Entrevista a Amaia Salamanca: “Todas las series de Bambú tienen personajes femeninos muy potentes”

FESTVAL 2017

Tras aparecer recientemente en “Velvet” o “La embajada”, Amaia Salamanca vuelve a interpretar un rol protagonista en “Tiempos de Guerra”. No lo hacía desde el 2013 con “Gran Hotel”. Bambú Producciones es, de nuevo, la encargada de darle la oportunidad. La actriz respondió a nuestras preguntas en la pasada edición del FesTVal.

¿Quién es tu personaje? 

Interpreto a Julia Ballester, una mujer que decide ir a África sin mirar atrás para encontrar a su hermano y a su prometido, que están en la guerra y de los que no tiene noticias. No sabe dónde se está metiendo. Luego conoce a otras mujeres que están en su misma situación. Todas ellas van a ir cambiando debido a la guerra y el único apoyo que tienen es la amistad, el contar las unas con las otras. También se verán envueltas en el amor o el desamor. Por otro lado, lo que caracteriza a las series de Bambú es que tiene personajes femeninos muy potentes, con mucha identidad, con mucho carácter, muy luchadores. Y Julia es así.

¿Te identificas de alguna forma con ella, como en lo de ser impulsiva?

Sí, creo que siempre he sido muy luchadora también y cuando he querido algo he intentado conseguirlo, aunque sin llevarlo al extremo. Las cosas no llegan por si solas.

Háblanos un poco del triángulo amoroso en el que te verás envuelta.

Pues el triángulo va a ser con el personaje de Álex Gadea, que es el prometido al que Julia va a buscar a Melilla, y con el de Álex García, que es el capitán médico con el que se encuentra y por el que empieza a sentir cosas que no sabe si son producto de la guerra, de que está fuera de casa… Tampoco es amor primera vista, pero van a ir sucediendo cosas, a haber sentimientos entre ellos que poco a poco van a ir a más. Además, se sienten culpables por esos sentimientos, que al fin y al cabo es algo que tú no puedes controlar. Las cosas vienen solas.

¿Recibisteis alguna noción de enfermería para interpretar vuestros papeles?

Tuvimos una coach médico que nos ayudó un poco a saber determinadas cosas, como lo que podemos hacer mientras atendemos a los heridos. Aunque, obviamente, esto no es “Urgencias”. Tampoco tenemos que ser especialistas.

¿Y os documentasteis sobre las enfermeras que fueron a la Guerra del Rif?

Sí, nos enviaron a todos información y tuvimos varias reuniones en las que nos dijeron cómo iba a ser el marco histórico. Tengo que reconocer que no tenía ni idea del Desastre de Annual y de esta manera me enteré de que mi bisabuelo participó en la batalla. Sin embargo, “Tiempos de guerra” no deja de ser ficción, no es todo super veraz.

Respecto a la serie en sí, ¿cuánto de bélico tiene?

Más en los primeros capítulos para situar al espectador donde sucede todo. Luego hay episodios que no son tan bélicos, pero bueno, sí que hay muchos exteriores. Me gusta porque le da como mucha acción a la serie. Y es que a lo mejor estamos acostumbrados a  ver solo las tramas amorosas y no todo aquello que las que le rodea. Esta serie sí lo consigue.

¿Dónde habéis rodado los exteriores?

Sobre todo en Madrid, pero también en Tenerife, Toledo… Las escenas de guerra son en pueblos como Colmenar Viejo o Chinchón. Tampoco te puedes ir muy lejos porque eso se traduce en más tiempo y dinero.

¿Qué sensaciones te despierta en general “Tiempos de guerra”?

Todavía estoy muy emocionada. Llega un punto en el que estas todo el verano trabajando, pasando calor y ya no sabes lo que estás haciendo. De repente veo el primer capítulo y me da un chute de emoción de decir: “Ah, estoy haciendo esto. Qué guay”. Estoy muy contenta y nos hemos emocionado todos porque llevamos mucho tiempo trabajando, son muchas horas y todo se lleva muy al límite. No es una serie fácil de hacer, no es la típica serie que haces en diez días. A veces es muy cansado. Llevamos desde febrero y no habíamos visto nada.

¿Te veremos en Velvet Colección?

Sí, creo que en el cuarto capítulo. Tan solo he grabado uno, pero me lo pase fenomenal y espero que me vuelvan a llamar. El personaje de Bárbara me encanta y es todo lo contrario a lo que puede ser Julia en “Tiempos de Guerra”. A la primera le da todo igual, es muy sarcástica e histriónica, mientras que la segunda es luchadora y en parte, sufridora.