“Temple” es un adictivo thriller que pone a prueba los límites de la moral y la ética

templeMuchas veces soy de los que se pone en guardia cuando leo palabras como remake, adaptación o reinvención en el mundo de la ficción televisiva. Es habitual que la industria televisiva norteamericana, se haga con los derechos de éxitos europeos para versionarlos, aunque la experiencia no ha solido ser satisfactoria, con ejemplos como los de “Gracepoint” y “Life on Mars” para demostrarlo. El pasado 17 de septiembre se estrenaba en España de la mano de Sky “Temple”, adaptación británica de la serie noruega “Valkyrien”. Y aunque reconozco que tenía mis dudas, la serie protagonizada por Mark Strong, mejora y mucho lo ofrecido por la versión original, al menos en sus dos primeros episodios.

Estrenada en España, en noviembre de 2017 por Filmin, “Valkyrien” había sido todo un éxito en Noruega, tanto de público como de crítica, alzándose con tres Golden Screen, incluido el de mejor serie dramática. Y, sin embargo, a pesar de venderse como la respuesta escandinava a “Breaking Bad”, la serie creada por Erik Richter Strand demostró no estar a la altura de las expectativas y a pesar de su interesante premisa, está terminaba derivando en un sinsentido del que ya hablé en su día en este mismo blog.

temple3Ahora llega a nuestras pantallas dos años después, una nueva versión, en este caso británica que ha corrido a cargo del guionista Mark O’Rowe y que ha contado con la participación de Strand, creador de la serie original. Esta adaptación que se compone de ocho episodios, parte de la misma premisa que la ficción noruega, pero con algunos matices que han enriquecido y mejorado, tanto el guion de la serie como el ritmo narrativo de la misma.

“Temple” cuenta la historia de Daniel (un magnífico Mark Strong), un importante cirujano que se enfrenta a una tragedia personal. Su esposa Beth (Catherine McCormack), investigadora médica, padece una enfermedad terminal. Los intentos de ambos por encontrar una cura son infructuosos y el final se acerca sin remisión. Daniel entonces tomará una decisión que no sólo lo afectará a él y a su esposa, sino a su familia y amigos. Porque al cruzar la línea de lo que es éticamente aceptable, no habrá vuelta atrás en su búsqueda de una cura.

temple2La acción de la serie nos traslada al subsuelo de Londres y a la estación de metro de Temple. Allí Daniel abre una clínica ilegal para tratar a personas que no pueden o no quieren estar en el sistema, y así poder pagar los gastos que conlleva la investigación de la cura para salvar a su esposa. Con él trabaja Lee (Daniel Mays), un hombre solitario que se prepara para el fin del mundo. Junto a ellos encontraremos a Anna (Carice van Houten), amiga de Daniel y Beth que se involucrará a su pesar en este mundo de moral dudosa y ética cuestionable.

En los dos primeros episodios de “Temple” encontramos similitudes argumentales con “Valkyrien”, ya que la base de la historia es la misma y utiliza de forma acertada el recurso del flashback para darnos una explicación a lo que está sucediendo en el presente. Y aunque la premisa es idéntica, como he comentado antes, ciertos aspectos enriquecen el guion, dotando a los personajes de una profundidad y unas motivaciones de las que adolecía la serie original.

temple4¿Hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar por salvar a la persona que amamos? ¿Estaríamos dispuestos a infringir la ley sin cuestionarnos las consecuencias? Estas son algunas de las preguntas que nos plantea de inicio “Temple” que pone a sus protagonistas en la tesitura de elegir un camino, mientras que a nosotros como espectadores nos hace pensar sobre que opción elegiríamos. La serie nos muestra el miedo de Beth (McCormack) no a morir, sino a ser una carga, a no poder valerse por sí misma cuando su salud empeore. Dejar de ser una persona con capacidad de decisión es su mayor miedo y ahí entramos en uno de los dilemas morales que plantea “Temple”. ¿Qué haríamos nosotros en esa situación? ¿Seríamos capaces de respetar los deseos de nuestra pareja o lucharíamos hasta el final? ¿Seríamos egoístas por hacerlo o es que nos sentimos culpables sino lo hacemos?

“Temple” se presenta, en definitiva, en sus dos primeros episodios, como un thriller adictivo, que sube el nivel con respecto a la serie original. Y lo hace gracias a un guion que dota de mayor profundidad a los personajes (con secretos que ocultar), que se ven enfrentados a la culpa, a las apariencias, al dolor de la perdida y poniendo en tela de juicio su propia moral. Con la muerte y como sobrellevarla muy presente en su desarrollo, “Temple” nos deja con ganas de ver más y saber si las buenas sensaciones que transmite de inicio, se mantienen en los siguientes episodios.