InicioBlogCrónica del Asian Film Festival de Barcelona (Parte 2)

Crónica del Asian Film Festival de Barcelona (Parte 2)

Tienes que leer

Enrique Paniagua Martin
Enfermo del cine y la literatura y, en menor medida, de las series. Fanático de Harry Potter, Friends y Marvel. Adorador de Fincher, Scorsese, Eastwood, Spielberg, Nolan, Tarantino y Céline Sciamma. Veo casi cualquier tipo de película y me encanta salir de mi zona de confort cinéfila. En Twitter soy: @QuiqueMartin27
Publicidad

Si estás leyendo este post te invito a pasearte por la publicación anterior y primera parte de esta -en caso de que no lo hayas hecho ya- donde os hablaba un poco más del festival, las distintas propuestas que había en el mismo para todo tipo de público, y la información necesaria para que, si os queréis acercar el próximo año, podáis hacerlo. Además, también tenemos otro post aparte donde os hablamos de las distintas ganadoras de premios del festival y que también os recomiendo visitar.

Una vez aclarado lo anterior vamos con la segunda tanda de películas que pudimos ver en el Asian film festival de Barcelona.

La primera película de esta segunda tanda es Scheme, cinta de Kazajstán con la que yo no me he acabado de sentir cómodo. La película en sí funciona. Tiene un ritmo relativamente pausado, pero consigue generarte interés ante esta historia turbia de unas adolescentes que son invitadas a fiestas con alojamiento y bebida gratis por parte de un grupo de gente que no tiene buenas intenciones. Mi problema con la película es que, llegado a cierto punto, parece que pierde el foco del tema del que está hablando y acaba por confundir víctimas y verdugos de todo ello. Si en algún momento llega a España volveré a verla para comprobar si fue solo impresión mía o si, realmente, el guion se cae en su parte final.

La segunda cinta es The coldest city. Película que nos llega desde China y que nos narra una historia de secretos, venganzas, traiciones y violencia en una ciudad asediada por el frío y la nieve. Esta es una de esas propuestas que pueden hacer vibrar a los amantes del cine de intriga y suspense de época. Hablamos de una película que cuenta con bastantes medios y que estructura el guion alrededor de un andamiaje de verdades y mentiras que atrapa al espectador desde el inicio y no lo suelta hasta que llegamos a las conclusiones finales. Creo que funciona francamente bien en su planteamiento y que tiene un par de giros muy bien trazados y francamente bien pensados. Recomendable.

La tercera cinta nos llega desde japón y no es otra que la candidata del país nipón para los Oscar de este año, la maravillosa Perfect days. Cinta que realiza Wim Wenders, cineasta que creo que no necesita presentación (El cielo sobre Berlín, París, Texas), y que nos narra una pequeña historia centrada en un hombre que trabaja en los servicios de limpieza de baños de la ciudad de Tokio y cómo va afrontando su día a día. Es cierto que estamos ante una cinta que puede no gustar -o incluso aburrir- porque al final es una cinta muy centrada en el día a día y lo cuotidiano de un hombre que, para más inri, habla muy poco. Pero, si consigues superar esa primera barrera de asomarte a la monotonía y conectar con el personaje, creo que estamos ante una peli preciosa, con unas formas estilísticas muy marcadas y con una banda sonora maravillosa. Además cuenta con una actuación por parte del actor francamente impresionante. Es capaz de decir mucho sin usar la voz, cosa que siempre es más meritorio si cabe. Muy recomendable.

La cuarta película nos llega desde Hong Kong y se llama Once in a Blue Moon. Cinta de 2023 -aclaro esto para no confundir con otra del mismo nombre de los noventa- que nos narra una pequeña historia sobre una familia donde todo el mundo se miente y en la que proliferan los secretos entre sus miembros.
Es una película pequeñita, pero con un tremendo corazón y con unas actuaciones francamente potentes en algunos casos. Es de esas cintas que parece que no vayan “de nada” en algunas partes de la misma pero que conforme va avanzando vamos descubriendo que había mucho que contar y que sus personajes están muy bien construidos, con sus luces y sus sombras. Es dramática, emotiva y muy tierna.

