“Cara a cara”: un magnífico thriller que nos lleva en busca de la redención

caraacaraFilmin ya nos tiene acostumbrados todos los meses a estrenar un buen puñado de series que inevitablemente se quedan en nuestra particular colección de ficciones favoritas. Si los meses de diciembre y enero han sido para enmarcar (aún tengo pendiente hablaros de la fantástica “Blinded”), febrero empieza con fuerza en la plataforma con el estreno este martes de la serie danesa “Cara a cara”. Un absorbente y trepidante thriller, con una estructura narrativa muy original y que cuenta con un reparto espectacular, formado por lo más granado de la cinematografía danesa.

“Cara a cara” (Forhøret en su idioma original) es un thriller criminal creado por Christoffer Boe (Todo irá bien) y protagonizado por Ulrich Thomsen (Counterpart, The New Pope), quien encarna a Bjørn Rasmussen, un policía que debe investigar la extraña muerte de su hija Cristina (Alma Ekehed Thomsen), en lo que todo su entorno interpreta como un caso evidente de suicidio. Bjørn se sumergirá en una espiral de ira y tensión mientras se entrevista con distintos personajes que le van acercando a una verdad cada vez más atroz.

caraacara2Situada en las 24 horas posteriores al hallazgo del cadáver de la joven Cristina y dividido en 8 episodios de menos de 30 minutos narrados en tiempo real, veremos a este policía enfrentarse cada vez a un nuevo personaje que podría saber más de lo que aparenta sobre lo que le ocurrió a su hija. Un grupo de personajes en los que encontramos a algunos de los actores más populares de Dinamarca y a los que seguro habréis visto en más de una serie o película: Trine Dyrholm (Bauhaus, una nueva era), Nikolaj Lie Kaas (Britannia), Lars Mikkelsen (House of Cards, The Witcher, Sherlock) o Søren Malling (Borgen), entre otros.

Esta magnífica serie, con una estructura tan original, el personaje interpretado por Ulrich Thomsen irá recorriendo la ciudad de Copenhague intentando averiguar la verdad sobre la muerte de hija. A lo largo del día acompañaremos al protagonista en su investigación que lo llevará a entrevistarse con diferentes personas que han tenido relación de un modo u otro con su hija. Una investigación que significa para el personaje toda una catarsis de autodescubrimiento sobre sí mismo y sobre la relación con su hija Cristina, con la que había perdido el contacto hacía bastante tiempo.

caraacara3A lo largo de cada uno de los episodios, seremos participes como he dicho de la investigación de este policía lleno de ira y desesperación, no solo por encontrar respuestas sobre la muerte de su hija sino por buscar redención por sus pecados como padre y como ser humano. En cada episodio de “Cara a cara” (que cuenta con una cabecera diferente para presentar a cada nuevo personaje con el que Bjørn se encara), conoceremos más detalles de la vida de Cristina, de sus relaciones, de sus secretos, de sus excesos. Cada episodio es un cara a cara con un aspecto de la vida de su hija fallecida, a la que todos parecen conocer mejor que él, a la que todos querían y utilizaban a la vez.

Debido a su estructura narrativa lineal y a la corta duración de los episodios, “Cara a cara” te invita a verla casi de un tirón. Pero no es sólo por su peculiar estilo narrativo, ya que la serie creada por Christoffer Boe es un tour de force de emociones a flor de piel excepcional, en el que los personajes y las grandes interpretaciones y de actores y actrices, lo son todo. Sus conversaciones nos van contando la historia, tanto de Cristina como de Bjørn. Porque gracias a cada uno de los personajes con los que se va cruzando este, conoceremos no solo quien era la joven a la que hemos visto al principio en la sala de autopsias de la morgue, sino también al policía que era su padre. Su pasado, sus relaciones con los compañeros, sus métodos de interrogatorios nada ortodoxos, su carácter, por qué terminó alejado tanto de su hija como de su mujer. En una carrera contrarreloj no solo para averiguar la verdad sino por redimirse.

caraacara4Su investigación es una forma de expiar los pecados de su pasado y enfrentarse a la cruda realidad de haber perdido a su hija sin haber sido capaz de volver a acercarse a ella. “Cara a cara” no necesita de grandes excesos, sino que se apoya en la construcción de los personajes y en un guion que poco a poco nos va desgranando lo sucedido en el último día de vida de Cristina. ¿Realmente su muerte fue un suicidio? ¿Su infelicidad había hecho mella en su vida? ¿La obsesión de Bjørn sobre el asesinato de su hija es real o solo una forma de expiar su culpa?  La respuesta la encontraréis a lo largo de los 8 episodios de los que consta “Cara a cara”, uno los thrillers más sorprendentes, adictivos y absorbentes que he podido disfrutar en los últimos tiempos. Cien por cien recomendable.