“Striking Out”: cuando la sencillez no está reñida con la calidad

strikingoutParece que no hay series que comentar. ¡Tantos estrenos! ¡Tantas novedades! Y yo con la mente puesta en series que se estrenaron hace meses. Pero no puedo evitarlo. Y aunque tengo varios visionados pendientes, ahora que Sundance TV ha incluido en video bajo demanda (al menos en Movistar+) muchas de series, creo que es el momento de recuperar una serie como “Striking Out”. Una de esas ficciones televisivas que empiezas no sabes muy porque y que acabas devorando sin parar, echando de menos a sus protagonistas cuando se acaba, queriendo saber que ha sido de sus vidas.

“Striking Out” nos lleva hasta Dublín, para conocer Tara Rafferty (Amy Huberman), una joven abogada que parece tenerlo todo en la vida. Un buen trabajo en un prestigioso bufete y a las puertas de una boda con un guapo abogado (hijo del dueño del bufete en el que trabajan ambos). Sin embargo, la noche de la despedida de soltera todo se rompe. Un proyecto de vida queda truncado (tranquilos no es spoiler, ya que así empieza la serie), al descubrir que su prometido la engaña con una compañera de trabajo. Tara decide entonces romper con su pasado, abandonando a su prometido y dejando su trabajo, para establecerse por su cuenta, como asesora en derecho de familia y divorcio.

strikingout2No sé por qué, pero las series de abogados (sin ningún carácter peyorativo) me (nos) han fascinado desde siempre. Las exposiciones de abogados y fiscales, los interrogatorios que podían decidir un veredicto, los giros dramáticos para presentar la prueba que puede cambiar el signo del juicio. En eso sin duda los americanos y su sistema judicial dan mucho juego. En el caso de los anglosajones, la cosa varia un poco. Esos jueces con peluca nos descolocan a todos y los abogados con esas túnicas negras (como ocurre en el sistema judicial español) te dejan fuera de lugar. En Irlanda no hay pelucas, pero si túnicas negras y un sistema judicial algo particular, que tranquilos, no voy a desgranar aquí. Básicamente porque más allá de que la protagonista sea una abogada que busca nuevos objetivos en la vida. “Striking Out” es mucho más que una simple serie de abogados ya que está ficción creada por James Phelan se centra en como una vida aparentemente idílica y perfecta, puede cambiar de golpe, de la noche a la mañana. Y aunque de buenas a primeras, pueda parecer el principio del fin, se demuestra que tal vez la caída hace que te levantes con más fuerzas y las ideas más claras.

A través del personaje de Tara, veremos como lo que le ocurre, influye en las personas que conoce como a las que irá conociendo mientras ejerce como abogada independiente. Ahora que ya no trabaja para una gran firma de abogados, su labor se convertirá en una lucha de David contra Goliath. En una batalla que le abrirá los ojos a que los poderosos siempre intentarán estar por encima de los demás, cueste lo que cuesta. Y esa influencia tras el giro radical en la vida de Tara lo veremos reflejado primero de todo en sus padres, él un importante juez, ella una mujer que sigue sin comprender porque su hija no ha perdonado a su prometido. Mientras que en su nuevo trabajo recibirá la ayuda de su mentor Vincent (Neil Morrisey, “Line of Duty”) y de Meg (Fiona O’Shaughnessy, “Utopia”), gurú de la tecnología y detective privado, que compagina su trabajo de investigadora con el cuidado de sus hijos. Además, Tara acogerá a Ray (Emmet Byrne, “Lore”) un joven delincuente al que nuestra protagonista salva de ir a la cárcel y que se convertirá en el cuarto mosquetero de este grupo de idealistas.

strikingout3Y aunque aparentemente “Striking Out” parezca una serie ligera, sin dramas innecesarios. No es así. A lo largo de sus dos primeras temporadas (que se pasan en un suspiro), la serie trata temas tan delicados como los relacionados con la custodia de los hijos tras un divorcio complicado, la violencia de género, la corrupción política o la prevaricación judicial. Siempre recorriendo una luminosa y brillante Dublín (como un perfecto reclamo turístico), en la que apenas llueve, pero que también nos muestra las luces y las sombras de la sociedad occidental. Unas sombras que intenta combatir una abogada idealista a la que da vida Amy Huberman, actriz muy popular en Irlanda y cuya interpretación de Tara Rafferty le valió el premio a mejor actriz en los Irish Film & TV Awards de 2017.

Es posible que “Striking Out” no sea de esas series de las que habla todo el mundo. Tal vez se quede fuera esas listas anuales que todos hacemos con nuestras series favoritas. Pero esta serie irlandesa es capaz, no solo de ser un estupendo entretenimiento, sino también de hacernos pensar. Y lo hace a través de los casos que se plantean en cada episodio, que se mezclan con la vida personal y profesional de la protagonista, que se verá involucrada en una historia sobre corrupción política que terminará afectando sin remedio a las personas que conoce. Así que, si tenéis tiempo, ahora que el volumen de estrenos y novedades ha disminuido, dadle una oportunidad a “Striking Out”. ¡No os arrepentiréis!