"Criando malvas" ("Pushing Daisies"), un cuento de hadas forense en Canal+

Noticias de Series

 

octubre de 2008
"Criando malvas" ("Pushing Daisies"), un cuento de hadas forense en Canal+

Canal+ presenta a partir del 2 de octubre una original serie que ha arrasado en EE.UU., y se ha convertido en la ganadora de tres premios Emmy 2008 (Mejor Dirección de Comedia para Barry Sonnenfield, Mejor Montaje y Mejor Banda Sonora): Criando malvas (Pushing Daisies), una original fábula que se emitirá los jueves a las 21.30 horas; además, los sábados a las 20.00 horas y los domingos a las 14.05 horas. Estará disponible también en Canal+ HD (dial 111).

La historia, compuesta en su primera temporada por 9 episodios, es una mezcla sin precedentes de romance, fantasía, humor y misterio. El resultado: sorprendente. Una combinación del estilo Tim Burton con toques de Amélie. Un cuento de hadas creado por Bryan Fuller (Héroes, Tan muertos como yo) y Barry Sonnenfeld (Men in black, La familia Addams). Ellos parten de la siguiente premisa: el protagonista de su historia tiene el don de resucitar aquello que ha muerto con sólo tocarlo. Pero las cosas no serán tan sencillas. Todo se complica cuando Ned, el protagonista revive a su gran amor: Chuck. La vida podría ser perfecta para ambos, excepto por un cruel detalle: si él vuelve a tocarla alguna vez, ella volverá a morir, y esta vez para siempre.

El joven Ned tiene 9 años cuando descubre que puede devolver la vida a los muertos con sólo tocarlos. No tarda mucho en descubrir que si en un minuto no vuelve a tocarles para quitarle la vida de nuevo, alguien cercano morirá en su lugar.

Pasan los años y Ned (Lee Pace, Historia de un crimen, la serie Wonderfalls) es un excelente pastelero. Por casualidad, el detective privado Emerson (Chi McBride, las series House y The Nine) descubre sus poderes y decide sacarle partido. Guardará su secreto mientras le ayude a resolver casos devolviendo la vida a víctimas de asesinato durante un minuto para que desvelen quién ha sido el culpable y obtener así suculentas recompensas. Yodo se complica cuando en la funeraria encuentran el cadáver de Chuck (Anna Friel, ¡Goool!, la película), el gran amor de infancia de Ned.

Criando Malvas (Pushing Daisies) ha sido el fenómeno televisivo del año 2007 en Estados Unidos. Tanto es así que su estreno en la cadena ABC aglutinó a 13 millones de espectadores, lo que convirtió la serie en el gran estreno del otoño.

Comedia romántica que se mueve entre la fantasía, el suspense y el delirio. Un ritmo vigoroso, diálogos inteligentes, juegos dialécticos y frases afiladas. Es un cuento alucinante sobre la vida y el amor, con una estética tremendamente colorista, imaginativa y rompedora, relatado por un narrador que saca de cada detalle una nueva historia que nos traslada a mundos increíbles.

… con muchas referencias

Uno de los grandes atractivos de Criando malvas (Pushing Daisies) es poder disfrutar del amplio catálogo de influencias, referencias y homenajes que recopila:

Bryan Fuller ideó por primera vez el cuento del chico que devolvía y quitaba la vida con un dedo como argumento para un episodio de su anterior serie Tan muertos como yo. Tanto en aquella como en la breve Wonderfalls y en la exitosa Héroes, de las que ha sido guionista y productor ejecutivo, su inspiración va de lo existencial a lo cotidiano con absoluta pericia.

Como en el mundo irreal de Tan muertos como yo, convive sin melodrama la vida con la muerte. En eso tiene mucho que ver con A dos metros bajo tierra, de Alan Ball, autor del guión de American Beauty (con una visión de la vida en los suburbios bastante similar), que le valió a los productores de esta nueva serie de Canal+, Dan Jinks y Bruce Coen (Abajo el amor, Big Fish), el Oscar a la mejor película.

… y tintes de fábula

Y cómo no, cuando hablamos de cuentos de hadas y de mundos reales con toques de fábula, el universo de Tim Burton es omnipresente. No sólo por la exagerada estética de Eduardo Manostijeras, también por el tono ingenuo de La gran aventura de Pee Wee, el formato de gran cuento de Big Fish, las excentricidades de Charlie y la fábrica de chocolate (su autor, Roald Dahl, es también determinante) y las referencias a La novia cadáver, entre otras. Sin embargo, esta serie aporta mucho más colorido en su estética que todas sus referencias.

La originalidad visual de Jean-Pierre Jeunet deja su huella, con la concentrada atmósfera culinaria de Delicatessen y, sobre todo, del fabuloso caos controlado de Amélie (de cuya banda sonora resuenan algunos acordes en el episodio piloto).

Tiene además algo del morbo siniestro de La pequeña tienda de los horrores, la fotografía technicolor y los decorados artificiales de Abajo el amor, homenajes musicales a Grease. También recuerda a cuentos populares, en especial a La bella durmiente, a la mitología clásica, a Hitchcock, a La guerra de las galaxias

Pero la serie de Canal+ tiene también gotas del estilo detectivesco y del gusto por las tartas del agente Cooper en Twin Peaks, los asesinatos surrealistas y las pesquisas amateurs de Maddie y David en Luz de luna, el ingenioso e incansable parloteo de Las chicas Gilmore

Una producción totalmente distinta a lo habitual, que sin embargo engloba un poco de todo, para dar forma así a una nueva apuesta de Canal+ para esta temporada.

N.P.Esta nota de prensa ha sido enviada por el canal o empresa mencionado. Cualquier equivocación, errata o error de cualquier tipo son responsabilidad del autor del original. Esta nota de prensa se reproduce sólo por difundir la información que contiene.

Compartir en:
Meneame
Copyright © 2001-2020 mundoplus.tv - CIF G-31792138
·