InicioProgramaciónHistoria, estrena la serie documental "Como perder una guerra"

Historia, estrena la serie documental “Como perder una guerra”

Más Programación

Publicidad

El próximo lunes 12 de febrero, a las 22:00h, Canal Historia estrena en exclusiva “Cómo perder una guerra”, serie documental que explora los acontecimientos claves de 1941 cuando las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón) parecían destinadas a conquistar el mundo. La producción muestra cómo, a pesar de lograr victorias rápidas y sorprendentes, perdieron toda su ventaja a causa de una serie de fallos que provocaron su derrota final.

A través de cinco episodios, esta serie documental descubre los numerosos errores estratégicos que convirtieron las victorias demoledoras en derrotas aplastantes durante el período en el que Adolf Hitler gobernaba un vasto imperio que se extendía por Europa, Rusia, el norte de África y el Mediterráneo. Desde decisiones tácticas erróneas hasta situaciones geopolíticas complicadas, la producción arroja luz a los momentos críticos que cambiaron el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Sinopsis episódicas

Los planes más calculados

En Europa, la Segunda Guerra Mundial comenzó cuando Alemania invadió Polonia en 1939. Sin embargo, más al este, en Asia, los conflictos ya se habían desatado. La participación de Japón se remonta al llamado Incidente de Manchuria, en 1931, con el que justificó la ocupación de aquella región china. Esto desembocó en un enfrentamiento a gran escala entre ambos países que finalmente llevó a Japón a declarar la guerra a EE UU y a Gran Bretaña. La devastación llegaría para los nipones con el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945. Pero ¿cuál fue la causa de esta cadena de hechos catastróficos? ¿Cómo una pequeña disputa territorial condujo a la ruina completa de Japón 14 años después?

El hombre que daba las órdenes

Cada nación del Eje tenía un poderío individual que, combinado, podría haber ganado la guerra. Alemania contaba con una fuerza aérea realmente formidable; a Italia, sus recientes victorias le habían insuflado confianza, y la Armada japonesa era de primer nivel… Aun así, la fe y los recursos ingentes no garantizan el éxito. A pesar de los 70 millones de personas que luchaban por todo el mundo, el resultado de la guerra dependía de unos pocos, y los que daban las órdenes no eran más que seres humanos cuyas decisiones estaban condicionadas por el entorno y sus egos, por prejuicios y demostraciones de fuerza. ¿Quiénes eran los líderes que tenían en sus manos la vida de sus compatriotas? ¿Y cómo lo echaron todo a perder?

Herramientas para el trabajo

Las guerras son tanto una competición de equipamiento, dinero y mano de obra como de liderazgo o estrategia. Sin armas ni líneas de suministro que funcionen a pleno rendimiento, un plan brillante se convierte en papel mojado. Aunque tanto las potencias del Eje como las aliadas tuvieron que enfrentarse a una guerra desproporcionada, al final, las segundas supieron alimentar mejor la maquinaria bélica. Era imposible que el Eje pudiera ganar sin las herramientas adecuadas.

De héroes a villanos

La ocupación de nuevos territorios no fue tan exitosa o pacífica como los líderes del Eje previeron. A pesar de ser recibidos a veces como libertadores, Alemania, Japón e Italia nunca consiguieron traducir la aceptación inicial en el apoyo práctico y el conocimiento del terreno que les habría ayudado a ganar batallas. Las potencias del Eje eran controladores despiadados: persiguieron a grupos étnicos, incumplieron sus promesas de independencia y libertad política, esquilmaron recursos y masacraron a civiles. Su comportamiento opresivo activó a la resistencia local y distrajo de otras operaciones militares importantes. No fue la estrategia adecuada para ganar una guerra.

El frente interno

Los dirigentes de un país necesitan la confianza y el apoyo de sus compatriotas para librar con éxito una guerra. Pero cuando la lucha llega a casa y las bombas caen sobre tus pueblos y ciudades, ese sostén puede venirse abajo. Para las potencias del Eje (Italia, Alemania y Japón), la guerra empezó a decantarse del lado enemigo a partir de 1943. Con enormes pérdidas en el campo de batalla y cada vez más víctimas civiles, los esfuerzos se centraron en limitar los daños desesperadamente. Desde ese momento, Hitler, Mussolini y el emperador Hirohito ya tenían los días contados. Defraudar la confianza de tus ciudadanos e ignorar sus necesidades es otra forma de perder una guerra.

Ahora puedes recibir todas las noticias de Mundoplus.tv al instante y en tu móvil. Únete a nuestro canal en Telegram

Contenido patrocinado

Dejar respuesta

¡Escribe tu comentario!
Por favor introduce aquí tu nombre

Publicidad

Últimas Noticias

La 2 estrena nueva temporada de “Un país para leerlo” con Carolina Alba

"Un país para leerlo", el espacio de La 2 que recorre diferentes ciudades de nuestra geografía vinculándolas con la...

Artículos Relacionados