“Mira lo que has hecho” se supera a sí misma con una gran segunda temporada

miraloquehashechoEste viernes 22 de febrero, vuelven a Movistar+ las desventuras de Berto (Berto Romero) y Sandra (Eva Ugarte), con el estreno de la segunda temporada de “Mira lo que has hecho”. Si su primera temporada significó una agradabilísima sorpresa entre tanta oferta seriefila, en la que veíamos como la pareja formada por Berto y Sandra (Eva Ugarte), afrontaban la aventura de ser padres por primera vez, consiguiendo arrancarnos por igual un buen montón de risas y alguna lágrima. Ahora, llega su segunda entrega mejorando todo lo que vimos el año pasado, potenciando sus virtudes y ampliando aún más las situaciones que una pareja de padres, ya no tan primerizos, deben afrontar para seguir como el primer día: felices sin tirarse los trastos a la cabeza. Y esta vez lo consigue convirtiendo la serie en una tragicomedia, consiguiendo que riamos en algún momento a carcajada limpia, pero enfrentandonos a ciertos golpes de cruda realidad con los que todos nos podremos sentir identificados.

En esta segunda temporada, Javier Ruiz Caldera (Superlópez, Anacleto: agente secreto) sustituye a Carlos Therón en la dirección de la serie y se han incorporado dos reconocidas actrices que amplían el abanico de relaciones de Berto y Sandra. Me refiero a Belén Cuesta (Paquita Salas, La Llamada) en el papel de la actriz compañera de Berto en la serie que graba, y Nuria Gago (Amar es para siempre, MIR) como Bego, amiga de Sandra. Además, contaremos con un cameo muy especial (y especialmente desternillante) de Andreu Buenafuente.

miraloquehashecho2Reconozco que no he sido nunca muy fan, de ese tipo de series que mezclan realidad y ficción, enfrentando a sus personajes protagonistas con situaciones de la vida cotidiana que terminan provocándoles, en la mayoría de los casos, momentos de pura vergüenza ajena. Ese tipo de series tan alabadas por la crítica especializada (¿soy yo de esos?) como “Larry David” (Curb your enthusiasm) o “Louie”, que enfrentaban a sus protagonistas famosos, con elementos cotidianos que rayaban el surrealismo, se han puesto como ejemplo y comparación con lo hecho y visto en “Mira lo que has hecho”. Pero, inspirado o no en estos referentes, sus guionistas han aumentado, si cabe, los momentos dramáticos apuntados en la primera temporada (con el fallecimiento del padre de Berto sobre todo) y han extremado las situaciones hilarantes (que podrían parecer a muchos irreales) del día a día de una pareja con hijos, que se enfrentan a una crisis.

Si en la primera temporada, esa hilaridad partía del día a día de dos padres primerizos y de cómo se enfrentaban a situaciones que parecen fáciles de llevar. ¡Esos grupos de Whatasp de padres tienen más peligro que las grabaciones de Villarejo! ¡Y seguro que tú también conoces a alguna pareja de padres perfectos que parecen salidos de un anuncio de All Bran y a los que no tragas! La segunda temporada comienza con un bombazo: Berto y Sandra van a ser de nuevo padres, pero esta vez de gemelos. ¡Toma castaña! Y, además, Lucas, su primogénito, cada vez requiere más la atención de sus padres (va a dejar de ser el niño mimado de la casa), y Berto está en medio del rodaje de uno de los proyectos más importantes de su carrera profesional: una serie sobre paternidad (¿os suena verdad?).

De esta forma, en esta nueva temporada de “Mira lo que has hecho”, se juega con mezclar ficción y realidad, mostrándonos escenas del rodaje de la serie que ya vivimos el año pasado, pero ahora con otros personajes (impagable la presencia de Antonio Resines). Una serie dentro de otra serie. Un juego de espejos donde ver reflejada la realidad, primero de Berto Romero, como personaje público que intenta labrarse un camino, no sólo como cómico y presentador, sino como un actor que quiere que se le tome en serio (¡vale, no ha ganado el Goya, pero casi!). Y, en segundo lugar, esta vez además de la paternidad, en esta nueva temporada se nos habla de la pareja, de la rutina del día a día, de las obligaciones que no somos capaces de aparcar o de dejar a un lado. De buscar tiempo para uno y para el otro, sin encontrarlo. En cómo, aunque los días tengan 24 horas, nos faltan minutos y segundos para hacer todo lo que queremos o simplemente pensamos que podríamos estar haciendo, solos o con nuestra pareja.

miraloquehashecho3Parecía imposible mejorar lo visto en su primera temporada. Pero en esta segunda, “Mira lo que has hecho” se ha superado, conjugando comedia y drama a la perfección. Siendo, además, más bestia, más atrevida. Reconozco que cuando me reído, lo he hecho a carcajada limpia. En otros momentos he sonreído, con esa sonrisa cómplice del que ya ha escuchado la historia y es el único que la comprende. Y hasta he sufrido, siendo testigo de esos momentos en los que la pareja parece romperse, en la que los recuerdos de un pasado (que siempre parece mejor) se cruzan con la realidad del día a día que no siempre es agradable. Y todo esto lo consigue, gracias a la química de los protagonistas y sobre todo, gracias a una inconmensurable Eva Ugarte, que en esta segunda temporada está que se sale. Nominada a los Feroz como mejor actriz protagonista de una serie, Eva Ugarte hace suyo aún más si cabe el papel de Sandra. Una madre trabajadora, que debe cuidar de su hijo de tres años, llevar la casa y afrontar las ausencias continuadas de su marido, que anda inmerso en el rodaje de una serie sobre la vida de ambos y donde este se siente más a gusto que en su vida real.

De ese miedo al fracaso en la vida, por pensar que no serás capaz de llevar todo para adelante. De las crisis de pareja, de la identidad personal, de los amigos y de ti mismo que ya no tienes edad para según que fiestas. De eso trata en esta segunda temporada “Mira lo que has hecho”, siempre desde el humor, pero con toques de drama que ponen el contraste agridulce a una vida, la de Berto y Sandra, que puede ser como la tuya y la mía. La de cualquier pareja que se enfrenta al día a día de las obligaciones, de los madrugones y del trabajo y las hipotecas. Aunque si es con un poco de humor, mucho mejor. Y en eso, la segunda temporada de “Mira lo que has hecho”, te dejará con la sensación de que, tras la tormenta, siempre sale el arcoíris y que, a pesar de los golpes, hay que seguir adelante con una sonrisa en los labios.