Un depredador con apariencia angelical

la-caza

Hombre blanco de entre unos 30 y 40 años. A primera vista parece un vecino más al que fiarías el cuidado de tu casa cuando te vas de vacaciones o le dejarías la cortadora de césped. Atento como el que más, lleva a sus dos hijos al parque, acude a las reuniones del colegio y está casado con una enfermera neonatal. Trabaja como orientador ayudando a la gente a superar difíciles trances de la vida, como la pérdida de un hijo. Es metódico, concienzudo, sigiloso y cuidadoso en los detalles. Sus víctimas son mujeres blancas, morenas, en la treintena y con un trabajo estable. Antes de llevar a cabo los asesinatos, sigue sus movimientos y entra en sus casas para analizar el terreno, sacar fotografías y robar ropa interior. Les asfixia, les ducha, les pinta las uñas, les corta un mechón de pelo y les deja parcialmente cubiertas sobre la cama. El nombre del sudes es Paul Spector.

Sigue leyendo