“Monzón”: cuando la vida te da su duro revés

monzon1

Si se habla de Carlos Monzón, puede que a muchos de nosotros su nombre no nos resulte familiar, pero en los años 70 se convirtió en uno de los deportistas más grandiosos que ha visto Argentina. Sus dos décadas de éxitos deportivos en el mundo del boxeo contrastan con su vida personal, que siempre le tuvo entre las cuerdas.

Mar del Plata, 14 de febrero de 1988, justo en el ocaso de su vida. Este es el momento exacto desde el cual comenzamos a conocer a Carlos Monzón, en esta serie que ya podemos ver en Netflix. Y es que Carlos Monzón no tenia término medio. Comenzó desde la más abosluta pobreza como limpia botas, repartiendo leche… hasta que comenzó a boxear en corrales de animales. Curiosamente, comenzó a boxear porque un policía que le detuvo le ayudó a canalizar su rabia con el boxeo, pero todo aquello terminó mal.

Tenía problemas de faldas y con su éxito las mujeres se lo rifaban, pero también tenía fama de ser violento con ellas. Tuvo varios episodios que salieron en la prensa por aquel entonces hasta que acabó con la triste noticia del fallecimiento de su mujer, la uruguaya Alicia Muñiz, tras caer por un balcón. Fue este triste episodio lo que le condenó a once años de prisión.

monzon2

El periodista David Merino nos reseñaba, en la presentación de la serie que tuvo lugar en la edición madrileña del Serielizados Fest, que “sus rivales manifestaban que cada uno de los golpes de Monzón hacían daño, incluidos esos golpes que en boxeo se lanzan para mantener la distancia y posicionarte, para que nos hagamos una idea de lo que hacia este hombre encima del ring. Monzón, acababa sus peleas con las muñecas fisuradas. Era uno de los boxeadores que mejor posicionaba los pies, provocando ello que pudiese golpear hasta tres veces más fuerte”.

Lo hermoso de esta serie es que comienza con el asesinato y desde este punto de inflexion, en lo más alto de su vida, nos trasladamos a su infancia, a su vida como adolescente (cuando comenzó a boxear)… todos los episodios más importantes de su vida, hasta su muerte.

Los sinsabores de la vida, sus tragedias, sus penas… y también la fama, le arrancaron a Carlos Monzón de su higiene emocional y a través de 13 capítulos podremos idolatrar a un campeón, a la vez que juzgamos a un asesino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>