El debate del déjà vu de Atresmedia

debatea4atresmedia0

Atresmedia albergó el segundo asalto, aquel sobre el que muchos temían si fuera una repetición del primero. Lo cierto es que, por momentos, el debate recordó en muchos entrecomillados al de RTVE. Es más, si tuviera que plantear un porcentaje de similitudes en cuanto a los mensajes que lanzaron en la televisión pública, diría que se repitieron el 75% de ellos.

El nuevo modelo que planteaba el debate en Atresmedia funcionó, dio espectáculo y se profundizó más en los programas electorales. Los presentadores hacían preguntas a los candidatos, estos respondían y a continuación se abría el turno con los demás candidatos para rebatir.

Desde el primer bloque, relacionado con la cuestión territorial y pactos, Sánchez dejó claro a los telespectadores que “no entra en mis planes” pactar con Ciudadanos. Por su parte, Rivera, replicó que solo intentaría formar un gobierno constitucionalista, liberal, centrista, y tendería la mano al PP. El candidato del PP continuó en la línea del anterior debate, afeando a Sánchez que pactase con los independentistas catalanes y vascos. Pablo Iglesias, como en anteriores ocasiones, tendió la mano a Sánchez, pues recordó que llevaban el referéndum en su programa electoral.

Fue en el bloque dedicado al tema laboral, cuando se encrudeció el debate. Rivera sacó la tesis de Sánchez, que usó para denunciar el plagio que él considera que realizó el presidente del PSOE. Acto seguido, Sánchez le respondió con el libro de Abascal, con el claro objetivo de asociar Ciudadanos con Vox. Ya entrados en el tema que se abordaba, el líder de Ciudadanos criticó el mercado laboral actual como “obsoleto” y planteó acabar con los contratos temporales, dejar solo los indefinidos para hacer un mercado laboral “nuevo y flexible, para así acabar con la precariedad y subir la natalidad. Iglesias destacó en su turno lo importante que es acabar con la brecha salarial y subir el SMI. Por su parte, Casado reprochó a Sánchez las políticas relacionadas con el empleo, pues él consideraba que cuando el partido socialista gobierna, el paro sube y se destruye empleo y alertó de la “crisis de desigualdad y pobreza” que dejaría y avisó de que “el Partido Popular es el único partido que crea empleo”. Sánchez defendió la subida del SMI pues, según él, aumentaba la recaudación a la Seguridad Social y contraatacó y criticó la “privatización de las pensiones que plantea Daniel Lacalle para volver al 0,25%”.

debatea4atresmedia1

Cuando tocó hablar de impuestos, Pablo Casado no dudó en aludir a “la mayor revolución fiscal” y destacó “cuando viene una crisis, hay que bajar impuestos para ser competitivo, como están haciendo otros países en la Unión Europea”. Por su parte, en el apartado de Vivienda, Sánchez criticó que “las viviendas sociales han sido puestas en mano de fondos buitres” y resaltó que el problema del país es “la emancipación de los más jóvenes”.

El debate se tensó cuando se procedió a hablar de aborto. Pablo Casado insistió que un gobierno de su color “será a favor de la vida”. A lo que Sánchez replicó, “se producen más de 11.000 agresiones sexuales al año, no se puede frivolizar, el no es no, por mucho que digan las candidatas del PP” y recalcó que si hay un partido que puede hablar de feminismo, ese es el PSOE. El candidato de Ciudadanos defendió la actual Ley de Plazos del aborto, “no estamos de acuerdo con el PP”. Por su parte, Pablo Iglesias recordó a los candidatos que “en nombre del feminismo no puede hablar ningún partido, mucho menos cuatro hombres” y recordó que su formación no obtuvo los votos necesarios para aprobar una ley de eutanasia.

debatea4atresmedia2

Tras el descanso, se procedió a debatir sobre inmigración. Pedro Sánchez destacó que la inmigración no es un problema nuevo y criticó la gestión del PP desde el 2015 en este apartado. Iglesias recurrió a los derechos humanos para criticar las concertinas y destacó “el único delito de los inmigrantes es huir de la pobreza”. Casado, por su parte replicó a Sánchez y habló de que “más del 50% de las mujeres que aguardan en Ceuta y Melilla son víctimas de agresión sexual” y propuso “un plan Marshall para África” y reforzar fronteras. Rivera insistió en la necesidad de pactar: “Pactemos, es un asunto de Estado. Hay que regular inmigración ilegal y dar refugio y asilo a los que están en una guerra”.
Otro tema especialmente delicado fue la violencia de género. Pablo Casado abrió el bloque tendiendo la mano a los demás partidos, “creo que en estos vamos de la mano, los violadores han de estar en la cárcel” y defendió la prisión permanente revisable que su partido aprobó. Sánchez, en su turno aludió al desconocimiento por parte del PP de que lo que es la violencia de género. Iglesias, por su parte, habló de que su partido proponía “medidas concretas para las mujeres maltratadas”. Rivera criticó a los partidos de izquierda y afeó que echara de las manifestaciones del Día de la Mujeres a miembros de su partido.

En Educación, Pablo Iglesias persistió en su defensa de la educación pública cuando se le preguntó por la concertada y criticó el poder otorgado a las iglesias. Rivera habló de fracaso con hasta nueve leyes educativas aprobadas por el bipartidismo del PP y PSOE y añadió, “se tiene que estudiar una asignatura troncal de Constitución Española”.

El primero en dar su minuto de oro fue Pablo Casado, “Si quiere un cambio de verdad en España, el único valor seguro es el Partido Popular” y habló del “futuro de sus hijos y el destino de España”. Pedro Sánchez volvió a aludir a la moción de censura enorme a la desigualdad y la confrontación. Por su parte, Rivera habló de su familia, “quiero lo mejor para mi hija y para todos los hijos de España” y destacó que quiere ser “un presidente que piense en el futuro y no en el pasado”. Y para cerrar el debate, Iglesias arremetió contra los bancos, eléctricas, cloacas del Estado, poderes económicos, “el próximo domingo la historia no está escrita, la historia la escribes tú, sí se puede”.

El debate electoral se vivió con especial intensidad en la sala de prensa, donde no faltó catering para coger energías, en agradecimiento a Atresmedia por el trato recibido. Lo que nunca faltó fue ese entusiasmo periodístico que le hace sentir a uno en un momento histórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>