El comienzo de “Bright Minds” nos deja ver un interesante y muy entretenido procedimental

brigthmindscriticaLejos quedan aquellos veranos en los que los aficionados a las series intentábamos ponernos al día con todo lo que habíamos dejado pendiente. Con los cambios en la forma de consumir televisión, ya no queda mes del año que esté libre de novedades. Y, a pesar de que el calor aprieta de lo lindo, plataformas y canales lineales no nos dan respiro ni en verano (algo que en el fondo agradecemos), como sucede en este mes de julio en el que tendremos hasta 46 estrenos durante las próximas semanas. Uno de ellos llega de la mano de COSMO que este jueves 2 de julio estrena “Bright Minds”, un procedimental de coproducción franco-belga, que sigue a dos mujeres de personalidades antagónicas pero que unidas se complementan a la perfección para resolver los casos más complicados.

brigthmindscritica3Ya no nos resulta tan sorprendente ver representadas en televisión a personas con trastornos del espectro autista. Personajes como Saga Norén en “El puente”, el doctor Shaun Murphy en “The Good Doctor” o el joven Sam Gardner en “Atípico”, son ejemplos de cómo la ficción televisiva ha sido capaz en los últimos años de dar visibilidad a este colectivo sin caer en tópicos ni en la broma fácil. Bajo ese prisma se presenta “Bright Minds”, serie de la que he podido disfrutar de su episodio piloto antes de su estreno. Una ficción en la que conoceremos a Astrid Nielsen (Sara Mortensen), una joven con trastorno del espectro autista y que acaba de cumplir 30 años, siendo capaz de sobreponerse a las dificultades que la sociedad “normalizada” le ha puesto. Es una persona a ojos de los demás peculiar y fuera de lo corriente. Organizada y metódica, no tolera la improvisación y sufre cuando se sale de su rutina diaria. A pesar de su trastorno, Astrid vive de forma independiente y trabaja en el departamento de archivos de la policía, donde conocerá a Raphaëlle Coste (Lola Dewaere), una comandante de la policía que hará que poco su vida cambie.

brigthmindscritica2Raph tiene una forma de ser totalmente opuesta a la de Astrid. Con una vida bastante complicada y un hijo del que ha perdido la custodia, esta comandante de la policía de París es impulsiva, desordenada, y con un fuerte carácter. Una investigadora con una gran intuición que a veces le ha jugado malas pasadas. En este caso, porque tras acusar sin pruebas a un eurodiputado ha visto como su jefe la ha relegado a investigar un aparente caso de suicidio. Será así, en medio de esta aparente rutinaria investigación, cuando conocerá a Astrid y descubrirá el enorme potencial que se esconde tras la peculiar forma de ser de la joven. Con una memoria prodigiosa que le permite recordar todos los casos que ha ido archivando y gracias a su pasión por resolver los más complicados puzles (su punto débil), Astrid aceptará unirse a Raph en la investigación de este caso, que poco a poco nos irá desvelando que hay mucho más que un simple suicidio.

brigthmindscritica4El episodio que este jueves llega a COSMO y que he podido ver por adelantado, a pesar de su duración (90 minutos), consigue mantener el ritmo, sabiendo mezclar la parte procedimental con la más personal de las protagonistas. Es un punto a favor de la serie, ya que el episodio no se hace en ningún momento largo ni tedioso, ya que precisamente el guion tiene la virtud de ir mostrándonos pinceladas de la vida de estas dos mujeres tan diferentes. Haciendo así que vayamos conociéndolas en su vida diaria. Desde el grupo de apoyo de Astrid, donde la propia Raph conocerá algo más sobre cómo es la vida de personas como trastorno del espectro autista, hasta la relación de la propia policía con su hijo (superdotado) y su compañero Nicolas.

brigthmindscritica5Creada por Laurent Burtin y Alexandre de Seguins, reconozco que “Bright Minds” (Astrid et Raphaëlle en su título original) me ha sorprendido gratamente. Sobre todo, porque de antemano tenía mis reticencias, tras algunos thrillers y procedimentales galos que últimamente me habían decepcionado bastante. En cambio, al menos tras ver el piloto de esta nueva serie que nos trae COSMO, creo que nos encontramos ante una ficción interesante que sabe conjugar el aspecto procedimental y el dramático, haciendo que ambas partes se complementen. Y, lo consigue también gracias al humor. Un humor que no se ríe del autismo, sino que juega con él para dar forma a la historia y poner en contexto lo difícil que es a veces la vida para las personas con TEA y, la incomprensión que sufren por parte de los neurotípicos. Aquí, ambas partes representadas por Astrid y Raph, deciden conocerse. Una, para ampliar sus horizontes, y otra eliminando prejuicios de su mente. Dando como resultado, otro punto a favor de la serie: la química que desprende el dúo protagonista. Algo fundamental en este tipo de ficciones que no funcionan si los personajes no consiguen que empatices con ellos. En “Bright Minds” la relación entre estas dos mujeres tan diferentes y tan peculiares a su manera, hace que la historia fluya también.

brigthmindscritica6Tengo que recalcar que, aunque más de una vez el episodio me arrancó una sonrisa, estamos hablando de un drama policial. Y, que tras esos toques de humor que salpican la trama, debido en su mayor parte a la forma de ser de ambas protagonistas, tan diferentes una de la otra, la serie oculta aspectos más oscuros que se nos deben ir desvelando poco a poco. Relacionados con el pasado de Astrid y su padre policía, y con Raph y el hecho de haber perdido la custodia de su hijo. Amabas arrastran un pasado que está presente a lo largo de la historia. Además, no puedo olvidar destacar el tercer punto a favor de la serie: la originalidad del caso que se nos presenta en este episodio piloto. Porque es evidente que con una buena mezcla de drama y procedimental y, con la química de las protagonistas, no basta para ofrecer algo interesante. Y, precisamente la investigación de un caso de aparente suicidio, que se va complicando y enrevesando, consigue mantenernos enganchados como espectadores.

brigthmindscritica7En definitiva, “Bright Minds” se presenta en su primer episodio como un procedimental, que se aleja de la media habitual para ofrecernos una historia protagonizada por mujeres de personalidades diferentes pero que juntas forman un gran equipo. Sabiendo mezclar en su justa medida el drama, con la investigación policial y algún toque de humor, estamos ante una serie que seguro enganchará los que gusten de una ficción alejada de explosiones y persecuciones, con un estilo más europeo, pero menos más pausado y recargado que los thrillers nórdicos. Además, la serie consigue acercarnos al autismo y a las personas con esta afección neurológica, sin caer en tópicos, presentando sus problemas en una sociedad que estigmatiza cualquier forma de ser que salga de la norma. Un conjunto lo suficientemente atractivo para pasar estas noches de canícula.