“El escándalo de Christine Keeler”: la historia de la mujer que tumbó al gobierno británico

elescandalodechristinekeelercriticaEscándalos sexuales con políticos de por medio, prensa amarilla, espías y médicos de dudosa reputación. Sólo nos faltaría alguna influencer y un par de stories en Instagram y ya tendríamos hecho un programa del corazón en el prime time. Pero no, en este caso no hablamos de la actualidad sino de algo que tiene que ver con un escándalo que tuvo lugar hace casi sesenta años, en pleno apogeo de la Guerra Fría. El llamado ‘caso Profumo’, un escándalo político que hizo tambalear al gobierno conservador de Reino Unido y que conoceremos a través de “El escándalo de Christine Keeler”, miniserie británica que COSMO estrena el lunes 22 de junio a las 23.00 horas.

Al ser humano siempre le ha fascinado por naturaleza el morbo que rodea a los personajes famosos (o no tanto), algo que se evidencia en el éxito de programas del corazón, realities diversos e influencers de todo pelaje y condición. Esta fascinación por exponer a la luz los secretos más oscuros de los famosos, ocurre desde tiempos inmemoriales, cuando no había televisión ni internet. Así que ahora que la morbosidad del público se puede alimentar con un simple tuit o una imagen en Instagram, la facilidad para captar la atención y multiplicar la repercusión de la “noticia” se ha multiplicado exponencialmente.

elescandalodechristinekeelercritica3Ahora imaginemos que nos trasladamos a principios de la década de los 60, en pleno apogeo de la Guerra Fría, con la crisis de los misiles de Cuba alimentando el miedo de los habitantes del planeta a una escalada nuclear. Un momento en el que los medios de comunicación eran sin dudarlo el cuarto poder que podía remover conciencias, acabar con carreras políticas o destapar escándalos de corrupción. Y, justo en este ambiente de crispación mundial, Reino Unido se vería sacudido por una noticia que con el paso de los días fue capaz de derribar al gobierno conservador liderado por Harold Macmillan. Conocido como el “caso Profumo”, este affaire político protagonizado por John Profumo (Ben Miles), el ministro de la Guerra británico, provocó un terremoto mediático en Reino Unido. Un escándalo que protagonizó las portadas de los periódicos gracias a su mezcla de sexo, aristocracia, prostitución, infidelidad y espionaje.

elescandalodechristinekeelercritica4Y esta es la historia que “El escándalo de Christine Keeler” nos va a narrar a lo largo de sus seis episodios, aunque esta vez desde el punto de vista de la propia Christine (Sophie Cookson). La historia de la modelo que tumbó al gobierno británico en plena Guerra Fría. Escrita por la novelista y guionista Amanda Coe, esta miniserie se presenta como un nuevo acercamiento a este célebre caso que, debido a su impacto en la sociedad británica, terminó reflejado en la cultura popular. Canciones como la escrita por la banda jamaicana The Skatalites (incluso una de Alaska y Dinarama el tema “Señora Kleenes”), portadas de discos como el ‘Free as a bird’ de Los Beatles o el musical de Andrew Lloyd Weber centrado en la figura de Stephen Ward, demuestran la influencia en la cultura de este escándalo político. Incluso en 1989 se estrenaba en cines una película que narraba el ‘caso Profumo’ con el título de “Escándalo”, y protagonizada por Joanne Whalley, Ian Mckellen, John Hurt y Bridget Fonda.

elescandalodechristinekeelercritica2En esta miniserie de seis episodios que estrena el lunes a las 23:00 horas COSMO y que emitirá de forma semanal, todo lo sucedido será narrado desde el punto de vista de Christine, siendo ella la narradora de los hechos. En el primer episodio, que he podido ver antes del estreno para escribir está crítica, la narración comienza en el invierno de 1962 y nos lleva hasta Londres. El país, al igual que el resto del mundo contiene la respiración debido a la Crisis de los misiles en Cuba, y además una serie de escándalos sexuales y del mundo del espionaje han golpeado al gobierno británico. La serie en este primer episodio, se apoya en la voz de la propia Christine y en sus pensamientos, mientras que la narración se juega en dos tiempos: el presente, con Christine viviendo en el conflictivo barrio de Notting Hill (nada que ver con la película de Hugh Grant y Julia Roberts) junto con su novio Johnny Edgecombe. Y, el pasado en el que vemos como Profumo y Christine se conocen gracias a la intervención del osteópata Stephen Ward (James Norton).

elescandalodechristinekeelercritica5El episodio, a pesar de los saltos temporales que son claves para entender la relación que el ministro de la Guerra británico y Christine tuvieron, tiene un buen ritmo y pone las cartas sobre la mesa de lo que nos espera a partir de aquí. Vemos como el Mi5 está involucrado en el seguimiento de Eugene Ivanov, agregado naval de la embajada soviética en Londres, espía residente y amigo de Ward. Aunque será la prensa quien iniciará una investigación en busca de trapos sucios de Profumo y será la casualidad (un golpe de buena suerte) la que desencadenará los acontecimientos.

elescandalodechristinekeelercritica6Con una excelente ambientación como no podía ser menos en una producción británica, “El escándalo de Christine Keeler” cuenta con ingredientes suficientes para enganchar al espectador. Aunque más allá de ser un relato de sexo, espionaje y política, esta miniserie es la historia de Christine Keeler, una mujer víctima de su tiempo. A través de su mirada y sus pensamientos, evocamos el Londres de principios de la década de los sesenta del siglo XX, un momento en el que ya se detectan los cambios sociales que tendrán lugar años más tarde. Es la historia de una joven aspirante a modelo que se verá envuelta un juego que creará controlar, pero en el que se enfrentará a unos jugadores más experimentados y más crueles. Con un magnífico reparto, en el que destaca la joven Sophie Cookson, “El escándalo de Christine Keeler se presenta como una serie que explora el papel de los medios en la sociedad y de cómo la política es un terreno donde las reglas las dictan los poderosos.