La quinta película nos llega desde Tailandia y es, para mí, una de las más flojas que hemos visto en el festival. Se llama Arnold is a model student y es una de esas propuestas con las que tengo la sensación que han querido abarcar tantos temas en tan poco tiempo que han acabado por no afrontar con la profundidad que lo requería ninguno de ellos.

La cinta nos narra la historia de un estudiante modelo que, un buen día, acaba involucrado en una trama para ayudar a hacer trampas en los exámenes de otros alumnos y así sacarse un dinero extra. El tema es que la cinta parece que no se preocupe ni por su propia trama y se pone a hablarnos de la violencia en las escuelas, de reivindicaciones estudiantiles y sociales y de otro montón de temáticas que podrían ser interesantes pero que no se desarrollan debido al muy reducido metraje que tiene la cinta -a penas ochenta minutos- y a que no acaba de centrar el foco en ningún momento en ninguna de todas ellas. Es una peli que te entretiene gracias a su corta duración, pero que no acaba de despegar en ningún momento. Una pena.

La sexta película es A place of our own, cinta que nos llega desde la India y que trata sobre dos mujeres trans que buscan un lugar en el que quedarse a vivir. En este caso nos movemos en el territorio del cine social y de denuncia y en la película se realiza un retrato aterrador de lo que supone vivir en la India si te sales de lo normativo. Desde menos derechos legalmente hasta a abusos y persecuciones por parte de la sociedad. Es una película dura, bastante sencilla en su desarrollo, pero que invita mucho a reflexionar sobre nuestra realidad en comparación con otras realidades que existen en este planeta. Muy recomendable.

Y, por último, y para cerrar este post, vamos con la mejor película vista en el festival y que no es otra que Evil does not exist que nos llega desde Japón de la mano del realizador Ryusuke Hamaguchi, ganador del Oscar a mejor película internacional hace tres años por Drive my car y que nos trae aquí una película profundamente interesante sobre la afectación del turismo rural a los ciudadanos que ya viven en esas tierras. Obviamente, si conocéis al director previamente, ya sabréis que no estamos ante una peli nada convencional. La cinta, aunque juega con toques de humor, no duda en adentrarse muchísimo más en el drama y lo cuenta todo con un ritmo muy pausado -de Slow cinema- para dejar que la potencia de las imágenes que es capaz de crear Hamaguchi nos envuelvan. Es una película profundamente poética, abierta a la interpretación y que no creo que deje indiferente a nadie. Una de esas cintas que no tengo ninguna duda de que se ganarán la etiqueta de “culto” en no mucho tiempo.

En resumen

No quiero dejar este post sin decir mis conclusiones. Y mis conclusiones son que, realmente, recomiendo mucho, si sois de Barcelona o de las cercanías, pasaros por este tipo de eventos si podéis permitíroslo y os cuadran por tiempo y económicamente. Los precios son relativamente asequibles -básicamente los mismos que ir a cualquier cine en un fin de semana- y la experiencia es muy satisfactoria.

El hecho de poder disfrutar de películas como las ya citadas, muchas que no tienen ningún tipo de fecha de distribución en España aún, rodeados de gente que ama el cine y de ese ambiente tan de festival familiar que se crea -al menos en los cines Girona- alrededor de estas iniciativas es una experiencia revitalizante y que, al menos a mí, me contagia ese amor por el cine que tan dentro llevo. Ojalá este tipo de festivales duren muchísimos años y sigan expandiendo el amor y la pasión por el cine que tantas alegrías nos ha dado a todos.

Contenido patrocinado

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

“Dream Scenario”: Tu mente es la escena del crimen

En los años 30, durante la Gran Depresión, surgió en Estados Unidos un subgénero bastante disparatado, la screwball comedy....

Más artículos como este