InicioBlog"All I Know So Far": más allá de la música conocemos a...

«All I Know So Far»: más allá de la música conocemos a Pink y sus niños

Tienes que leer

Felipe José García
Firma invitada
Publicidad

Esto es lo que más llama la atención del documental «Pink: Todo lo que sé hasta ahora», sobre la gira de la cantante que ya está disponible en Prime Video. Pink es madre y se lleva a sus dos hijos de gira. Choca ver a la niña de ocho años bajar del jet privado en el que se trasladan por Europa. Pero es sólo la primera impresión. A medida que avanza el documental va profundizando más en la vida actual de madre de la siempre combativa Alecia Beth Moore, su nombre real.

Es inevitable comparar la excentricidad de Pink con grandes mitos de la música como Michael Jackson o Madonna, a la que nombra en plan broma. También es lógico preguntarse cuánto de verdad hay en las imágenes que nos muestran y cuanto de actuación. Además habrá dos clases de espectadores muy diferenciados.

En el primer grupo estamos los curiosos que sólo han escuchado un par de canciones de Pink. Averiguaremos qué se esconde detrás de la artista que se atrevió a decirle al presidente Bush que era una vergüenza. Asistimos con prudencial distancia a los lujos y excesos adaptados a una familia con hijos: paseos en bicicleta por Amsterdam, habitaciones de hotel gigantescas, un autobús mucho más lujoso y gigantesco, ver a sus hijos jugando con un patín eléctrico mientras ella ensaya las coreografías con sus bailarines, su hija escalando las estructuras gigantescas del escenario demostrando que es digna hija de su madre…. Entre medias, y siempre hablando a cámara, irá revelando sus miedos más íntimos con respecto a la educación de sus hijos. Una preocupación que inicialmente parece excesiva, hasta que nos cuenta cómo fue su infancia como hija de padres separados.

Veremos su día a día, entre concierto y concierto, antes de llegar a la gran doble cita de Wembley. Poco a poco irá abriendo su corazón. Nos muestra conversaciones íntimas con su hija mayor. Y por supuesto, la importancia de tener al padre de sus hijos, el expiloto de motocross Carey Hart, como compañero de vida y de gira.

El título del documental coincide con el último single que vio la luz poco antes del estreno el 21 de mayo

Tras algunas revelaciones sorprendentes, como el trauma que le provocó un accidente en uno de sus conciertos, veremos cómo ha superado todos esos miedos  para proseguir su sueño de ser cantante. A estas alturas el no fan ya se habrá convertido como mínimo en admirador. Nos rendiremos ante ella cuando se ponga a leer alguna carta de sus fans. El mensaje de tolerancia de su música ha ayudado a personas incomprendidas en su entorno.

La lectura de esa carta, junto con las imágenes de Pink volando literalmente sobre un estado de Wembley vacío, son los mejores momentos de este repaso a su vida, más que a su música. Porque aunque hay extractos de sus conciertos, lo que más llamará la atención es Pink y el trato que da a todos los que le rodean. Juega y riñe con sus hijos. Su equipo de más de 200 personas también forman parte de su familia. Tiene la sana constumbre de responder a los tweets de sus fans antes de sus conciertos.

Da la sensación que Pink trata a los demás como si fuesen personas, algo no habitual en este mundo en el que vivimos. A pesar de ciertos lujos que ella misma reconoce, es una artista que desprende la misma verdad que el curioso no fan ya traía antes de ver este documental.

El grupo de los fans disfrutarán muchísimo al ver a su adorada Pink en situaciones muy familiares y poco compartidas por una estrella. Quizás echen de menos más música, porque no estamos ante el típico producto de promoción de un nuevo disco. Mientras, los no fans nos quedaremos con la sensación de que este es uno de los casos en los que la persona se merece todo lo bueno que le ha pasado. Ojalá hubiese mas artistas como Pink.

- Advertisement -

1 Comentario

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

«Transplant»: cortando, suturando, trepanando

Pasan los años, y los dramas médicos en televisión no pasan de moda. Puede que los gustos cambien, que...
Publicidad
- Advertisement -

Más artículos como este