“Jonathan Strange y el señor Norrell”: un regalo perfecto para disfrutar antes de que acabe el año

jonathanstrangeQue una de las mejores series del año se haya estrenado en España con cuatro años de retraso aún no sé muy bien cómo interpretarlo. Lo que, si se es que hay que dar las gracias a Filmin por haber traído a nuestro país “Jonathan Strange y el señor Norrell”, miniserie británica basada en la novela de Susanna Clarke (publicada en España por Ediciones Salamandra). Una historia llena de magia, amor y amistad, capaz de hacernos soñar con mundos imposibles y hacer realidad nuestras más horribles pesadillas.

“Jonathan Strange y el señor Norrell” está ambientada en Inglaterra durante las Guerras Napoleónicas, a principios del siglo XIX, en un tiempo alternativo en el que la magia ha formado parte de la vida de la gente pero que lleva desaparecida 300 años. En esta época la magia ha quedado reducida a una mera leyenda y al propósito de estudio de grupos de eruditos que se limitan a recordarla, siendo incapaces de practicarla. En ese momento surgirá la figura del Sr. Norrell (Eddie Marsan), de la Abadía de Hurtfew, que hará que las estatuas de la catedral de York hablen y se muevan. Su criado John Childermass (Enzo Cilenti) le convencerá de viajar a Londres para reclamar su lugar con el único mago del país y ayudar en la guerra contra Francia. Justo en ese momento, Jonathan Strange decidirá empezar a estudiar magia después de que un mago callejero le vaticine que está destinado a convertirse en un gran mago.

jonathanstrange2Incomprensiblemente inédita en España hasta su estreno en Filmin el pasado 17 de diciembre, “Jonathan Strange y el señor Norrell” nos traslada a una época previctoriana, durante el reinado de Jorge III, llamado el rey Loco. Y nos habla de magia, con naturalidad, sin muggles ni escobas voladoras. Nos habla de un pasado glorioso, casi olvidado del que se recuerdan las hazañas del Rey Cuervo, el más grande de todos los magos de la Edad Media. Sus andanzas aún perviven en la memoria y la leyenda, pero la práctica de la magia ha sido completamente olvidada en Inglaterra. Sólo un grupo de eruditos que se autodenominan magos, aunque en la práctica no lo son, mantienen viva la llama, aunque más bien son hombres adocenados, burgueses que presumen de conocimientos que no poseen. Todo cambiara con la aparición Gilbert Norrell, un mago practicante, un estudioso que a lo largo de los años ha conseguido tener la mayor biblioteca de magia del país.

jonathanstrange3Su salto a la fama le llevará a Londres donde será agasajado por las clases altas de la sociedad londinense, aunque su carácter reservado y huraño le hará huir de manifestaciones públicas. Porque en el fondo, su mayor deseo es ser reconocido como único mago de Inglaterra y que la magia tenga el lugar que se merece tras 300 años de ostracismo. Sin embargo, el país está inmerso en una guerra sin cuartel contra la expansión de Napoleón y sus ofrecimientos son rechazados. Básicamente, en esta época se considera a los magos unos charlatanes y timadores feria, quedando lejos los tiempos del Rey Cuervo y su corte en el norte. Pero una tragedia cambiará el destino de Norrell y del país, debido al fallecimiento de Lady Poole (Alice Englert), esposa del Primer Ministro Sir Walter Poole (Samuel West). Para demostrar su poder se ofrecerá a hacerla resucitar, para conseguir así acceder al poder político que ansía. Este acto que va más allá de la magia le llevará a recurrir a las artes oscuras y a contactar con un inquietante “caballero” (Marc Warren), forjando un pacto por el que esté último aceptará resucitar a la joven fallecida. Pidiendo algo a cambio por supuesto.

jonathanstrange4Y mientras tanto, en otro lugar del país surgirá la figura de Jonathan Strange (Bertie Carvel), un joven terrateniente, de vida disoluta y despreocupada, cuya única obsesión es casarse con Arabella (Charlotte Riley), su amor de juventud. Es Strange lo opuesto a Norrell. Mientras que el segundo es mesurado, callado, un hombre de biblioteca, el primero es impulsivo, locuaz, osado e intuitivo. Un hombre que de repente descubrirá, sin haber estudiado ni leído libros, que tiene unas aptitudes naturales para la magia. Talento frente constancia. Aprendiz y maestro se unirán por un tiempo, acogiendo Norrell a Strange como su pupilo. En una relación que no se demostrará nada fácil, por el carácter contrapuesto de ambos.

Y mientras avanza la historia, las luces dejará paso a las sombras. La trama se irá retorciendo, dejándonos vislumbrar a personajes cada vez más oscuros, demostrándonos que los monstruos también pueden llevar rostro humano. Habrá tiempo para el amor, pero también para la guerra, de la que seremos testigos gracias a Jonathan Strange. Sobre todo, en una espectacular recreación de la famosa batalla de Waterloo, segunda y definitiva derrota de Napoleón Bonaparte. Porque más allá de la magia, “Jonathan Strange y el señor Norrell” es una historia sobre los hombres. Sobre sus miserias y sobre sus virtudes. Sobre su orgullo y su soberbia. Sobre su egoísmo y su altruismo. Una historia sobre la lucha entre el bien y el mal, sobre el destino y sobre encontrar nuestro lugar en el mundo. En suma, una historia que engancha de principio a fin y que cuando finaliza, te deja con ganas de saber más sobre ese maravilloso mundo creado por Susanne Clarke.

jonathanstrange5“Jonathan Strange y el señor Norrell” es, en definitiva, una miniserie que durante sus siete episodios es capaz de transportarnos a un maravilloso mundo donde la magia se mezcla con intrigas políticas, duendes maléficos, maldiciones, batallas y amores más allá de la muerte. Su primer episodio nos servirá como presentación y puede que a alguno os resulte algo lento, pero resulta indispensable para ponernos en situación y colocar las piezas sobre el tablero, para conocer a cada uno de los personajes que serán claves en la historia. A partir de ahí, el ritmo de la misma será el de una locomotora desbocada que nos adentrará en una serie que no se puede catalogar únicamente como de magia y fantasía, sino que va más allá.  Gracias a una gran ambientación, con un cuidado diseño de producción (por el que se llevó un BAFTA), un guion que no da tregua al espectador, grandes personajes, un gran villano y una historia fascinante en la que nos cruzaremos con personajes históricos como el rey Jorge III o lord Wellington, “Jonathan Strange y el señor Norrell” es sin duda esa serie que no deberías de dejar de ver.