro y hay audiciones para formar parte de este. También nos enteramos de que no hay un código de vestimenta, por lo que algunos empleados van con pantalones cortos y otras personas se presentan con uniformes militares. Y también encontramos jóvenes con sudaderas y capuchas.

Muchos de los temas con los que tiene que lidiar esta agencia son muy serios, como los delitos informáticos…

Obviamente no quisimos mostrar esos aspectos porque «Intelligence» es una comedia. Solo hemos tratado de reflejar que, para las personas que trabajan en este organismo gubernamental, la vida continúa a pesar de tener que lidiar con algunas situaciones realmente horribles. Sin que nunca se vuelva sombría u oscura, en la serie solo intentamos encontrar los momentos más normales de su vida laboral. Es una comedia ambientada en un espacio de trabajo, y el humor proviene de las interacciones sociales de los protagonistas.

Esta comedia funciona también por el contraste entre el carácter tan americano de tu personaje y el británico…

Sí, sin duda. Hemos tratado de mostrar las diferencias entre un estadounidense y un británico, ejemplificados en Jerry y el personaje de Joseph Harries, que interpreta Nick Mohammed. Por ejemplo, algo muy americano es el concepto de nuestro espacio vital, del que somos muy celosos. Por supuesto, hay otras diferencias culturales más o menos evidentes que se muestran en la serie con mucho humor.

¿Cuánto de vuestra actuación es improvisada?

Yo diría que el 90% está en el guion, está muy bien escrito y los guionistas han trabajado muy duro. Es muy bueno, y además hemos realizado un par de lecturas previas y comprobado que las escenas funcionan o modificado lo que no nos gustaba. Dicho esto, es cierto que hay algunas escenas que naturalmente se prestan a mucha más improvisación que otras. Sin destriparla, hay una prueba de polígrafo donde mi personaje usa el detector de mentiras en cada uno de los protagonistas. Se me ocurrieron como 40 preguntas adicionales, y todos improvisaron sus respuestas. Fue muy divertido.

- Advertisement -

1 Comentario

  1. Era bastante escéptico con esta serie y sobre todo con la presencia de David Schwimmer, pero la verdad es que con el tiempo me he terminado enganchando.

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

«Vigilados»: las apariencias engañan

Dave Franco, el hermanísimo de James Franco, debuta en la dirección (y firma el guion junto a Joe Swanberg)...
Publicidad
- Advertisement -

Más artículos como este