“The Feed”: ¿futuro distópico o inquietante presente?

thefeedcritica¿Cuántas horas al día utilizas al día tu móvil? Ya sea por trabajo u ocio, el móvil se ha vuelto una herramienta imprescindible, para bien o para mal, que nos acompaña diariamente. Las redes sociales, el correo electrónico, la mensajería instantánea, los videojuegos, apps de todo tipo y condición, … ¿Qué pasaría si todo eso y más estuviera con nosotros las veinticuatro horas del día? Esto es lo que nos plantea “The Feed”, un thriller de ciencia-ficción estrenado por Starzplay el pasado 28 de noviembre que se nos presenta como una inquietante realidad.

“The Feed” es una serie escrita y producida por Channing Powell (The Walking Dead) y basada en la novela de Nick Clark Windo del mismo nombre (inédita en España), que explora la aterradora distopía a la que nos puede llevar nuestra adicción a la tecnología, el miedo que nos produce el qué es lo que está haciendo a nuestros cerebros y el terror que nos embarga el solo hecho de pensar vivir sin ella. ¡Seguro que os suena a todos! Porque echando la vista atrás, cual abuelo cebolleta, no hace mucho que el móvil era un aparato que estaba en poder de unos pocos y su utilidad era discutible. Ahora esto último daría para un largo debate, pero el móvil ya está en poder de todo el mundo e instalado en nuestras vidas sin remisión.

La serie nos sitúa en un futuro próximo, en el que un implante tecnológico conecta nuestras mentes a “The Feed”. Esta especie de aplicación permite a sus usuarios una inmersión total en un sistema que nos conecta a los demás (sin necesidad de móviles u ordenadores), escuchar música, ver las noticias, recordar momentos pasados, guardar cada instante de nuestra vida y la de los demás. Y cuanto más se pague, la versión a la que tenga acceso el usuario será mejor. Sí, al estilo de las compras dentro de una app gratuita. El negocio, es el negocio. Presentándonos un mundo sin intimidad, en el que todos están conectados. Bueno, no todo el mundo. Puedes elegir no estarlo, aunque tengas el implante y más allá van los llamados “resistentes”, un grupo anti-feed que lucha por recuperar un mundo más humano y menos tecnológico. Tecnofagos frente a luditas. La historia se repite.

thefeedcritica2Detrás de “The Feed” está la poderosa familia Hatfield. Los Larry Page, Sergey Brin o Mark Zuckerberg del futuro. Con el matrimonio formado por Lawrence (David Thewlis), el inventor de “The Feed”, y Meredith (Michelle Fairley), que supervisa diariamente, como CEO de la compañía, todo su funcionamiento. Trabajando con ellos está Ben (Jeremy Neumark Jones), el hijo pequeño que por mucho que trabaje y por mucho que se esfuerce, no consigue el amor y el respeto de su padre. El cuarto Hatfield en discordia es Tom (Guy Burnet), el hijo mayor que decidió desligarse del negocio familiar y trabajar como psicólogo para ayudar a personas que viven enganchadas al Feed. Casado con Kate (Nina Toussaint-White), ambos intentan resistirse a la adicción a la tecnología que impregna a la sociedad, sobre todo tras el nacimiento de su hija y a raíz de una serie de incidentes (violencia sin sentido, bloqueos del sistema) que comienzan a desvelar que el Feed no es tan seguro como parece. ¿Es virus? ¿Es un fallo del propio sistema? ¿Son los resistentes? ¿Hay alguien mas detrás de estos incidentes que se van haciendo mas violentos y peligrosos?

thefeedcritica3“The Feed” es una serie en la que sobrevuela constantemente una inquietante realidad, sobre un futuro que no está tan lejano. Explorando temas que son de actualidad candente como el derecho a la intimidad frente a seguridad, la alienación del individuo, el consumismo, la adicción a las nuevas tecnologías (redes sociales, móviles, videojuegos) y nuestra excesiva dependencia a las mismas. Todo esto y más está presente en esta serie que no deja de recordarnos constantemente que ese futuro ya está aquí. Que la videovigilancia en las grandes ciudades, ideada a priori para mejorar nuestra seguridad, choca frontalmente con nuestro derecho a la intimidad. Algo que en la serie se nos muestra, al utilizarse a los usuarios de The Feed para espiar a los que se sospecha que se enfrentan a él. O como a través de un simple clic con el ratón de nuestro ordenador o pulsando un botón en nuestro móvil, las grandes empresas de comercio electrónico pueden saber nuestros gustos, nuestras preferencias (de todo tipo) y ofrecernos productos en consonancia a nuestros intereses. Algo positivo en apariencia pero que no deja de ser una invasión de nuestra intimidad a la hora de movernos por el mundo, en este caso virtual. Algo que en “The Feed” es algo tangible, ya que nuestros recuerdos y nuestras emociones quedan almacenados, como si guardáramos las fotos de nuestra boda o de nuestro viaje por Europa en la nube del Iphone.

thefeedcritica4Con claras referencias a “Black Mirror” (quien no recuerda el episodio “Toda tu historia”) y a “Years and Years”, tanto por ese futuro distópico en el que la tecnología se adueña de nuestras vidas como por ese futuro (no tan lejano) de control corporativo y de concentración del poder en unas pocas manos, “The Feed” también es una historia sobre nuestra humanidad, sobre nuestros defectos  y sobre la familia y de hasta donde estaríamos dispuestos a llegar para proteger a quienes más queremos.