“Instinto”: mucho sexo y pocas nueces

instintocriticaEste viernes se estrena “Instinto”, nueva serie original de Movistar+, producida junto a Bambú Producciones y que protagoniza Mario Casas, en un papel que significa su regreso a la televisión. Una serie que se ha vendido como un thriller erótico de alto voltaje que quiere ser muchas cosas pero que tras su hermoso envoltorio, solo nos enseña una serie vacía y sin fundamento.

“Instinto” se centra en Marco Mur (Mario Casas), el hombre más deseado del momento. Un joven empresario que lidera una de las compañías tecnológicas más exitosas del panorama internacional, que acaba de presentar su proyecto de un coche eléctrico propulsado por turbinas que convierten el viento en energía, con el que espera cerrar un acuerdo multimillonario con un adinerado empresario qatarí. Sin embargo, a pesar de su popularidad, y al contrario que Diego (Jon Arias, su amigo, socio y compañero de estudios), Marco no es un hombre que destaque por su vida social. Es un solitario al que nadie consigue acceder desde un lugar íntimo, más allá de su psicóloga, Sara (Miryam Gallego), de la que es emocionalmente dependiente. Para Marco sus únicas vías de escape son el deporte y un club privado. En él, cada individuo se preocupa solamente de recibir placer y dar rienda suelta a sus sueños más eróticos, sin temor a enamorarse, ya que allí todo el mundo lleva el rostro oculto.

instintocritica2Todo cambiará con la aparición de dos mujeres en la vida de Marco que romperán su maltrecho equilibrio emocional. De una parte, conoceremos a Eva (Silvia Alonso), una joven y ambiciosa ingeniera con mucho que ocultar. Y de otra, llegará una mujer de su pasado, que desestabilizará su vida por completo y la relación que mantenía con su hermano José (Óscar Casas), un joven de 18 años con autismo, que desde hace seis meses recibe los cuidados de Carol (Ingrid Garcia-Jonsson), una joven muy especial.

Así comienza a grandes rasgos “Instinto” que a lo largo de sus dos primeros episodios intenta mostrarnos la angustia emocional que vive el personaje interpretado por Mario Casas. Un personaje asocial, que solo vive para su trabajo y que desahoga toda su rabia interior en el deporte y en ese club mencionado más arriba. Un club al estilo de “Eyes Wide Shut”, la película de Kubrick. Un club donde cualquier fantasía sexual puede ser satisfecha y en él nos introducimos (virtualmente malpensados) a través de imágenes que invitan al espectador a la ensoñación, con una música envolvente (de la que volveré a hablar luego), en un cóctel que no termina de transmitir.

instintocritica3“Instinto”, según varias declaraciones del propio Mario Casas, se adentra en el thriller psicológico y tomando como referentes “Nueve semanas”, “Shame” o “American Psycho”. Y es cierto que tiene un poco de todos estos films, al igual que de “50 sombras de Grey”, de la que también toma prestados ciertos aspectos. Esto en si no es un defecto. Tomar “prestados” ciertos elementos de diversas películas y series para crear tu propia historia está a la orden del día y si fuera censurable, Tarantino no sería un director de éxito. El problema a mi juicio, se encuentra en lo que la serie de Movistar+ no consigue transmitir. Y aquí hablo como espectador, no como crítico que pueda tener la varita mágica del éxito. Es innegable que la factura técnica de “Instinto” es impecable, aun mas, es de gran nivel. Tiene un bonito envoltorio, con ideas interesantes pero que terminan perdidas de camino al espectador que tiene recibirlas.

instintocritica4¿Por qué ocurre esto? A mí como espectador, si hablamos de un thriller que es como se presenta “Instinto”, este tiene que engancharme desde el primer minuto. Esta misma semana os he hablado en este Blog de “Mrs. Wilson”, una estupenda miniserie británica, con un punto de partida aparentemente anodino y “normal”, que desemboca en una apasionante y absorbente historia. Con cuatro pinceladas y un reparto en estado de gracia, todo es más fácil. Y, sin embargo, cuando te sientas a ver “Instinto”, todo lo que debería engancharte como espectador, no lo hace. ¿Es por el club exclusivo del sexo lleno de cuerpos perfectos y de música sugerente? ¿Son ciertas interpretaciones que se quedan en el cliché erótico festivo del thriller de los 90? ¿Es la interpretación de Mario Casas y que no termina de transmitirnos esa lucha interior por un pasado que le atormenta? En mi caso ha sido un poco de todo.

“Instinto” pretende provocarnos como espectador tensión a cada minuto, con una música envolvente, repetitiva, que evoca a los thrillers eróticos de los 90 que tan de moda puso “Instinto Básico” y que se continuaron en films como “Malicia”, “Análisis Final”, “Dobles parejas” o “Sliver (Acosada)”. Y, sin embargo, esa música que me recuerda en exceso a la banda sonora creada por Jerry Goldsmith, sólo consigue sacarme de la trama, haciendo que todo se vuelva forzado y demasiado previsible. Pero no todo va a ser malo en “Instinto”, ya que, si bien es cierto que la parte de thriller no termina de funcionar, ni de enganchar. Siendo además poco creíble todo el apartado de triángulo amoroso que se insinua en el comienzo. Donde mejor funciona “Instinto” es cuando nos presenta la historia de Marco y su hermano José (Óscar Casas) y su monitora Carol, una estupenda Ingrid Garcia-Jonsson, que es de lo mejor de la serie. Son esos momentos de intimidad, de complicidad, de comunicación entre hermanos con el personaje de Garcia-Jonsson como testigo y parte, donde desaparece ese tono de thriller forzado y asistimos a los mejores momentos de la serie.

instintocritica5Es evidente que Mario Casas tiene su público y que no dudo que “Instinto” tendrá unos picos muy altos de visionados en Movistar+. Sobre todo, por según que escenas en las que participa el actor. Pero a mí como espectador no es una serie que me haya terminado de convencer. Ya sea por no haberme transmitido todo lo que pretendía, ya sea por unos personajes (salvo alguna excepción ya mencionada) que están llenos de clichés o por un guion que te distrae de lo importante y hace que pierdas el hilo de la historia. Sin duda que es muy encomiable el esfuerzo de Movistar+ por la producción propia de series en los últimos años. Y aunque es cierto que series como “Instinto” habrían sido impensables en España hace unos años, pero está se encuentra muy lejos de lo que han significado a todos los niveles series de Movistar+ como “El día de mañana”, “Gigantes”, “Mira lo que has hecho” o “Arde Madrid”.

Un pensamiento en ““Instinto”: mucho sexo y pocas nueces

Los comentarios están cerrados.