InicioBlog"17 minutos con Nora" no son suficientes

“17 minutos con Nora” no son suficientes

Tienes que leer

Felipe José García
Firma invitada
Publicidad

En la recta final para las nominaciones a los Goya, y tras un carrerón consiguiendo numerosos premios en otros tantos festivales, merece la pena parar y hablar del cortometraje que nos trae Cosmo. “17 minutos con Nora” nos acerca a una realidad que todos hemos vivido, ya sea de un lado o del otro: el acoso al que es diferente, comportamientos de manada que arrastran con tal de pasar desapercibido. Este es el punto de partida, pero el corto va mucho más allá.

Justo en el momento en que los derechos de las personas trans por fin son noticia, esta historia dirigida por Imanol Ruiz de Lara va directo al grano. La protagonista del corto, interpretada por Álex Silleras, durante un plano secuencia de 17 minutos, se encontrará con lo que sufren millones de personas en todos los rincones del planeta. Primero la valentía de cruzar una calle donde sabes que te van a agredir, ya sea verbalmente, como en el corto, ya sea con miradas o codazos como sigue pasando en los países que se autodenominan desarrollados, o ya sea físicamente como sigue pasando en el resto de países donde se vulneran los derechos humanos.

17 minutos con Nora - CosmoAquí se observa el contraste de como Nora reacciona ante la calle y como reacciona ante sus seres queridos, con los que convive. A pesar de ser muy valiente con los que antes eran sus amigos, cuando se tiene que enfrentar cara a cara con su padre la cosa cambia. Porque a día de hoy siempre hay que tener un plan B, por si al salir del armario te echan de casa.

La importancia de la educación es primordial. Seguimos siendo racistas, machitas, o transfobos de primera porque no nos han educado para ello. La esperanza está en las nuevas generaciones, que vendrán con una mirada mucho más limpia y libre gracias a la visibilidad y a esa educación, donde el trabajo de los progenitores es fundamental. Aún así todavía a día de hoy hay que explicar demasiadas veces la diferencia entre una persona trans y una persona cis. Cortos como este ayudarán a esa educación. Un corto blanco y puro que debería verse en institutos o incluso en familia.

Porque los comportamientos de abusar o acosar al distinto se siguen produciendo en todos los niveles. Es necesario educar en el respeto y para ello ayuda el saber que todos somos iguales independiente del sexo con el que hayamos nacido, de tu raza, de tu religión o de tu orientación sexual. Igual de importante es cuidar la salud mental, sobre todo ayudando a todas las Noras que están pasando por lo mismo.

En resumen

El corto ayudará a seguir normalizando y educando en cuanto a la visibilidad de la personas transexuales, pero sigue quedando mucho trabajo por hacer. Valiente en su temática y valiente por ese largo plano secuencia, donde usando un extracto de la obra Casa de muñecas, la primera considerada feminista, muchos se sentirán identificados. Emocionante pero algo distante, es de alabar sus buenas intenciones y pide a gritos más historias trans en la ficción española. Parece que Élite ya ha tomado nota en la nueva temporada que acaba de estrenar, pero sigue faltando un gran protagonista trans, más allá de la Veneno de los Javis. Seguiremos esperando.

Contenido patrocinado

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

“La Sagrada Familia” de Pujol y Cataluña

"Todo terreno para la política, un símbolo, Monarquía en Cataluña, millones de catalanes decidimos no mirar, has querido defender...
Publicidad

Más artículos como este