“Exit”: explorando la cara oculta de la perfecta sociedad noruega

exitcriticaMientras me pongo al día con lecturas y visionados pendientes, me toca hablaros de una de las series más sorprendentes y alucinantes que visto últimamente. Me refiero a la noruega “Exit”, “ficción” estrenada en Filmin el pasado 10 de marzo y que nos introduce de lleno en el mundo de cuatro amigos, cuatro hombres de negocios, cuyas vidas fuera del trabajo están ocupadas por las drogas, el sexo, el alcohol y el lujo desmedido. Una comedia negrísima que explora la cara más perversa del capitalismo y de la corrupción del alma humana.

“Exit” se convirtió tras su estreno, en octubre del año pasado, en todo un escándalo en Escandinavia. La serie está basada en el testimonio real de cuatro inversores de enorme éxito de Oslo, y expone sin tapujos como se lo “monta” (nunca mejor dicho) la gente con mucho, muchísimo dinero en Noruega. “Exit” se centra en cuatro amigos, Adam, William, Henrik y Jeppe. Los cuatro, empresarios de gran éxito, con vidas aparentemente perfectas pero que esconden, tras una fachada de perfección, una cara oculta llena de sexo, violencia y drogas. A lo largo de sus ocho episodios seremos testigos de sus vidas en sus lujosas mansiones, sus oficinas en enormes edificios, sus residencias junto al mar, y sus fiestas salvajes.

exitcritica2Una de las cosas más sorprendentes a la hora de ver “Exit”, ha sido encontrarme como espectador, riéndome con situaciones que si lo piensas detenidamente, no tienen la menor gracia. Algo que ha comentado el propio guionista y realizador de la serie, Oystein Karlsen, que reconoce que la primera vez que vio las tres horas de entrevistas que voluntariamente grabaron cuatro tiburones financieros de Oslo, terminó impactado, con un material que en algunos momentos era muy, muy oscuro. Y, es que “Exit” desde los primeros instantes, pone las cartas sobre la mesa. Mostrándonos el lado oculto de una sociedad como la noruega y de un grupo de personas, cuyo complejo narcisista llega a extremos que podrían parecer irreales, pero que resulta que se basan en las vivencias de gente muy real.

“Exit” es la historia de cuatro hombres, ricos, egoístas, aburridos de sí mismos y de los demás. La serie explora su mundo de excesos, de superficialidad, de falta de escrúpulos, de amoralidad. A lo largo de cada episodio, se intercalan con las escenas de la serie, fragmentos (sacados de las grabaciones originales) en los que los personajes hablan a cámara y cuentan sus experiencias, sin importarles quedar mal por lo que están contando. Su forma de pensar y sus actitudes frente a la vida quedan retratadas en esas conversaciones, en las que se muestran como realmente son estos cuatro hombres, sin importarles nada ni nadie.

exitcritica3Adam (Simon J. Berger) está casado con Hermine (Agnes Kittelsen). Es un hombre controlador y perfeccionista que vive obsesionado por las apariencias y por cambiar de coche cada seis meses. Para él, su mayor frustración en la vida, fue comprar un coche y descubrir que justo acababa de salir uno más nuevo y mejor. Es el único de los cuatro que no tiene hijos y no desea tenerlos. Para Adam, tener hijos significa no tener vida y su deseo es exprimir cada minuto de su existencia a base de sexo, alcohol, drogas y coches caros. Para Henrik (Tobias Santelmann) todo consiste en encontrar una razón para vivir. Con un patrimonio que supera los 400 millones de coronas (calcular el cambio a euros os dará dolor de cabeza), es un hombre que antes de los 32 años afirma haber hecho todo lo que un hombre corriente pudiera desear. Desde viajar a diferentes lugares del mundo, hasta tener sexo con una supermodelo, pasando por comer un restaurante tres estrellas o comprarse un barco.  Por su parte, Pål Sverre Hagen (Pål Sverre Hagen) es el más inestable de los cuatro. Al igual que Henrik, está casado y tiene dos hijos y un tercero en camino, pero se siente vacío. Su vida es un desastre y su empresa va camino de la quiebra por sus malas decisiones. Su refugio, son sus amigos y el alcohol y las drogas que lo aíslan de una realidad que lo abruma. El cuarto miembro de este grupo es Jeppe (Jon Øigarden), el mayor de todos y la representación máxima del capitalismo agresivo y sin escrúpulos. Un hombre que vive a espaldas de su familia y que al igual que sus amigos, busca fuera del trabajo algo con lo que evadirse del estrés y del hastío vital que le invade.

Todos tienen en común el dinero como la única religión. Y todos viven fuera de la realidad del hombre de la calle. Para ellos tener familia, esposa e hijos, es signo de estatus de social, de apariencias. No significa nada, tener un hijo más o menos, porque para estos hombres ricos y egoístas, la vida está fuera del hogar. Para educar y cuidar de los hijos están las niñeras, mujeres extranjeras que se encargan de llevar las tareas del hogar, en unas familias en las que las esposas de estos hombres son conscientes de su papel. Un papel de “mujeres florero” que les permite llevar una vida de lujo y ostentar un estatus social, a cambio de saber que sus maridos llevan una doble vida fuera del matrimonio.

exitcritica4Ganadora del premio a la Mejor Serie de la sección Panorama Internacional en el Festival Séries Mania, “Exit” es un viaje a los infiernos del ser humano. Una comedia extrema, llena de momentos delirantes y desquiciantes. Una serie inspirada en personas reales, que explora la vida de cuatro hombres con los que te costará empatizar, a los que a lo mejor envidiarás y cuya de forma de vida te sorprenderá y escandalizará a partes iguales. “Exit” significa todo un descubrimiento y nos permite conocer otra realidad. Una realidad que se oculta tras la perfecta y ordenada sociedad noruega, cuya aparente perfección, esconde también oscuros secretos que esta serie nos desvela de forma brillante, divertida y aterradora.