“Gigantes”: la familia por encima de todo y de todos

gigantesMovistar+ sigue con su apuesta por la producción propia en el campo de la ficción televisiva. Y así, tras el estreno en septiembre de la segunda temporada de “Velvet Colección” y la versión de la serie juvenil “Skam”, llega este viernes al completo (con preestreno del primer episodio en #0 el jueves) “Gigantes”, la incursión de Enrique Urbizu en el universo de las series. Y a priori, nos encontramos ante un thriller donde la familia Guerrero es el principio y el fin, el todo y la nada en una serie que se maneja con un estilo narrativo clásico.

El eje central del inicio de “Gigantes” es José Coronado, quien durante el primer episodio hace suyo el personaje de Abraham Guerrero, amo y señor del destino de sus tres hijos. Despiadado con el enemigo y aún más si cabe con sus propios hijos, a quien ha educado sin la presencia de su madre desde la infancia. Fomentando entre ellos la violencia y la competitividad hasta el extremo. “Como unos perros que luchan por un hueso”. Así los define el propio Abraham en un momento del episodio. Y lo hace sin medias tintas, porque lo piensa y lo hace con orgullo. Con el orgullo malentendido de un padre egoísta, autoritario, posesivo y sin corazón. Un padre que además es un capo de la droga. El amo y señor del lugar, inmerso en una guerra de clanes y que maneja con puño de hierro las vidas de los habitantes del barrio.

Este es el personaje al que da vida José Coronado. Un tipo de personaje que no le es ajeno y al que le hemos visto interpretar en otras ocasiones. No en balde, podemos encontrar bastantes semejanzas con aquel Santos Trinidad de “No habrá paz para los malvados” que dirigió y escribió el propio Enrique Urbizu y que tantos premios cosechó en 2012. Incluso podríamos comparar su personaje con el de Nemo Bandeira de la recientemente estrenada en Telecinco “Vivir sin permiso”. Sin duda, parecidos razonables de un mismo tipo de personaje que Coronado sabe llevar como nadie y que en el caso de “Gigantes” (al menos en su primer episodio) hacen que no despegues la vista de la pantalla.

gigantes2Frente a él, frente al patriarca están sus tres hijos, a los que ha enseñado a ser como él. Es decir, despiadados, crueles, sin corazón. Daniel (Isak Férriz) es el hermano mayor y es el segundo de su padre. Pero a la vez quiere su sacar su propia tajada, fuera del control de su progenitor, buscando vías de contrabando diferentes a las que usa su padre que considera ancladas en el pasado; Tomás (Daniel Grao), es el hijo mediano. Con una hija y su mujer gitana embarazada de un niño, es el más sofisticado de los hermanos. Amante del arte, sabe manejarse en el mundo de las finanzas y busca una vida mejor para él y su familia, alejado de la cochambre del barrio que le vio crecer. Y, sin embargo, al igual que sus dos hermanos, se ve obligado a vivir y a cenar todos juntos en la casa familiar. Como una familia bien avenida; acaba el trio de hermanos con Clemente (Carlos Librado “Nene”), un joven ingenuo, que sueña con ser boxeador profesional y vivir con su novia de toda la vida, alejado de los negocios de su padre y de sus hermanos.

El primer episodio de “Gigantes” se hace corto, sobre todo gracias al personaje de José Coronado que sostiene con su presencia gran parte de la trama del mismo. Somos testigos de su carácter despiadado y cruel, ya sea con amigos o enemigos. El amo y señor del narcotráfico en Madrid y de la entrada de droga a Europa, que elimina competidores y que se guía por su propio código de moral. Es decir, el no tener ningún escrúpulo, ninguna empatía y en el que sus hijos deben obedecer, oír, ver y callar.

A pesar de mis reservas iniciales, al menos su primer episodio me ha sorprendido gratamente. Tanto por su factura técnica, como por su guion y por la calidad de su reparto, en el que no sólo sobresale José Coronado. Habrá que esperar a visionar la primera temporada integra (son 6 episodios en total) a partir del viernes y ver como evoluciona la serie y sus personajes (o la ausencia de alguno) y para confirmar si estamos ante un nuevo éxito de Movistar o no. Es cierto que “El día de mañana” de Mariano Barroso dejó el listón muy alto y encontrar una serie tan redonda, como está es muy difícil. Pero “Gigantes” apunta maneras, aunque se aluda en su debe que peque de falta de innovación. Si todo fuera eso, la mitad de las series ni comenzarían a rodarse. De momento, seamos testigos de cómo la familia Guerrero se despedaza por conseguir el poder y disfrutemos desde la barrera.

Un pensamiento en ““Gigantes”: la familia por encima de todo y de todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>