“Rise” y el despertar de tu propia voz

riseLa adolescencia y sus problemas, el instituto, los profesores, el teatro, el deporte, la familia, la amistad, la música y algo de drama. Si mezclas todo esto te puede dar como resultado un revoltijo informe que invite a la lágrima fácil o por el contrario que termine convirtiéndose en una serie que te haga reflexionar, pensar, posicionarte y tomar conciencia. Con tan sólo un episodio es difícil saber qué rumbo tomará “Rise”, la gran apuesta de NBC para su midseason que este miércoles estrenó en España Movistar Series. El piloto apunta maneras y, al menos en mi caso, su inicio me ha ganado para unirme al batallón formado por los chicos del Departamento de Teatro del instituto de Stanton.

“Rise” nos traslada a una pequeña localidad de Estados Unidos y más concretamente a su instituto. Centro neurálgico de la vida de gran parte de sus habitantes, ya sean estudiantes, deportistas o profesores. Allí conocemos a Lou Mazzuchelli, profesor de literatura, esposo, padre y que se encuentra en plena crisis de los 40. La enseñanza no es fácil y menos cuando tu audiencia es adolescente. Y este profesor al que da vida de forma muy convincente Josh Radnor (alejado de su papel de Ted Mosby en “Como conocí a vuestra madre”), tras 17 años en la enseñanza siente que esta fuera de lugar y que su trabajo no ha servido para nada. ¿Cómo solucionar ese vacío personal? Hacerse cargo del Departamento de Teatro del instituto que se encuentra estancado desde hace años y conseguir despertar en el alumnado la ilusión por buscar sus sueños y su propia identidad personal.

El piloto cumple perfectamente con la función de presentar sus intenciones y a los personajes. Tal vez quiera contar mucho en poco tiempo, pero lo hace de forma convincente y en pocas pinceladas conoces las personalidades de cada uno de ellos y los problemas con los que tienen que lidiar fuera de las paredes del instituto. El profesor Mazzuchelli tiene un hijo adolescente con el que no sabe comunicarse; Simon vive en una familia conservadora y religiosa con la que no puede afrontar su propia identidad; Robbie es la estrella del equipo de fútbol americano del instituto, que se debate entre su futuro académico como deportista y su recién descubierto amor, por el teatro. Y al que como bien le recuerda su madre: “La vida es muy corta y debe escuchar su propia voz”; Michael es un chico transexual que ha dado un paso al frente para decir quien es; Lylette vive a la sombra de su madre en todos los sentidos y en el departamento de teatro descubre que tiene su propia voz para definirse como persona… Es decir, como veis, problemas que hemos podido ver en otras series de instituto, aquí tratados a través del montaje del musical “Spring Awakening” (ganador del Tony a mejor musical en 2007). Una polémica obra que aborda la represión sexual y emocional a la que se ven sometidos unos jóvenes en la Alemania del siglo XIX. Sin duda un catalizador para explorar las emociones y las personalidades de los protagonistas y de la sociedad que los examina.

rise2“Rise” en su primer episodio nos enseña el idealismo del profesor Mazzuchelli que choca frontalmente con la realidad del instituto. ¿Qué es más importante, hacer que los alumnos tengan sueños y los hagan realidad o que el equipo del instituto gane partidos? Pan y circo. Una realidad que vivimos en cualquier sociedad, incluida en la nuestra. Frente a un profesor que intenta influir en sus alumnos, dejar huella en sus vidas y que estos busquen su propia voz, encontramos la hipocresía de una sociedad que antepone el deporte a la educación, el dinero a la realización personal y que en este piloto representan el director del instituto y el entrenador del equipo de fútbol.

Cuando leí sobre “Rise” antes de su estreno, los comentarios se centraban en la música y su posible parecido con “Glee”, aunque otros la comparaban con “Friday Night Ligths”. Soy de los que piensan que las series (o las películas) deben tener su propia voz. Y aunque es pronto para ser categórico, es evidente que “Rise” está muy lejos del tono paródico de “Glee” y que se acerca más al realismo de “FNL”, algo lógico por otra parte ya que Jason Katims es el responsable de ambas. Si en “FNL” lo era el fútbol americano, aquí la música es la excusa para contarnos una historia, no como en “Glee” en la que la música era en sí la historia. En “Rise” está no deja de estar presente en todo el episodio y en eso se parece más a la primera temporada de la incomprendida “Smash” pero siendo está el catalizador de las historias que se nos van a contar.

Puede que no os gusten los musicales, ni las series de instituto ni sus dramas de adolescencia, pero “Rise” apunta a que puede ofrecer algo más. Espero que la serie sea capaz de ampliar lo que ha mostrado en su piloto y que no se quede en la superficie del drama fácil y se centre en explorar los caminos que nos ha dejado entrever.

Preestreno de 'Rise' (Birraseries) 05

La serie fue presentada por Movistar+ dentro de un Birraseries. El evento contó con la presencia de Fernando Jerez (director de #0 y de contenidos premium de Movistar+) y los periodistas Álvaro Onieva, Alberto Rey, Marina Such e Isabel Samaniego que charlaron sobre “Rise” y otras series musicales y de instituto.

Un pensamiento en ““Rise” y el despertar de tu propia voz

Los comentarios están cerrados.