InicioBlog"Cadejo blanco" aporta frescura al género criminal gracias a su capacidad para...

“Cadejo blanco” aporta frescura al género criminal gracias a su capacidad para ser innovadora y rompedora de clichés

Tienes que leer

Enrique Paniagua Martin
Enfermo del cine y la literatura y, en menor medida, de las series. Fanático de Harry Potter, Friends y Marvel. Adorador de Fincher, Scorsese, Eastwood, Spielberg, Nolan, Tarantino y Céline Sciamma. Veo casi cualquier tipo de película y me encanta salir de mi zona de confort cinéfila. En Twitter soy: @QuiqueMartin27
Publicidad

Últimamente reconozco que me está costando encontrar buenos thrillers criminales en la cartelera que me atrapen desde el minuto uno de metraje. De esas películas que ya desde los títulos de créditos te agarran de la solapa y ya no te sueltan hasta que llegas al final. Y, en parte, creo que es porque muchas de las películas que se engloban dentro de este género cinematográfico se empeñan en repetir una y otra vez los mismos esquemas y las mismas situaciones vistas hasta la saciedad. Hasta el punto de haberlas convertido ya en un tópico tras otro y donde la frescura se ha perdido dando paso a una serie de lugares comunes que da pereza revisitar.

Gracias a la película que nos ocupa, Cadejo Blanco, que llegó a nuestros cines este 16 de septiembre, reconozco que me he reconciliado con el género que tantos buenos ratos me ha dado.

Cadejo blanco - A Contracorriente FilmsCadejo blanco realiza muchas cosas y casi todas bien. Ya desde la presentación, donde vemos a estas dos hermanas que van a una fiesta en una discoteca y que está grabada con una sutil elegancia remarcando esa complicidad de unas hermanas tan distintas entre sí pero unidas, en cualquier caso, se nota que no estamos ante una película más de criminales y barrios bajos.

Cadejo blanco - A Contracorriente FilmsEl largometraje dirigido por Justin Lerner realiza varios cambios notorios en el esquema típico y el primero de ellos es alejarse de ese prototipo masculino habitual en este tipo de productos y nos coloca como protagonista a una joven chica de la ciudad de Guatemala que busca, desesperadamente, saber qué ha ocurrido con su hermana después de su repentina desaparición posterior a la fiesta en la discoteca. Sarita, a la que da vida la enorme Karen Martínez que está fantástica en su interpretación tan contenida, comenzará su incansable búsqueda tirando del hilo de una ex pareja de su hermana que formaba parte de una Mara en otra ciudad de Guatemala en la que deberá introducirse poniendo en riesgo su vida.

Cadejo blanco - A Contracorriente FilmsA partir de ese momento la cinta da un cambio de tono drástico, alejándose de una película más de búsqueda de alguien desaparecido recorriendo a conocidos y gente cercana, y pasa a convertirse en una historia donde vemos a la protagonista intentar infiltrarse en una Mara, en un mundo diametralmente opuesto al suyo y donde se le van a exigir una serie de sacrificios en la búsqueda de la verdad. Es cierto, y debo reconocerlo, que en este punto la película es un tanto inocente (o, simplemente, no quiere extenderse en el metraje) y simplifica muchísimo la forma en que Sarita se introduce en todo este ambiente criminal. Algo que, si bien es un pequeño problema, queda subsanado rápidamente por la facilidad con la que la película recrea todo ese ambiente evitando sacar al espectador de la narración.

Cadejo blanco - A Contracorriente FilmsLa marginalidad, el uso de la violencia (y cómo está grabada en cámara), y una protagonista tan inteligente como magnética hacen de este largometraje una buena punta de lanza con la que acercarse a este mundo tan desconocido desde occidente. La forma como detalla los roles dentro de estas organizaciones, lo que se espera de sus miembros, las costumbres entre criminales y bandas y la imposibilidad de abandonar al líder controlador está retratada con sumo cuidado. Además, el hecho de introducirte varios personajes femeninos que contextualicen una sociedad tan profundamente patriarcal donde las mujeres son usadas cual mercancía que intercambiarse entre unos y otros y consiguiendo darles voz a ellas también es otro acierto del largometraje guatemalteco al que, me gustaría, ver enviado a los Oscar (si es que no se envío el año pasado, no he encontrado información al respecto) y que probase suerte en estados unidos.

En definitiva

Estamos ante una película francamente buena. Muy bien rodada, con una fotografía “sucia” pero efectiva para retratar el mundo tan cruel en que nos introduce la cinta y cuya interpretación principal femenina eleva a cotas de máxima calidad. Quizá es una película que, a priori, una parte del público mire con recelo al ser de una cinematografía que nos queda muy lejos. Pero, en mi humilde opinión, creo que haríamos bien en darle una oportunidad. Está francamente bien hecha y es un retrato fascinante de la violencia y los grupos que la ejercen.

Contenido patrocinado

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

“Objetos”: un guion con demasiadas conveniencias empobrece en exceso este entretenido y rutinario thriller

"Objetos" es una de esas películas que ya desde su planteamiento consigue tu interés. Y es que, prácticamente el...
Publicidad

Más artículos como este