“Altered Carbon”; el futuro está casi aquí

altered carbonNetflix sigue apostando fuerte por sus series de producción propia, muestra de que es su base para mantener enganchados a todos esos seriéfilos que saben que podrán ver, si quieren, de una tajada todos los episodios de la temporada. “Altered Carbon” es su nueva apuesta que bebe de clásicos como ‘Blade Runner’ y ‘Desafío Total’ para mostrarnos un futuro que parece lejano, pero que viendo la serie, bien podría ser nuestro día a día.

Su premisa inicial es que el cuerpo puede morir, pero se puede traspasar la consciencia de esa persona a un nuevo recipiente orgánico usando una pila o batería que se extrae de la columna donde se guardan todas sus experiencias para que pueda seguir viviendo durante muchos años. Por tanto tenemos a algunos privilegiados que llevan viviendo cientos de años dentro de distintos cuerpos salvo que se destruya esa batería en el momento de la muerte física. Una vez más se muestra la desigualdad social, donde los ricos pueden fabricarse recipientes orgánicos a su gusto, y los pobres tienen que conformarse con los recipientes sobrantes que no quiere nadie. Quizás lo más interesante de este inicio.

Un episodio piloto muy potente, nos presenta a un antiguo mercenario condenado a vivir eternamente en distintos cuerpos, al que da vida Joel Kinnaman, el último rival política del Frank Underwood de Kevin Spacey, rescatado del que hasta ahora era el buque insignia de las series de Netflix, “House Of Cards”.

Altered-Carbon2

Rescatado de esa prisión por un multimillonario al que interpreta James Purefoy, tendrá que investigar un asesinato en un San Francisco del siglo XXV donde los suburbios de la ciudad recuerdan mucho a la “Blade Runner” de Ridley Scott, con toques a los bajos fondos de Coruscant que vimos por primera vez en “El ataque de los clones”.

Inicio prometedor para una serie visualmente impactante y con una gran premisa inicial, pero no consigue enganchar tanto como para que te entren ganas de seguir viéndola compulsivamente. Los actores protagonistas lo dan todo, sobre todo en cuerpo, ya que dejan pocas partes de su anatomía por mostrar. De hecho hay un desnudo integral de James Purefoy que nos hace preguntar si se han usado efectos especiales.

alteredcarbon

Recomendable sobre todo por su original premisa y por la espectacularidad visual de su primer episodio. Ocurre como muchas otras series de Netflix, que en el segundo pierde potencia, pero si ya has caído en las redes de ‘Altered Carbon’ seguro que te picará la curiosidad por descubrir quien es el asesino, más allá de la típica y tópica conspiración gubernamental. Tras el despliegue visual, que debe haber costado una pasta, hace preguntarme si no hubiese sido mejor renovar series más interesantes como la ya cancelada ‘Sense 8′ antes que inventir tantísimo en una nueva serie. Eso sí, viendo el nivel de consumismo seriéfilo al que hemos llegado unos servirá como perfecta dosis para los que quieren ventilarse toda la serie de un plumazo lo antes posible, o como buena historia de ciencia ficción si te quedas en el piloto. “Altered Carbon” ya está disponible en Netflix.