Entrevista a Asier Etxeandia: “Desde que nací he querido dedicarme a la música, pero la vida me ha llevado a ser actor”

FESTVAL 2017

Asier Etxeandia vuelve a ponerse en la piel del carismático Raúl de la Riva en “Velvet Colección”, que se verá envuelto en un triángulo amoroso con Raúl Prieto y Aitor Luna. Además, el actor, tan inquieto como siempre, se encuentra inmerso en el rodaje de su  nueva película, “Sordo”, y en la grabación de su primer disco junto a Enrico Bárbaro.

¿Cómo ha sido la evolución de tu personaje, Rául de la Riva, de “Velvet” a “Velvet colección”?

Han pasado cinco años y todo el ego que tenía en las primeras temporadas, de que lo único importante era él y su florecimiento… Digamos que ha aprendido y se ha relajado, por lo que en “Velvet Colección” se le ve más implicado con las galerías, las siente como su casa, su familia… Además ya no solo es el diseñador contratado por Velvet, pues toma las riendas de una escuela de moda y de protocolo y es el director del taller. Él, junto con Marta y Pedro, es el personaje que más responsabilidades adquiere.

¿Aportas mucho de ti al personaje?

Sí, a estas alturas nos dejan crear mucho, porque confían en nosotros y formamos parte de un equipo creativo. Los actores sabemos perfectamente qué es lo que le tiene que suceder a nuestro personaje o cómo reaccionaría éste en ciertas circunstancias. No digo que sea yo, pero entiendo el carácter y humor que tiene. Hay momentos en los que es una especie de caricatura de mí mismo si me hubiese dedicado a la moda.

¿Con la entrada de Raúl Prieto, qué va a pasar con la relación que tenía con Humberto, el personaje de Aitor Luna?

No sé hasta qué punto puedo hablar para no hacer spoilers, pero está claro que aparece una nueva persona y que con Humberto ha pasado un tiempo. Vivieron juntos, pero creo que eran dos egos y dos personalidades que chocaban demasiado y no salió bien. Entonces aparece otro personaje que va a dar mucho a la comedia. Es un gitano que pone muy nervioso a Raúl de la Riva y no sabemos lo que va a ocurrir.

Entonces has pasado de estar en un segundo plano en las tramas amorosas, incluso de servir de celestino, a formar parte de un triángulo amoroso.

Sí, pero lo que le pasa a Raúl de la Riva es que él es muy bueno dando consejos, pero es muy torpe consigo mismo. Es muy inteligente, muy intuitivo con todo lo que les pasa a los demás, pero él huye del amor porque le ha ido mal.

¿Vamos a ver algo de la homofobia de la época?

“Velvet” no retrata para nada la época en España. Nunca lo ha intentado. Es un mundo aparte, mágico. España por entonces era muy rancia, muy facha y no ocurría “Velvet” ni por asomo. Era imposible. Entonces hay que colocarse en el lugar de lo que es “Velvet”: un mundo imaginario, un cuento basado en la moda con todos los referentes que nos han emocionado de la moda, que tiene que ver más con América, con el Hollywood de los años cincuenta, y ahora casi con los sesenta, el mundo Beat London, que en España no se vivió tanto. Sí que es verdad que hubo un capítulo en el que apareció un ex novio de Raúl de la Riva que estaba perseguido por declarar su homosexualidad. Digamos que Raúl por el mundo en el que se encontraba, que viajaba mucho más a París por la moda, no se encontró con eso. No estaba en un pueblo, no estaba metido en ese mundo. Entonces nunca se ha planteado verlo desde ahí ni nos interesa, porque nos gustaba mucho más el hecho de que nadie se sorprendiera por esto, que fuera algo normal en este mundo mágico. Porque “Velvet” es una comedia amorosa, al fin y al cabo, con taumas para unir a los personajes.

¿Qué te ha parecido el traslado de la ficción de Madrid a Barcelona?

Nosotros tampoco lo hemos notado. Como ficción, la trama me parece estupenda porque habla de algo que ocurrió realmente, que eran las franquicias. De cómo una galería que tenía mucho éxito crecía trasladándose a otra ciudad.

¿Qué tal tu relación con Imanol Arias? Se os ve mucha complicidad.

Muy bien. Imanol es muy vasco, cosa que nos une mucho. Tenemos un humor muy parecido. Es un compañero maravilloso y estoy fascinado con él. Además, vamos a hacer una película juntos: “Sordo”, producida por  La Caña Brothers. Yo también estoy en la producción y me enamoré de Imanol para un personaje, por lo que le entre un día en los pasillos de “Velvet” y le dije directamente que por favor hiciese ese personaje.

Háblanos más de la película “Sordo”.  

Pues está basada en un cómic y es la historia de un maqui que al principio no es un militar, sino un simple profesor de escuela, un hombre bueno que nunca ha llegado a matar a nadie. Después de la guerra los que están huyendo en la montaña ponen una bomba y se queda sordo. Todos van a por él mientras trata de sobrevivir solo en la montaña. Acaba convertido en un animal. Es lo más difícil a lo que me he enfrentado. Estoy muy emocionado, pero también asustado y necesitaba estar rodeado de gente en la que confío, como Imanol o Hugo Silva.

¿Tienes más proyectos?

Ahora estoy inmerso en crear mi propio sello y estoy haciendo mi propio disco con Enrico Bárbaro. Desde que nací he querido dedicarme a la música, pero la vida me ha llevado a ser actor. Supongo que me enseñaba que para cantar algo hay que saber antes contarlo. Y he aprendido a contarlo para poder cantarlo. Si todo sale bien, saldrá en abril.