“Un espía entre nosotros” es una excelente serie, que va más allá de un simple thriller de espionaje

unespiaentrenosotrosParece que la vida no ha cambiado en cincuenta años. En cierto sentido, los prejuicios, la histeria colectiva, los clasismos, el racismo y la xenofobia, el odio al diferente y la lucha de clases, siguen hoy demasiado presentes. Mas aún. Son una realidad. Una amarga y cruda realidad. De la mano de “Un espía entre nosotros”, viajamos a los años 50 para vislumbrar de primera mano una época en la que todo lo anterior estaba muy presente en la sociedad británica. Creada por Stephen Poliakoff (Cerca de tu enemigo), esta magnífica miniserie británica estrenada por Filmin el pasado 29 de octubre, va más allá de un típico thriller de espías, para explorar aspectos como la familia, la educación, los clasismos o los avances tecnológicos en un momento de cambios.

“Un espía entre nosotros” nos presenta a Samuel Petrushkin (Toby Stephens, “Black Sails”, “Lost in space”), un inventor judío nacido en Rusia y que ahora vive en Inglaterra, que es reclamado por el MI5 para una misión secreta. Una misión que lo obligará a mentir a su familia y a relacionar con los Shaw (Linus Roache y Keeley Hawes), una importante familia de la clase alta británica, que arrastra desde hace años sus propios secretos. Samuel está especializado en el desarrollo de audífonos y está desarrollando un dispositivo buscapersonas (sí el busca o mensáfono que se popularizó en los 90) que puede ayudar a mejorar el funcionamiento de los hospitales.

unespiaentrenosotros2La historia que nos narra “Un espía entre nosotros” (el título no le hace justicia al original y al trasfondo de la serie), ha significado para su creador Stephen Poliakoff, su obra más personal. Él mismo ha reconocido que el germen de lo que vemos a lo largo de los seis episodios de está miniserie, está relacionado con su padre, que como el personaje de Samuel Petrushkin, fue un inventor judío que entre otras cosas patentó el primer audífono con control de volumen o el primer buscapersonas. Y junto a la historia de Samuel (Toby Stephens), un hombre hecho a sí mismo que sabe que no podrá encajar en el orden social al que aspira a pesar de sus éxitos profesionales, nos encontramos a los Shaw. Esa familia de la alta sociedad a la que Samuel tendrá que espiar. Una espléndida Keeley Hewes (Los Durrell, Bodyguard) da vida a Elizabeth Shaw, una mujer obsesionada con la desaparición de su hijo cinco años atrás y que hará cualquier cosa por encontrarlo. A su lado tenemos a Linus Roache (Ley y Orden, Vikings), interpretando a Martin Shaw, un parlamentario y antiguo héroe de guerra metido a conspirador. Un trío de grandes actores que son el núcleo central sobre el que gira la historia, sin olvidar a Timothy Spall (la saga Harry Potter), cuyas apariciones dando vida a Lord Wallington contienen algunos de los mejores momentos de la serie.

unespiaentrenosotros3Como mencioné antes, el título traducido de esta miniserie nos puede llevar a engaños sobre lo que Stephen Poliakoff nos quiere contar. Su título original, “Summer of Rockets” resume mejor la historia a la que nos enfrentamos. Un drama de época (excelente su ambientación), situado en Reino Unido, en plena Guerra Fría, con un clima social lleno de conspiraciones y miedo a las bombas nucleares. Un verano, un momento en el que también los cohetes no solo estaban para destruir (tuvo lugar el primer ensayo de la bomba H) sino para enviar por primera vez satélites al espacio. Y entre la paranoia y los avances tecnológicos se seguían colando la intolerancia, el racismo, la xenofobia y el antisemitismo, términos que desgraciadamente no pasan de moda, a pesar de haber transcurrido más de sesenta años. Es ahí donde Poliakoff pone el dedo en la llaga de un problema que en pleno siglo XXI no desaparece.

Pero no todo es tristeza y pesadumbre porque a pesar de todo, “Un espía entre nosotros” es un relato optimista en el que sí, hay drama, pero también hay tiempo para la risa, para la reflexión y para la nostalgia. Porque tras el otoño y el crudo invierno, llegan las luces de la primavera y el caluroso verano. Y es este recorrido el que también nos muestra la serie a través de las experiencias de los hijos de Samuel Petrushkin, su hija mayor Hannah (Lily Sacofsky) y su hijo pequeño Sasha (Toby Woolf). Ambos son el soplo de aire fresco que los adultos necesitan para avanzar y cambiar. Hanna (todo un descubrimiento Lily Sacofsky), es una joven inconformista, más interesada en leer y en la política que en salir e ir a clases de etiqueta para señoritas. Mientras que Sasha es un niño despierto con un deseo innato por aprender, de conocer, al que su padre ha inculcado el interés por el conocimiento.

unespiaentrenosotros4Ambos jóvenes son el contrapunto a la sobriedad y seriedad de los adultos, más preocupados en tener secretos y en ser quienes los demás quieren que seas y no como quieren ser ellos de verdad. Metidos en conspiraciones, con espías y agentes dobles, con ejércitos privados en jardines traseros y clasismos y murmuraciones. Porque finalmente “Un espía entre nosotros”, más allá de ser solo un thriller de espías, es también un drama social, en el que hay tiempo para el análisis sobre los éxitos y los fracasos, sobre las aspiraciones personales, sobre los deseos más íntimos, sobra la perdida, sobre la soledad, sobre los cambios, sobre mejorar las cosas, sobre el dolor y sobre encontrar tu sitio. En definitiva, una excelente miniserie, cuyos seis episodios se pasan volando, con una historia que no necesita de grandes alardes para engancharnos de principio a fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>