Entrevistamos a Miguel Ángel Silvestre, que se pone en la piel de Pablo Ibar en “En el corredor de la muerte”

silvestrecorredor

Este actor valenciano que se dio a conocer con el papel de “El Duque” en la serie “Sin tetas no hay paraíso”, es hoy el encargado de interpretar en “En el corredor de la muerte” a Pablo Ibar, un español condenado a muerte por un triple asesinato, que según Miguel Ángel Silvestre no cometió. El conocido y exitoso actor, defiende firmemente la inocencia de Pablo tiene muchas ganas de decirle que confía en él.

Después de haberte metido en la piel de Pablo Ibar y de llevar a cabo una investigación tan profunda en la que además, has llegado a la conclusión de que es inocente ¿qué es lo que más te ha costado grabar?

Miguel: A partir del segundo capítulo ya se puede ver toda la injusticia que él ha vivido dentro de la cárcel. Casi todas las escenas hablan de esa tropelía. Yo no creo que haya una escena más o menos difícil, porque mi labor es interpretar como él vivió esos momentos.

He sentido la angustia que puede sentir un preso en una celda, aunque mi celda nunca estaba cerrada, era la cuarta pared, donde yo tenía el cariño y el apoyo de mis compañeros. Entonces nunca podré sentir, el dolor de un preso, ni lo que ellos llegan a sufrir realmente. Nuestra labor ha sido intentar representar esa angustia, esa injusticia que ha vivido él durante todos estos años.

¿Emocionalmente has sido capaz de desconectar una vez terminada la sesión de rodaje?

Lo bueno de esta serie es que el rodaje solo ha durado dos meses. Después intentas volver a tu vida; te rodeas de tu familia y tus seres queridos. Esta serie requería de mucha disciplina con los acentos y las expresiones, y una vez termino lo que hice y creo que me sentó muy bien, fue irme con mi familia a Benicasim, con mis sobrinos y con mi madre, las emociones se van diluyendo.

¿La familia de Pablo Ibar está contenta con la repercusión que ha tenido la serie?

Imagino que si, mi madre y yo nos hemos hecho de la asociación de Pablo Ibar y hemos apoyado económicamente su causa; creemos firmemente en ella. Mi madre tiene la alarma en Google, para que cada vez que se hable de Pablo Ibar, le lleguen las notificaciones, lo ha vivido muy de cerca y con muchísimo interés

Nos has comentado que te gustaría mucho conocer a Pablo Ibar, ¿cómo te imaginas una conversación con él?

Me emociona mucho, en el sentido de que no sabría muy bien qué decirle. Creo que empezaría por comentarle que confío en él y que en España mucha gente también. Pero tampoco le haría muchas preguntas, porque es un terreno muy delicado. Estaría ahí un rato y le dejaría hablar.

¿Ese acento latino con el que hablas en la serie, te sale natural o lo has tenido que trabajar?

Han sido muchas horas de trabajo en un periodo muy corto. Hice un viaje a Cuba, que creo que me ayudó mucho a la hora de interpretar la expresión de Pablo. Un acento no es solo el tono de voz, si no todo lo que conlleva; al fin y al cabo es una personalidad.

Fueron muchas horas de trabajo, y rodearme de un equipo muy bueno me ayudó. Geo es un actor cubano que vive en Madrid, que me ha estado ayudando con la dicción y con todas las escenas. En el rodaje siempre lo tenía y me iba guiando. Pero sí, era siempre mi voz.