InicioBlog"Ferrari": una oscura historia de redención a cuatro ruedas

“Ferrari”: una oscura historia de redención a cuatro ruedas

Tienes que leer

Sergio Morata
Guionista. Amante del cine y las series. Inspirado por referentes como Eastwood, Spielberg y Scorsese. He visto "Space Jam" más veces de las que me gustaría admitir.
Publicidad

“Ferrari” llega a los cines de nuestro país el 9 de febrero, tras un extenso recorrido por festivales. Después de haber tenido la oportunidad de verla, aquí va nuestra primera impresión sobre este biopic que nos sumerge en la vida del legendario Enzo Ferrari. Una cinta que gustará a los más fanáticos de la escudería, pero que podría decepcionar a un público menos familiarizado con la misma.

La trama nos transporta al verano de 1957, un momento crucial para Enzo Ferrari, cuya empresa automovilística se enfrenta a la amenaza de la quiebra. En un intento desesperado por salvarla, Enzo, interpretado por Adam Driver, apuesta el futuro de la compañía en la mítica carrera de Mille Miglia, que atraviesa toda Italia.

La película nos sumerge en la vida de un Enzo en su peor momento, un hombre roto, asfixiado por la rutina y las deudas, marcado por un tortuoso triángulo amoroso y perseguido por la muerte de su hijo, todo ello capturado de manera magistral por Adam Driver, como no podía ser de otra manera teniendo en cuenta su destacado historial.

El apartado actoral destaca como uno de los puntos fuertes de la película, especialmente el papel de Penélope Cruz como Laura, la mujer de Enzo. En una interpretación imponente y llena de fuerza, Cruz encarna a una mujer que ha perdido todo pero que no puede, ni quiere, dejar de luchar contra todo y contra todos. El resto del elenco, con Shailene Woodley como la amante de Enzo, y las notables participaciones de Patrick Dempsey y Gabriel Leone como pilotos, contribuyen a que el reparto sea una de las mayores atracciones de la propuesta.

La historia se desenvuelve con un ritmo sorprendente pero no completamente convincente, alternando entre la lentitud introspectiva de la vida íntima del dueño de la mítica escudería y la rapidez peligrosa y amenazante de las carreras. Esta dualidad funciona y no a la vez, generando momentos en los que deseas escapar de la rutina de Enzo para volver a sentir la adrenalina de las carreras. Ferrari es una cruda historia que nos recuerda que la riqueza no exime a nadie de los pecados de su pasado, dejando claro las importantes cargas morales a las que el protagonista se enfrenta diariamente.

La ambientación logra transportarnos perfectamente a la Italia de la década de 1950, creando una atmósfera mágica que añade profundidad a la narrativa. Aunque la película busca destacar en el ámbito emocional, solo unas pocas, pero impactantes, escenas logran un efecto verdaderamente conmovedor. Mención especial merece una de las crudas escenas finales, que dejó a la sala en silencio, sobrecogida por lo que acababa de presenciar.

Si bien Ferrari no se erige como la obra maestra definitiva de Michael Mann, su director, cumple y la cinta se eleva a un gran nivel cada vez que Penélope Cruz aparece en pantalla, siendo uno de los aspectos más destacados de la película.

En definitiva

Este filme ofrece un hermoso viaje al pasado para los amantes de la legendaria escudería y los coches antiguos, dejando a cada espectador la elección de si cumple con las expectativas asociadas a llevar el mítico nombre de Ferrari en su cartel.

Contenido patrocinado

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

“Dune: Parte 2”: la batalla del desierto

La gran esperada secuela de la aclamada saga "Dune" llega a los cines con una historia que se enfoca...

Más artículos como este