“El tiempo de la felicidad”: cuando los sueños se hacen realidad

eltiempodelafelicidadYa no es raro tener una conversación seriefila en la que se hable de series que no son norteamericanas. Con el boom de las plataformas de streaming, se ha convertido en algo normal que además de tener acceso a la ficción anglosajona (metamos en el mismo saco a la británica e irlandesa), podamos visionar series que nos llegan de todos los rincones del mundo. Y del norte de Europa, más concretamente desde Noruega, cada vez son más las producciones de gran calidad que llegan a España. La última en hacerlo, de la mano de Filmin (que acumula cada vez más un excelente catálogo de series) ha sido “El tiempo de la felicidad”, un excelente retrato sobre los cambios que vivió Noruega a finales de los 60, gracias al boom del petróleo.

Desde el thriller político “Occupied”, pasando por el nordic noir de “Borderliner”, hasta la pequeña joya que es “Young and Promising”, son algunos ejemplos de series noruegas que hemos podido ver en España últimamente. Gracias a estas ficciones, un país como Noruega que para el gran público español era un gran desconocido, se nos ha hecho más cercano. Ya no sólo podemos hablar de este país escandinavo por sus logros deportivos, ya sea en la Champions con el Rosenborg o en los deportes de invierno. Fuera tópicos. Esos que marcan a una sociedad y que no siempre son fáciles de sacarse de encima. Pero gracias a la ficción televisiva podemos descubrir otras culturas, otras sociedades. Ampliando así nuestra estrechez de miras. Y, por ejemplo, gracias a “El tiempo de la felicidad”, podemos conocer un momento histórico para un país como Noruega, cuya economía se encontraba en crisis y con una gran deuda externa y que, gracias al descubrimiento de importantes pozos de petróleo en el Mar del Norte, consiguió dar un salto cualititavivo hacia el estado del bienestar.

eltiempodelafelicidad2“El tiempo de la felicidad” nos traslada hasta el año 1969 en el pequeño pueblo costero de Stavanger (Noruega). Diversas compañías petrolíferas de todo el mundo han realizado perforaciones en el Mar del Norte, pero al no haber encontrado nada, están pensando en abandonar el lugar. El día de Nochebuena, Phillips Petroleum, una empresa estadounidense, logra encontrar el yacimiento petrolífero más grande de la historia. La vida en Stavanger, hasta la fecha un pueblo dedicado a la pesca, con un fuerte carácter religioso y que sufría una grave crisis económica, va a dar un giro de 180 grados y Noruega experimentará un cambio sin precedentes en su avance hacia el estado del bienestar y la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Con una excelente ambientación, la serie creada por Mette M. Bølstad (Nobel) es capaz de hacernos viajar en el tiempo a un momento clave de la historia de Noruega. Y lo hace a través de las vicisitudes de cuatro jóvenes, los noruegos Anna, Christian y Toril y el estadounidense Jonathan, que serán no sólo testigos del milagro noruego sino participes del mismo. Sus relaciones, sus sueños, sus tragedias y sus vivencias serán claves para que como espectadores nos zambullamos en la narración.

A lo largo de los 8 episodios de los que consta la primera temporada de “El tiempo de la felicidad” conoceremos a Anna (una espléndida y maravillosa Anne Regine Ellingsæter), hija de un granjero que gracias a su dominio de los idiomas ha logrado un puesto en el ayuntamiento; a su novio Christian, heredero de un magnate pesquero de Stavanger que ha decido trabajar en la industria petrolífera para alejarse de la presión familiar; a Toril, una joven trabajadora pesquera que se quedará embarazada de un empresario estadounidense con tan sólo 17 años y que será repudiada por su familia y la congregación religiosa a la que pertenece; y Jonathan, abogado estadounidense de la compañía Phillips Petroleum que ve en el descubrimiento del yacimiento petrolífero una oportunidad para ascender en su empresa, pero que descubrirá que hay algo mucho más fuera de los despachos y las reuniones ejecutivas.

eltiempodelafelicidad3Considerada una de las series más caras de la historia de la televisión noruega, “El tiempo de la felicidad” ganó en 2018, los premios al Mejor Guion y a la Mejor Música en el Festival de Series de Cannes (Canneseries). Sin duda, unos premios bien merecidos para una serie llena de optimismo a pesar de las adversidades y tragedias a las que se enfrentan los protagonistas. Es algo a destacar, porque a lo largo de sus 8 episodios hay momentos de sufrimientos, surgen disputas y enfrentamientos, tienen lugar hechos trágicos que en otros casos llenarían de oscuridad y opresión el desarrollo de la serie. Y, sin embargo, en “El tiempo de felicidad”, todo es luminoso. Porque a pesar de las adversidades, la serie destila esperanza y optimismo. Sus personajes aceptan los cambios, para crecer y evolucionar. Es algo que nos puede chocar al principio, pero afrontar el drama con la idea de superarse y no quedarse estancado, ya seas un empresario en horas bajas o una joven que ha dejado atrás su pueblo para ser alguien y prosperar, nos muestra el carácter de un país como Noruega.

Se podría tildar lo que vemos en “El tiempo de la felicidad” como una historia demasiado idealizada. Y tal vez en ciertos aspectos podría ser. Pero a pesar de esa idealización, no en balde se nos está narrando un momento clave en la historia de Noruega, la serie es capaz de “sacar los trapos sucios” de una sociedad aparentemente perfecta. En una época de cambios y crisis, y a pesar de la igualdad y la socialdemocracia, existen las diferencias entre ricos y pobres. Siempre ha habido clasismo y siempre lo habrá. Y eso lo vemos reflejado en esta ficción que retrata perfectamente que los ricos siempre ganan, a pesar de todo. También hay tiempo para mostrarnos la lucha entre el progreso y la tradición, apostando por demostrar que no importa donde hayas nacido, ya que siempre es posible cambiar tu destino y mejorar para ser alguien diferente de lo que se espera ti. Mostrándonos además como la mujer se fue haciendo con un papel preponderante en la sociedad noruega, dejando atrás las cavernas del machismo y la religiosidad mal entendida.

eltiempodelafelicidad4Con una excelente banda sonora, con grandes canciones de la época, “El tiempo de felicidad” es un maravilloso viaje al pasado reciente de un país como Noruega, cuyo triunfo no fue el descubrimiento de un gran yacimiento petrolífero, sino en hacer partícipe a todo el país de tan gran hallazgo. Y eso es capaz de mostrarlo esta serie, que nos hace soñar con tiempos felices, llenos de prosperidad y optimismo. Si sois suscriptores de Filmin, no dudéis en verla. ¡El viaje valdrá la pena!.