“Madres”: demasiado drama en setenta minutos

madrescriticaLas noches tras tantos días de confinamiento, a veces son demasiado largas y cuesta conciliar el sueño. El insomnio es un enemigo difícil de combatir y creo que esa es la única explicación, para que el pasado viernes de madrugada me decidiera a ver los dos primeros episodios de “Madres”, la serie de Mediaset que ha estrenado con antelación Amazon Prime Video. Una serie creada por Aitor Gabilondo, de factura impecable, pero que me hizo viajar al pasado con tramas y situaciones de ficciones vistas hace veinte años. Un serie familiar (en el ampio concepto de la palabra) llena de tópicos, de tramas forzadas y de personajes sin definición, solo contruidos para sufrir. Todo estos ingredientes convierten a “Madres” en una serie hecha para amantes del drama y la lágrima fácil.

madrescritica2“Madres” (lo de Amor y Vida del subtítulo mejor me lo callo) es una serie que narra el día el día a día de un hospital materno-infantil a través de la mirada de pacientes, familiares y médicos que conviven en el área de Pediatría y Maternidad. En ese lugar convergen mujeres que cruzaron junto a sus hijos la puerta del centro sanitario y dejaron de ser abogadas, periodistas o cajeras para convertirse en madres. Lo de periodistas me cuadró al segundo minuto del primer episodio y luego veréis por qué. La serie nos quiere mostrar esa burbuja en la que se convierte un hospital para unas madres, que deben afrontar la incertidumbre de un diagnóstico, la relación (ojalá fuera como la pintan) con el personal médico y las consecuencias del paso del tiempo fuera de las paredes del hospital. Un paso del tiempo que para quien esta dentro (paciente y familiar) se detiene pero que para los que están fuera, sigue adelante y no espera a nadie.

madrescritica3Visto así, podrías pensar que nos encontraríamos con una propuesta que pudiera explotar todo lo que estas situaciones ofrecen. Ofreciéndonos una serie coral que mezclará géneros y tratará temas de actualidad, con valentía y atrevimiento. Sin embargo, “Madres” es una serie llena de clichés, con unos personajes planos, que cumplen con la visión arquetípica que el público en general podría esperar de ellos. Así, nos encontramos con Belén Rueda, quien se pone en la piel de una madre perfeccionista, en el trabajo y en su vida personal, que además es periodista (¡sorpresa!). Me encanta Belén Rueda, pero en televisión considero que siempre se ha desaprovechado su talento. Aquí, además es una madre desbordada por la enfermedad de su hija a la que no entiende y cuya relación con su marido hace aguas (¡qué desaprovechado está Nacho Fresneda!), y cuyo papel en la serie es el de ser el mal padre, el mal marido. Es decir, lo peor de la raza humana. ¡Hay que potenciar el drama!. Y buscar culpables y alguien a quien odiar, claro. Frente a ella encontramos a Aida Folch, quien da vida a Olivia, una joven doctora que ha vivido toda su vida a la sombra de su madre adoptiva. Una médica respetada y querida por trabajadores y paciente del hospital, aunque con oscuros secretos que descubrir. Ella, sin embargo, es todo lo contrario. Arisca, prepotente, sabelotodo, amargada y sin pelos en la lengua. Hasta su mejor amiga (Eva Ugarte es de lo mejor de la serie) le dice que va a acabar sola y viviendo con gatos. Un personaje en definitiva, con el que es muy difícil empatizar.

madrescritica4El resto del reparto está cortado por el mismo patrón. Desde la madre que lleva un año cuidando a su hijo que quedó en coma tras un accidente de moto, hasta la abuela que cuida de su nieto con autismo mientras su hijo está en la cárcel por tráfico de drogas, pasando por la joven cuyo embarazo pone en riesgo su vida. Personajes sacados del manual del arquetipo básico de serie con la contentar a un determinado tipo de público. Si esto le unimos, unas situaciones que buscan la lágrima fácil del espectador, con tramas mil veces vistas, que apuestan por repetir lo hecho anteriormente sin arriesgar lo más mínimo, nos encontramos con una serie sin nada que ofrecer a un público algo más exigente.

madrescritica5Puede que como dice la canción, “no quiera dramas en vida, solo comedias entretenidas”. Pero “Madres” no está hecha para mí, al menos no es el tipo de serie que recomendaría. Si eres un espectador que disfruta de series con episodios de setenta minutos, llenos de drama y congoja, con personajes unidimensionales y tramas hechas para llorar a moco tendido, “Madres” te enganchará desde el primer minuto. Para los que no, hay muchas más opciones que elegir y que disfrutar, tanto si contienen drama (que también me gusta que conste) como algo de comedia, o mucha acción y algo de suspense. Y, es que a veces el insomnio te lleva por caminos que no te hubiera gustado seguir y, a mí me ha enseñado que ciertas puertas no deben abrirse nunca. Son una pérdida de tiempo.