“V-Wars: La Reina Escarlata”: sangre, vampiros y discriminaci贸n social

vwarscomicresenaTras las cancelaciones de todas las series de Marvel, ante el incipiente lanzamiento de Disney+, Netflix ha seguido apostando por el mundo del c贸mic para contar con un potente cat谩logo de series. A la compra de Millarword y la creaci贸n de su propio sello de c贸mics, se uni贸 posteriormente la adquisici贸n de un buen n煤mero de potentes t铆tulos para convertirlos en series (ya os habl茅 recientemente en un reportaje sobre algunos de estos proyectos que llegaran pronto). Uno de ellos es “V-Wars”, serie que adapta el c贸mic escrito por Jonathan Maberry que se estrena el pr贸ximo 5 de diciembre.

Y precisamente acaba de llegar a Espa帽a de la mano de Drakul Editorial “V-Wars: La Reina Escarlata” (120 p谩ginas, 15,95), un primer volumen que recupera los primeros n煤meros publicados en EE. UU por IDW. Una historia que engancha desde el primer momento y que nos deja con ganas de saber m谩s de este mundo en el que humanos y vampiros se han declarado la guerra.

vwarscomicresena2“V-Wars: La Reina Escarlata” comienza la acci贸n tiempo despu茅s de haberse desencadenado un antiguo virus liberado en el deshielo de los casquetes polares que convirti贸 a una parte de la poblaci贸n mundial en vampiros. La narraci贸n corre a cargo del Dr. Swann, experto en los mitos y folklore de los vampiros que fue nombrado consejero del presidente de EE.UU. y que terminar谩 acompa帽ando al V8, un grupo especial del ej茅rcito encargado de misiones anti vamp铆ricas. A pesar de sus intentos por aportar cordura y mediar en la escalada de violencia que impregna a humanos y vampiros, Swann se convierte en testigo de excepci贸n de una guerra cruel y despiadada por parte de ambos bandos y que parece no tener fin. Y lo hace en muchos momentos, recordando al estilo de “Guerra Mundial Z”, la novela de Max Brooks. Es decir, en forma de cr贸nica y reportaje, de alguien que esta presente en los acontecimientos, narrandolos para el lector.

Es curioso, pero los vampiros siguen generando gran inter茅s, ya sea en la literatura, el cine, la televisi贸n o los c贸mics. Hemos visto vampiros con alma como 脕ngel, otros que brillan a la luz del sol como los de Crep煤sculo, glamourosos como los creados por Anne Rice, sexualizados y voraces como en “True Blood” y, otros capaces de caminar a luz del d铆a ya sea por un ser un hibrido como Blade o por llevar un anillo especial como los hermanos Salvatore de “Cr贸nicas vamp铆ricas (The Vampires Diaries)”. Hemos visto de todo y viviendo todo tipo de situaciones, hasta siendo protagonistas de una descacharrante comedia en la que comparten piso en pleno siglo XXI.

vwarscomicresena3En el caso de “V-Wars” Maberry intenta dar una nueva vuelta de tuerca al g茅nero de los no muertos, creando una historia en la que un antiguo virus es capaz de reactivar el gen vampiro, que se encuentra latente en el ser humano, haciendo que haya personas que se conviertan y otras que no, sin que se encuentre de por medio ning煤n tipo de contagio. Algo que no evita que el humano que no se ha convertido, no pueda hacerlo m谩s adelante. Este punto, es uno con los que juega la historia, ya que la humanidad vive en esa incertidumbre. El miedo a convertirse uno mismo o a que lo haga alguien de la familia o alg煤n amigo est谩 latente. Algo que se palpa en cada p谩gina del c贸mic y en las relaciones que mantienen los diferentes personajes.

Otro de los cambios con respecto a otras historias de vampiros es que solo un cierto porcentaje de los infectados son asesinos que no pueden refrenar sus instintos, el resto pueden seguir una vida “normal” aliment谩ndose de la sangre de animales. Sin embargo, los humanos no infectados temen a los vampiros, produci茅ndose primero la desconfianza, luego el miedo y por el 煤ltimo el odio. Llevando finalmente a la violencia y creando una discriminaci贸n dentro de la poblaci贸n que enfrenta a vecinos, amigos, compa帽eros de trabajo y miembros de la misma familia entre s铆. Algo que es consentido y tolerado por el propio gobierno.

Esta met谩fora sobre la discriminaci贸n y el odio al diferente que podemos extrapolar desgraciadamente a cualquier situaci贸n de nuestra sociedad actual, no solo se muestra en el c贸mic entre humanos y vampiros. En “V-Wars” aparecen cientos de especies de especies diferentes de vampiros, unos m谩s parecidos a los humanos salvo por sutiles diferencias, otros totalmente metamorfoseados y m谩s parecidos a murci茅lagos. Maberry as铆 tambi茅n muestra la discriminaci贸n dentro de la propia raza vamp铆rica, donde hay grupos extremistas que no solo odian a los humanos sino a los vampiros que no son como ellos.

vwarscomicresena4Como veis, el componente de social est谩 muy presente en este c贸mic en una historia que desde sus primeras p谩ginas no nos da tregua. “V-Wars: La Reina Escarlata” apuesta por la acci贸n y por un ritmo narrativo con constantes giros que nos mantienen alerta. La historia adem谩s de aportar este componente de discriminaci贸n y de odio al diferente, juega el miedo a que el virus siga extendi茅ndose y nos sit煤a en medio de una conspiraci贸n en la que no tienes claro ni quien est谩 ni quien sale ganando.

En definitiva, este primer tomo de “V-Wars” se presenta como una historia diferente sobre los vampiros, alej谩ndose de tramas glamurosas o adolescentes y centr谩ndose en un relato que adem谩s de estar lleno de violencia, acci贸n y mucha sangre (no pod铆a ser menos), aporta tambi茅n una importante carga social sobre la discriminaci贸n y el odio al diferente. Con una cuidada edici贸n de gran calidad, una historia entretenid铆sima que no puedes dejar de leer, un dibujo realista y a veces bastante trash y una portada brutal que parece saltar hacia ti, es una alegr铆a descubrir el trabajo de otras editoriales menos conocidas y que apuestan por contenidos nuevos y de calidad. Ahora solo queda esperar a que llegue la continuaci贸n, eso significar谩 que la publicaci贸n ha tenido 茅xito.