“The Terror: Infamy”: del pasado siempre se aprende

theterrorinfamyEstudiar el pasado nos debería servir para no repetir los errores cometidos. Y, sin embargo, esta es una lección que desgraciadamente nuestra sociedad olvida demasiado rápido. Con una vida que va a tanta velocidad y con tanta hipocresía presidiendo a quienes nos representan, mirar al pasado es algo que deberíamos entender como obligatorio para no olvidar de dónde venimos. Y a ese infame pasado (a veces) es hacia donde mira “The Terror: Infamy”, segunda temporada de la serie antológica de AMC que llega este lunes a España y que después de llevarnos al Ártico y a la fallida expedición británica de mediados del XIX, nos traslada ahora al Pacifico en plena Segunda Guerra Mundial y a los campos de internamiento a los que durante el conflicto bélico fueron trasladados un gran número de estadounidenses y canadienses de origen japonés.

Alexander Woo y Max Borenstein son los responsables de “The Terror: Infamy”, serie que cuenta la historia, a menudo ignorada (¡qué fácil es olvidar!), del internamiento forzoso de estadounidenses de origen japonés durante la Segunda Guerra Mundial. La serie relata la historia de Chester Nakayama (Derek Mio) y la de sus amigos y familiares de Isla Terminal (California), mientras sufren la persecución del Gobierno estadounidense y, a la vez, luchan contra un yūrei (espíritu), que pone en peligro su futuro.

theterrorinfamy2A grandes rasgos, así se presenta esta nueva temporada de esta serie antológica de AMC. Y por lo que he podido ver en los dos primeros episodios (cortesía de AMC para esta crítica), “The Terror: Infamy” intenta plasmar el drama sufrido por más de 145.000 estadounidenses y canadienses de origen japonés que vieron cómo se les arrebataban sus posesiones, su dignidad y sus vidas, debido a la histeria y los prejuicios raciales, tras el ataque a Pearl Harbour. La serie utiliza esta infamia cometida por el gobierno norteamericano contra ciudadanos estadounidenses con los que no se disculparía hasta 1988, para mostrar como el miedo y el odio al diferente llevan al ser humano a cometer actos terribles. Actos que se repiten, que parece que son nuevos pero que vienen de algún lugar y que siguen sucediéndose una y otra vez.

Y en medio de este trágico momento en el que miles de personas son internadas, primero en los establos de los hipódromos y después en campos rodeados de alambradas de púas, nos encontramos con una sucesión de extrañas muertes que golpean a la pequeña comunidad de Isla Terminal. Un yūrei ha llegado del otro lado del mar o eso es lo que piensan los patriarcas de la comunidad. Superstición y tradición se enfrentan con la modernidad y el progreso, justo en un momento en el que la vida de los norteamericanos de origen japonés se ha convertido en un infierno.

theterrorinfamy3“The Terror: Infamy” maneja un buen ritmo narrativo y muestra con bastante crudeza todo el drama humano que rodeó a la comunidad japonesa en Estados Unidos, pero al menos en sus dos episodios, se queda corta en cuanto a sustos y terror. Es cierto que hay tensión, pero más por las circunstancias de la expulsión de sus hogares y el posterior internamiento en campos de los norteamericano-japoneses que por la presencia de un espíritu maligno que acecha en cada rincón. Se intuye que ese espíritu está relacionado con varias miembros de la primera generación de japoneses de la comunidad de Isla Terminal, pero no esperéis en estos dos primeros episodios ninguna aparición al estilo de “Ringu” o “La maldición”. Si esperabais una sucesión de escenas terroríficas al estilo japonés, siento deciros que en los dos primeros episodios no las encontraras.

En esta segunda entrega de la serie antológica de AMC lo sobrenatural es la excusa para hablar sobre la identidad, el patriotismo, los sueños rotos, los prejuicios raciales y la redención. Al menos, en lo que ha enseñado sus dos primeros episodios, la presencia de lo sobrenatural se deja notar en ciertos momentos que desencadenan algunos actos violentos (un marido maltratador o un jefe racista) o se relacionan con alguna advertencia que recibe alguno de los protagonistas. La presencia del yūrei, sobre todo para las primeras generaciones, no es algo ajeno, es propia de su cultura y de su tradición, siendo temida y aceptada a partes iguales.

theterrorinfamy4En definitiva, “The Terror: Infamy” echa un vistazo al pasado de Estados Unidos, a una época en la que “la histeria, los prejuicios raciales y dirigentes mediocres” (son palabras de Ronald Reagan en 1988), firmaron una de las páginas más oscuras del país más poderoso del mundo. Y entre abusos, racismo, búsqueda de identidad y amor más allá de la raza, la presencia de un ser sobrenatural completa el mosaico de una serie de ritmo lento y pausado, que sirve para recordar tiempos que no fueron de color de rosa.