InicioBlog"Make Up": Un viaje a ninguna parte con bungalós y playas en...

«Make Up»: Un viaje a ninguna parte con bungalós y playas en el suroeste de Inglaterra

Tienes que leer

Manuel Cuesta
cinéfilo empedernido, amante del cine hollywoodiense, europeo y, por supuesto, nuestro gran cine español. Nostálgico de los 80', Goonie y fanático de todos los géneros, pero sobre todo los de aventuras, fantasía y ciencia ficción: Marvel, Star Wars, Tolkien. Spidermaniaco y podcaster fundador de Mucho Ruido y Podcast Nueces. Escribí opinión sobre cultura en el Diario de Almería durante varios años y he publicado siete discos como cantautor. Ya ves, un hombre tarado fenomenal.
Publicidad

Antes de empezar a ver Make up leí la sinopsis de la película. Filmin nos trae esta nueva película a su plataforma y nos la presenta de la siguiente manera: thriller psicológico con toques fantásticos. Me vino a la memoria aquella película un tanto extraña y esotérica que protagonizó Kristen Stewart (la actriz favorita de Donald Trump) llamada Personal Shopper, que quizá no fuera tanto un thriller psicológico como un melodrama, pero donde en un ambiente aparentemente costumbrista y realista, ocurrían ciertos sucesos sobrenaturales.

Aquí pasa algo parecido, seguimos el viaje de Ruth (Molly Windsor), una chica que se reúne con su novio después de un viaje en autobús de más de 10 horas. Ruth desembarca en un paraje de lo más pintoresco: un parque de bungalós, caravanas o casas prefabricadas, donde acuden turistas a pasar sus vacaciones. El escenario donde transcurre la trama, para empezar, ya me resulta lo suficientemente vasto y desolador, pues me horrorizan estos sitios tan inhóspitos y tan prosaicos por donde pasan los veraneantes más modestos; rodeados de escombros playeros, construcciones en evidente estado de dejadez y personajes huecos y extravagantes. Estos lugares me producen una auténtica desazón. Muchísima tristeza.

Make Up - Filmin
La relación de Ruth y Tom se irá torciendo poco a poco

Ese desasosiego e inquietud se traslada también a la narración, cuando Ruth llega y se reencuentra con Tom (Joseph Quinn), en esta zona de recreo de Cornualles, ya le resulta extraño que su novio no acuda a su encuentro. Toma contacto con los peculiares lugareños que trabajan y comparten vida con Tom y estos le conducirán hasta la caravana donde él vive. El reencuentro con su chico es agradable, pero a medida que van pasando los días en ese lugar dejado de la mano de Dios, ella va encontrando los rastros de una supuesta amante: unos pelos rojizos en la ropa de Tom y marcas de carmín de un beso que alguien ha estampado en el espejo de su dormitorio. Esas sospechas conviven con los gritos en mitad de la noche, luces encendidas en casas que supuestamente están deshabitadas y siendo fumigadas para eliminar a las chinches y también gemidos en las duchas de los vestuarios del complejo turístico.

Para poder pagar el alquiler de la caravana donde viven, Tom le sugiere a Ruth que hable con Shirley (Lisa Palfrey), la responsable del parque, para que le consiga un empleo y así le ayude a pagar los gastos de alojamiento y la comida. Entretanto Ruth busca el paradero de la presunta amante de Tom, esa muchacha de pelo rojizo que aparentemente es sólo una visión o una ensoñación de Ruth. En su día a día se cruzará también con Jade (Stefanie Martini), una chica enigmática, hermosa y con una carismática mirada. Jade colecciona y fabrica todo tipo de pelucas, enseña a Ruth a desenvolverse con las tareas domésticas del parque y la invita a pintarse las uñas (Make up). La seguridad, el cariño y la diversión que Tom deja de conferir a Ruth, poco a poco, la irá encontrando nuestra protagonista en la misteriosa Jade. Y todo este sortilegio concurrirá en un ambiente incómodo, frío, tosco y feo, de la escarpada punta suroccidental de Inglaterra.

Make Up - Filmin
Los paisajes fríos e inhóspitos de Cornualles son protagonistas de «Make Up»

La directora británica Claire Oakley narra esta historia con el estilo más realista de Ken Loach mezclándolo con los recursos oníricos o fantásticos del thriller de ¿terror? Por eso nombraba la película de Stewart, por momentos no sabemos si lo que ocurre es real o son imaginaciones de la protagonista de la que no sabemos absolutamente nada de su entorno o su pasado. Sólo su carácter jovial, inocente propios de su juventud o adolescencia.

Lo peor es que el espectador hará el esfuerzo por atar cabos y encontrarse con un final que dé sentido al viaje de Ruth, o algo que justifique por qué nos cuentan esta historia, desgraciadamente todo quedará con un anodino sabor de boca justo al reconocer el sonido sordo del final. Como pasaba en la película de nuestra Crepusculina Stewart. A pesar de los premios que ha recogido esta producción, los 96 minutos de metraje de Make up se hacen tremendamente largos e insípidos.

Publicidad

1 Comentario

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Últimas entradas

«Flashback»: un alucinante viaje por el tiempo y la vida

¿Estamos satisfechos con nuestra vida? Es posible que no sea una pregunta fácil de responder, ya que hay demasiadas...
Publicidad
Publicidad

Más artículos como este