“Bauhaus, una nueva era”: la revolución del arte y de las ideas

bauhauscriticaEn 2019 se cumplían cien años de la Escuela Bauhaus, célebre institución de enseñanza alemana, que durante los años de la República de Weimar se convirtió en centro neurálgico del despertar de las nuevas ideas y del arte moderno que han llegado hasta nuestros días. Conmemorando este hito tan señalado, la miniserie “Bauhaus, una nueva era”, estrenada por Filmin el pasado 23 de diciembre, recuerda a los que allí estuvieron e inspiraron nuestro estilo de vida moderno, mientras nos narra una historia en la que se cruzan el amor, la traición y la pérdida de la inocencia, enmarcado en un momento tan convulso como clave para entender la historia del ser humano.

“Bauhaus, una nueva era” nos lleva hasta la Alemania de 1919. La Primera Guerra Mundial ha terminado, se ha firmado el Tratado de Versalles y ha dado comienzo una revolución artística, cultural e ideológica que marcará el devenir del siglo XX. Los viejos imperios y las viejas ideas se han derrumbado, aunque el pensamiento conservador y retrogrado está fuertemente arraigado en un país como Alemania, que sale del gran conflicto bélico como la gran derrotada. Con un país en bancarrota y en plena crisis social y económica, la Escuela Bauhaus se presenta como un oasis entre tanta desesperación. Y a este lugar llegará Dörte Helm (Anna Maria Mühe), una joven de familia burguesa, la hija mayor de tres hermanas, cuyo futuro ya está decidido de antemano por parte de su padre. Un destino que se detiene más allá de los muros de la Bauhaus, donde un grupo de jóvenes de mentes abiertas y curiosas, llenan las clases de nuevas ideas, de modernidad, de vanguardia y de feminismo. Una utopía social que contrasta con la cruda realidad que la mayoría de la población alemana está viviendo en ese momento.

bauhauscritica2No ha sido esta miniserie el único acercamiento que se ha hecho en el país germano a la Escuela Bauhaus con motivo de su centenario. En abril del año pasado se estrenaba el film “Bauhaus” que también estrenó en España Filmin y del que hablé en su momento en nuestro Blog Cine. Ambas ficciones, aunque de impecable factura técnica y magnífico diseño de producción, difieren sobre todo en su acercamiento a lo que fue y lo que significó la Escuela Bauhaus. El film de Gregor Schnitzler es una reivindicación de las artistas olvidadas, a través del personaje de Lotte Brendel (Alicia von Rittberg), que se inspira en la diseñadora Alma Siedhoff-Buscher. A través de su historia nos narra la vida en la Bauhaus y lo hace de forma optimista, obviando casi por completo el contexto histórico que es fundamental para entender lo que significó esta escuela y su influencia posterior. Por el contrario, la miniserie creada y dirigida por Lars Kraume, a lo largo de sus seis episodios, es cierto que nos cuenta la historia de Dörte y su relación con el director Gropius, pero también somos testigos de su evolución personal, de cómo pasa de ser una joven burguesa que aceptaba ser postergada a las tareas que se les presuponían a las mujeres, a rebelarse y a librarse de sus ataduras, experimentando con la vida, con el arte. Y todo en un momento en el que el mundo está cambiando, en el que Alemania está inmerso en graves problemas económicos y sociales.

bauhauscritica3Es esta una diferencia primordial entre ambas visiones de un mismo momento. “Bauhaus, una nueva era” no solo narra una historia de amor, ni deja de ser una historia optimista sobre como las nuevas ideas fueron arraigando en una sociedad aun anquilosada en el siglo anterior. También es un espejo a través del cual somos testigos de un pedazo de la historia, en este caso de Alemania. Una historia narrada a través del testimonio de Walter Gropius, al que vemos como es entrevistado en 1963 por una periodista con la que mantendrá una larga charla sobre todo lo que durante aquellos años sucedió en la Bauhaus y en la propia Alemania. Con él seremos testigos del rechazo de las clases altas a sus ideas sobre la enseñanza en la Bauhaus, los problemas económicos que afrontará la institución ante los recortes del gobierno, el auge de las idelogías extremistas o el traslado de la escuela desde Weimar a Dessau por las presiones sufridas contra la política de la institución de permitir estudiar en la misma a mujeres y extranjeros. Una narración que trasluce un poso de amargura, de un tiempo perdido. En el que Gropius mira al pasado con arrepentimiento de lo que pudo ser y no fue.

bauhauscritica4El narrador es Gropius pero el hilo conductor es Dörte Helm, personaje al que da vida de forma maravillosa Anna Maria Mühe, siendo ella el catalizador de gran parte de los sucesos que se van sucediendo a lo largo de la serie. Acompañamos a Dörte en su evolución y somos testigos junto a ella de los hechos que van ocurriendo tanto dentro como fuera de la Bauhaus. Mientras la Escuela dirigida por Gropius pretende ser un lugar donde se dé rienda suelta a la creatividad y al arte para todos, sin distinción de clases ni de nacionalidades ni de género, verá como la burguesía aún se aferra a las antiguas tradiciones. Además, este momento de crisis económica se convertirá en caldo de cultivo de ideologías xenófobas y antisemitas que con el paso de los años conducirán al alzamiento del nazismo. Algo que se verá reflejado en el golpe de estado de Kapp que tuvo lugar entre el 13 y el 17 de marzo de 1920. Un levantamiento militar que, aunque fracasó, por la fuerte resistencia de los sindicatos, por la pasividad de la burocracia ministerial en Berlín y por la falta de planificación de los golpistas, se nos muestra en toda su crudeza en esta ficción como antesala de lo que vendrá una década después. Además, a través de la propia Dörte, la serie reivindica la hipocresía con respecto al papel de la mujer en una época en la que podía ser profesora y tenía derecho al voto, pero se veía relegada en la propia Escuela Bauhaus (supuestamente adalid de la igualdad), a dar clases de costura, acentuando las diferencias en las posibilidades académicas de hombres y mujeres.

bauhauscritica5“Bauhaus, una nueva era” en definitiva, no es solo una serie que narra una historia de amor y sus consecuencias, sino que es un viaje por el tiempo a una época de cambios que influyeron en los años posteriores. Un viaje que nos lleva a conocer la República de Weimar que vio como grandes figuras artísticas florecieron durante este período. Un período fascinante pero lleno de inestabilidad a la vez que, de progreso, pero también imbuido de ideologías que arrasaron medio mundo. “Bauhaus, una nueva era” va más allá de la historia, reivindicando a la Bauhaus no como un lugar sino como un concepto que influyó tanto en quienes allí estudiaron como en las generaciones posteriores. Una serie que no os defraudará.