“Evil”: religión y ciencia unidas para luchar contra el mal

evilcriticaDe buenas a primeras sorprende acercarse a una serie que plantea la posibilidad de que existan las posesiones demoniacas y que tenga detrás, a los mismos responsables de series como “The Good Wife” y “The Good Fight”. Aunque luego piensas que sus series están protagonizadas por abogados y vas comprendiendo. Bromas aparte, esta noche llega a Syfy “Evil”, cuyo primer episodio he podido ver antes del estreno y que, gracias a sus personajes y a su atmosfera a ratos inquietante, se presenta como uno de los estrenos del año que acaba de empezar.

“Evil” es una serie protagonizada por una psicóloga escéptica, un seminarista y un carpintero que investigan los archivos de misterios sin resolver de la Iglesia: supuestos milagros, posesiones demoniacas y otros fenómenos inexplicables. Su objetivo será evaluar si existe una explicación lógica o si estos hechos se deben realmente a causas sobrenaturales. Es lo que veremos en el primer episodio, en el que un asesino múltiple alegará en su defensa en el juicio que ha sido poseído y que no recuerda lo sucedido. ¿Es posible determinar que alguien ha sido poseído por una fuerza demoníaca? ¿Puede alguien influir en otra persona para está haga el mal? Son sólo algunas preguntas que se plantean los protagonistas y que, a su vez, nos hacen dudar a nosotros como espectadores.

evilcritica2Gran parte de la serie se sustenta en la relación entre David Acosta (Mike Colter), un futuro seminarista y Kristin Bouchard (Katja Herbers), una psicóloga forense con una vida algo complicada y que se encontrará de repente inmersa en una lucha entre el bien y el mal. Ambos personajes nos recuerdan irremediablemente a Mulder y a Scully, tanto por su forma de entender la vida, contraponiendo creencia frente a ciencia, como por sus diálogos a lo largo del primer episodio, en el que cada uno plantea sus argumentos. Aunque uno y otro se muestran abiertos y dispuestos a escuchar y a ver más allá de lo que su fe o la ciencia plantean, buscando una explicación sobre lo que está ocurriendo.

Por un lado, tenemos a Mike Colter, alejado de personajes de mafiosos y de superhéroes de barrio para dar vida a un hombre de fe, que estudia para sacerdote. Un creyente a todas luces pero que está abierto a una explicación racional sobre lo que a priori puede ser un hecho sobrenatural. Colter imprime al personaje de David un carácter contenido, alejado de la violencia que se dejaba traslucir bajo la apariencia de Lemon Bishop o Luke Cage. Y, sin embargo, el personaje de Acosta, tiene sobre sus hombros una pesada carga que arrastra desde hace tiempo.

evilcritica3Frente a él, encontramos a Katja Hebers que da vida a una psicóloga forense que trabaja por la fiscalía, que basa todo en la ciencia. Una mujer escéptica, descreída, cuya vida no es nada fácil. Con cuatro niñas a su cargo y un marido alpinista (ella misma lo fue) que no está en casa, siempre busca una explicación para todo lo que ocurre a su alrededor. Y casi siempre encontrará esa respuesta racional, aunque a veces choque frontalmente con la posibilidad de que el mal no sea solo un concepto, sino que exista de forma física entre nosotros. ¿Es eso posible? Tras conocer a Leland Townsend (Michael Emerson), todo es posible.

Y aquí entra en escena el tercero en discordia (y vaya tercero). Porque, aunque el personaje interpretado por Michael Emerson aparece en contadas ocasiones, sus apariciones nos dejan pegados a la pantalla sin remedio. Aparentemente nos encontramos ante otro psicólogo forense, con unas ideas algo peculiares, pero que parece saber mucho sobre David y Kristin y que se regodea en el sufrimiento de ambos. ¿Es sólo otro psicópata más o hay algo más allá tras su perturbadora presencia?

evilcritica4Es la duda que a lo largo de su inquietante primer episodio nos plantea “Evil”, dejandonos con ganas de saber más, de ver más, de conocer más, tanto de la vida de David y Kristin, como de sus investigaciones. Y de saber que hay detrás de las intenciones de Leland. Con un tono de thriller psicológico, mezclado con algunos momentos de humor tan habituales en los King, “Evil” no te dejará indiferente. La serie no apuesta por el terror fácil, sino por la tensión y porque no decirlo, la angustia que transmite alguna escena de la que no podrás olvidarte facilmente. Así que si quieres pasar un rato de lo más inquietante, no te pierdas “Evil”, no te defraudará.