DMax salta al campo de batalla los sábados por la noche con el estreno de "Grandes guerreros"

Noticias de Programación

 

26 de septiembre
DMax salta al campo de batalla los sábados por la noche con el estreno de "Grandes guerreros"

"La guerra es un infierno", como dijo una vez el general Sherman. Y aun así, a pesar de la carnicería y la destrucción de la propia batalla, las grandes naciones guerreras de la historia, como los vikingos, los caballeros medievales y los guerreros del clan escocés perduran en el tiempo en el viejo arte de la guerra. Pueden haber sido salvajes y despiadados, pero también contagiaban valentía, tenacidad y mucho ingenio. Ahora DMax profundiza en todos los secretos de esos grandes ejércitos con el estreno Grandes guerreros, que llega este sábado 26 de septiembre al canal de VEO TV a partir de las 22:00h.

En esta serie documental de seis entregas de una hora de duración, los espectadores de DMax conocerán de primera mano la vida de algunas de las organizaciones bélicas más famosas de la historia antigua y medieval. Los vikingos, los miembros de clanes escoceses, los caballeros medievales - con especial atención a los caballeros templarios -, los celtas, las legiones romanas y la caballería mongola se caracterizan por haber conquistado una gran cantidad de territorios en todo el mundo y es que todos ellos pasaron a la historia por destacar como ejércitos implacables allí por donde pasaban.

Terror nórdico: Los vikingos.

Los vikingos fueron el terror de Escandinavia, Inglaterra, Irlanda y Europa durante siglos. Sus embarcaciones eran tan temidas en la época, como la torre de control de un submarino durante la Segunda Guerra Mundial. Una vez en tierra, luchaban para vencer, y si tomaban prisioneros, los esclavizaban. Estos feroces asaltantes y piratas eran personajes duros. Sigurd Björnsen, uno de los vikingos más célebres, nació en el siglo X, cuando los vikingos estaban en pleno apogeo. Y, aun así, incluso entre una raza guerrera, Sigurd se recuerda como uno de los más despiadados. Por sus venas corría el hacer incursiones, saquear y robar, destruir y seguir conquistando el mundo.

Una causa internacional: Los caballeros templarios.

Antes de que existiesen caballeros con armaduras brillantes, ya habitaban y conquistaban con una cota de malla rudimentaria. Los más legendarios de estos caballeros acorazados eran los soldados de Cristo, los Caballeros Templarios. A partes iguales monje y soldado, la austeridad de su orden es un gran obstáculo, especialmente para nuestra moderna visión del mundo. Sin embargo, eran tiempos diferentes, cuando los caballeros que emprendían sus cruzadas creían que estaban luchando una Guerra Santa. Uno de esos iniciados es Geoffroi de Champagne. De la misma parte de Francia que el fundador de los Templarios, Hugh de Payens, Geoffroi es recordado en la orden templaria por renunciar a una vida de lujos y privilegios y unirse a la causa.

Ferocidad en el combate: Los celtas.

Miembros de algunos de los clanes más temibles, los celtas pintaban sus cuerpos de azul y blandían armas de una confección muy elaborada en busca del éxito sobre el campo de batalla. Este pueblo sin una nación o un rey era una red de tribus guerreras que sólo se unían si había un enemigo común al que enfrentarse. ¿Qué habría sido necesario para convertirse en un líder de ese pueblo? Para imaginar el ascenso de un héroe así, DMax rescata el imparable ascenso de Drustan, un celta checo del siglo III a.C.

El principio de todo: Los romanos.

Ser un legionario romano era formar parte de una increíble máquina de combate. Pero esa máquina estaba formada por hombres procedentes de todo el Imperio. Uno de esos legionarios, Iulius Ubius, hijo de un miembro de una tribu germana, puso a prueba su lealtad y resistencia hasta el límite. Para retroceder un poco en el tiempo, el padre de Iulio también había formado parte de las legiones romanas, pero como un auxiliar. Estos auxiliares fueron adjuntados a las legiones romanas, pero estaban formados por no ciudadanos. A menudo se les asignaban las tareas más difíciles y peligrosas, como vigilar los flancos de las legiones. Tan críticos y decisivos en una victoria romana como las legiones, los auxiliares no recibían la remuneración económica acorde a sus tareas. Tal vez lo mejor que un auxiliar podía esperar, era sobrevivir a sus muchos años de servicio, todavía de una sola pieza - y tal vez, sólo tal vez, entonces se le concedería la ciudadanía romana.

El forjado de un imperio: Los guerreros mongoles.

La brutalidad de la horda mongola era tan legendaria como su equitación. Con el famoso Genghis Khan fundando una dinastía que daría forma al mundo; los mongoles no mostraron piedad, ya que se extendieron por Asia, Oriente Medio y Europa. Su salvajismo se convirtió en un elemento de la guerra psicológica. Asentamientos y ciudades enteras se rendirían, en lugar de enfrentarse a la total devastación de una victoria mongola. Los grandes khanes también pudieron recurrir a la insuperable destreza de los mongoles en el campo de batalla. No hay más que imaginar al soldado de caballería mongol, que disparaba flechas a caballo con una precisión mortal. Esta combinación de terror, con brillantez táctica y estratégica, hizo de los mongoles una fuerza militar imparable.

N.P.Esta nota de prensa ha sido enviada por el canal o empresa mencionado. Cualquier equivocación, errata o error de cualquier tipo son responsabilidad del autor del original. Esta nota de prensa se reproduce sólo por difundir la información que contiene.

Compartir en:
Meneame
Copyright © 2001-2020 mundoplus.tv - CIF G-31792138
·