“The Disappearance” es un interesante thriller y drama a partes iguales

thedisappearance

¿Puede ofrecernos algo original la historia de la desaparición un niño? Son historias que hemos visto decenas de veces en cine y televisión con diferente fortuna y enfoque. ¿Aporta algo nuevo “The Disapparence” a lo ya visto anteriormente? Puede que la historia sea la misma que hemos visto otras veces, pero esta miniserie canadiense que se estrenó el pasado 6 de febrero en Calle 13, al menos consigue a priori su objetivo. Que no es otro que acompañemos a la familia Sullivan en su búsqueda del pequeño Anthony.

He decir que cuando me decidí a ver los dos primeros episodios estrenados hace unos días, el argumento de “The Disapparence” no me ofrecía demasiados alicientes, planteándome incluso solo ver el primero sin muchas esperanzas. Pero curiosamente aquí estoy, escribiendo estas líneas sobre una serie que terminó sorprendiéndome gratamente. Y es que a pesar de su aparente tufillo a telefilm de sobremesa de Antena 3, los dos primeros episodios de esta miniserie te enganchan, comenzando por la canción de cabecera, “Lighthouse” de Patrick Watson, una canción triste, evocadora, con una letra que habla de perderse y encontrar el camino de vuelta a casa. Y continuando con una historia sólida, que cuenta con unos personajes con los que terminas empatizando, algo clave cuando quieres convencer a la audiencia.

La serie narra la inexplicable desaparición de Anthony Sullivan, un niño de 10 años, durante la búsqueda del tesoro de su cumpleaños. “The Disapparence” se centra en los efectos que lo ocurrido tiene en su familia, al contrario de lo que sucede en otras series como “Broadchurch”, donde se nos mostraba las consecuencias de lo sucedido no solo en su familia, sino en los habitantes del pueblo. Aquí la acción se centra por un lado en los padres de Anthony que llevan un año separados e intentando rehacer sus vidas personales y por otro en su abuelo (el siempre convincente Peter Coyote) que es una figura muy influyente en la vida del niño. En medio encontramos a la tía de Anthony, enfermera en el ala de oncología del hospital y que también lidia con sus propios demonios interiores.

Son ellos los protagonistas aquí. Nos alejamos de la comunidad y del sensacionalismo de los medios para centrarnos en la extrema situación que afronta la familia de Anthony tras su desaparición. Y lo hace arriesgándose (POSIBLE SPOILER), realizando un salto temporal de dos años entre el final del primer episodio y el inicio del segundo. Este sorprendente avance en el tiempo nos sirve para ver como pasado el tiempo el dolor, el vacío que ha dejado la desaparición de Anthony en las vidas de sus familias sigue ahí, pero también la esperanza por encontrarlo. Una desaparición que curiosamente ha unido más a sus padres, aunque sea por el esfuerzo en localizar su paradero. Y como he mencionado antes, todo esto se nos narra sin caer en dramatismos exagerados ni tampoco en interpretaciones sobreactuadas. “The Disapparence” al menos en sus dos primeros episodios consigue mezclar con habilidad el thriller con el género dramático más convencional, haciéndonos sentir la misma necesidad de encontrar respuestas a lo ocurrido que tienen los Sullivan.

Porque la serie te va mostrando algunas pistas que pueden explicar la desaparición de Anthony. ¿La innata curiosidad del niño le llevó a conocer a su secuestrador días antes? ¿Fue testigo de algún suceso que ha provocado su desaparición? ¿Ha tardado dos años la policía en atar los cabos sueltos de unos sucesos que ya estaban ocurriendo por la zona? ¿Qué pasa con los gatos? ¿Los flashbacks que nos enseñan el pasado de los Sullivan son una pista o una distracción?

No lo he mencionado antes pero el abuelo de Anthony (Peter Coyote), es un juez retirado, con fama de implacable entre la policía. ¿Es un antiguo caso suyo el causante de la desaparición de su nieto? No queda claro, al menos de momento si el recurso de los flashbacks del pasado del antiguo juez es solo una distracción o tiene como objetivo darnos alguna pista para el futuro. Un futuro por cierto que no es muy largo, ya que estamos antes una producción de tan sólo 6 episodios. Así que este sería mi único temor, que no se le haya sabido dar un cierre satisfactorio (al menos) a un prometedor comienzo. Pero temores a parte, a mi me han ganado para seguir acompañando a la familia Sullivan en la búsqueda de Anthony. ¿Te unes?