“Pure”: a Dios rogando y con el mazo dando

pureEste lunes llega a COSMO “Pure”, una serie inspirada en hechos reales cuya premisa asocia el narcotráfico con la comunidad religiosa de los menonitas. Creada por Michael Amo (The Listener), esta serie nos introduce en el desconocido mundo de un grupo de religioso como los menonitas y como dentro de esa aparentemente idílica comunidad, hay muchos secretos que ocultar.  Con un primer episodio donde nos presentan las cartas de la baraja, “Pure” se nos muestra como un thriller en el que religión y crimen no se encuentran tan separados como parecería.

“Pure” nos presenta a Noah Funk (Ryan Robbins), un granjero de Ontario (Canadá), que acaba de aceptar el puesto como nuevo pastor de su comunidad menonita. Y aunque debería sentirse agradecido por tal nombramiento, en este inicio se deja entrever que tanto él como su esposa se sienten abrumados por la responsabilidad. ¿O más bien están asustados? Este hombre ingenuo, trabajador, bondadoso y de fe inquebrantable aceptará el cargo, a pesar de las reticencias de su mujer. Pero ¿qué puede ir mal en esta comunidad menonita? No hay que esperar mucho para averiguarlo, ya que el inicio del primer episodio (que COSMO nos ha facilitado para comentar) se nos desvela lo que subyace sobre la idílica y perfecta comunidad menonita.

pure2No es hacer spoiler (ya se menciona en el tráiler y en la sinopsis de la serie) hablar de tráfico de drogas. En este contraste entre fe y tradición frente drogas y crimen, nos encontramos con un grupo religioso (con cierto parecido a los amish) que evita todo tipo de tecnologías (el pastor Funk va todos lados en un coche de tiro), que viven alejados de las grandes ciudades y trabajan para su subsistencia. Es un grupo que celebran misa en alemán y que, en teoría, rechaza la violencia y que abraza el pacifismo. Esto último choca frontalmente al descubrir que dentro de los menonitas existen grupos dedicados al tráfico de drogas y que utilizan la violencia si es preciso, como demuestra su líder Eli Voss (Peter Outerbridge). Este sólo necesita aparecer en par de ocasiones en el primer episodio, para dejarnos claro que estamos ante el malo, malísimo de la serie. Con cierto aire a Randall Flagg, Eli Voss se nos presenta como el gran jefe que maneja el tráfico de cocaína entre México y Canadá. Un hombre sin escrúpulos. El hombre del saco al que temen los miembros de la comunidad menonita y al que la policía lleva tiempo intentando capturar. Un personaje al que temer y odiar a partes iguales.

pure3Frente él encontramos al recién nombrado pastor, amante esposo y padre dos adolescentes que cursan estudios en el instituto de la localidad. Pero este hombre de fe también tiene sus propios secretos y cargas, ya que su hermano es un adicto a la cocaína y se dedica a robar a los miembros de la comunidad para consumir. La perfecta comunidad menonita no es tan perfecta y nos demuestra que detrás de una fachada de rectitud y moral intachable, puede subsistir una tremenda hipocresía. Una hipocresía que significa mirar para otro lado y no enfrentarse a la realidad que pudre tu comunidad.

El tercer personaje en discordia lo encontramos en la figura del detective Bronco Novak (AJ Buckley), antiguo compañero de Noah en el instituto y un policía de métodos algo cuestionables, que acaba de ser expedientado. La investigación de un coche accidentando en el que no se han encontrado cuerpos, pero si drogas llevará a Novak a descubrir que esa comunidad menonita que parecía tan idílica e inofensiva, no lo es tanto. Y comenzará a presionar a Noah para que lo ayude a acabar con la red de tráfico de drogas y con sus cabecillas.

pure4Con un primer episodio que se pasa volando, “Pure” es un drama en la que los conflictos personales de cada uno de los personajes hacen avanzar la historia. Mas allá de la acción, o de los crímenes, esta serie canadiense apuesta por mostrarnos como la perfección a veces es engañosa y que no solo hay blanco y negro, sino muchas tonalidades de grises. Así que si os gustan las series que mezclan el drama, con personajes en conflicto (personal y religioso) y una trama criminal de violencia y tráfico de drogas, tenéis una cita todos los lunes en COSMO a las 22.00 horas para ver “Pure”.