¿Por qué series?

Sucede con las series de televisión lo mismo que con la lectura; no puedes aficionarte de verdad a ella si el primer libro que cae en tus manos es “El Quijote” de Cervantes o “El aleph” de Borges. Lo más probable es que los encuentres aburridos o que los consideres una pérdida de tiempo. Pero quizá si lees primero otro tipo de novelas más comerciales -no tienen por qué ser malas, simplemente de una comprensión más fácil-, acabes apasionándote por la lectura y algún día puedas coger en tus manos una obra más compleja y exquisita de autores como Nabokov, García Márquez o Unamuno y sacarle un buen partido.

Sigue leyendo