“Pequeñas coincidencias”, una comedia romántica muy paternal

pequenascoincidenciasAmazon Prime Video estrena en exclusiva Pequeñas coincidencias, una sitcom española compuesta por ocho episodios de 50 minutos, que después de su estreno en Amazon Prime Video será presentada en Atresmedia Televisión.

Esta serie, dirigida por Javier Veiga, cuenta la historia de Javi (Javier Veiga) y Marta (Marta Hazas), dos personajes muy diferentes pero con algo en común: su deseo de ser padres.
Marta es una mujer de 37 años, emprendedora, con una relación estable, que un día descubre que quiere ser madre, eso la llevará a replantearse muchas cosas, incluida su relación. Por su parte Javi es un hombre de 40 años, un Don Juan con miedo al compromiso altamente exitoso.

Esta comedia romántica, al igual que muchas veces en la vida real, está contada al revés: los protagonistas no toman la decisión de tener hijos debido al profundo amor que sienten por su pareja, si no que su deseo de ser padres los lleva a seleccionar al mejor candidato como si de un casting se tratase. Esto, que en principio podría ser un acierto, ya que podría hacer sentir identificada a mucha gente, la forma en la que está planteado no lo es tanto. El deseo de ambos de ser padres viene debido a que sus futuros hijos no natos se les presentan (cual entes a los que sólo ellos pueden ver) exhortando a los protagonistas a buscar a su futuro progenitor, antes de que se le pase el arroz.

Como puntos a destacar hay que decir que es una serie fácil de ver, comercial y muy actual. La forma en la que están planteadas las relaciones es un acierto: muestran el importante papel que tienen las redes sociales a día de hoy para conocer gente, y el contraste con alguien divorciado acostumbrado a relacionarse “a la vieja usanza”. Plantean el debate de qué es primero, el huevo o la gallina. ¿El amor viene con el roce o surge de forma espontánea y se consolida con el tiempo?

Para aquellos que se sientan atraídos por la sinopsis, les recomendaría que tuvieran paciencia, ya que el primer capítulo es excesivamente introductorio (tarda en arrancar) y eso en un capítulo de 50 minutos se nota. No es una serie para meterse en vena, de las que necesitas con urgencia el siguiente capítulo. Es una serie fácil de ver, que puede valer para pasar el rato.