Sobredosis de “Twin Peaks”

twinpeaksvuelveDavid Lynch vuelve con fuerza a “Twin Peaks”. Aunque para algunos puede que no hayan pasado más que unas horas desde que el agente Cooper se quedó “encerrado” en esa habitación con cortinas rojas, han pasado más de 25 años desde que “Twin Peaks” se convirtió en un referente de cómo hacer una serie diferente y de la que han ido mamando todas las series míticas posteriores. Con plena libertad creativa y de decisión, David Lynch se pone al frente de esta resucitada tercera temporada y se nota que vuelve con ganas.

Todo seriéfilo que se precie sabe quién es Laura Palmer, y aunque algunos no hayamos visto sus 30 episodios y su precuela en forma de película hasta esta semana, esa melodía de Angelo Baladamenti es un referente de los 90 y la llegada de la televisión privada a España.

Mucho ha cambiado el cuento desde entonces, y vista la serie en su conjunto, con una decente primera temporada y la mitad de la segunda, hasta que se descubrió el misterio de quien mató a Laura Palmer, deja con ganas de saber más de sus característicos personajes. Lynch lo sabe y parece que va a ir cuidando esas apariciones de secundarios con cuenta gotas para mantener el interés de los fans en las 18 entregas que nos esperan, junto con su nueva historia, que es la continuación ideal del final de la serie.

El protagonista absoluto sigue siendo Dale Cooper, con un magnífico Kyle MacLachlan, esta vez con esa doble personalidad, que es por donde debía haber seguido la serie, tras resolver el asesinato de Laura Palmer. De hecho comienza con un breve recuerdo a las palabras de Laura que citaban a Cooper 25 años despué y a los escenarios que marcaron la intro anterior para dar paso a la nueva, donde vuelve a brillar la impresionante cascada desde un nuevo punto de vista y esa melodía inconfundible.

El resto bien podría ser un caso de “Expediente X” o “Fringe”, con muy buena factura técnica y con toques de cualquier buen procedimental que se precie pero con el sello de David Lynch casi en cualquier ridícula situación, pero que nos soltará una sonrisa o incluso carcajada.

Tras ventilarme toda la serie en casi una semana, el cambio físico de los actores es más llamativo todavía, pero natural tras tantos años, y uno se queda con ganas de saber más, ya que salvo el momento árbol que habla y algún efecto especial cutre más, volvemos a entrar de lleno en ese universo particular. Por primera vez en la serie abandonamos Twin Peaks, para visitar lugares como Nueva York y los nuevos crímenes son originales e interesantes, con una caja que bien podría ser la de “Mulholland Drive”.

Personalmente estoy deseando volver a ver a Denise, David Duchovny travestido, lo mejor de la serie post-Laura Palmer, cuya aparición en el episodio 11 de la segunda temporada es memorable, justo cuando rondaba por mi cabeza que este podría ser un caso del agente Mulder antes de conocer a Scully en el que se había incolucrado demasiado. Además la señora del leño debería contar algo más de su peculiar historia, ya que esta será su última temporada por el fallecimiento de la actriz Catherine E. Coulson . Otra historia que pasaron muy de refilón en las primeras temporadas.

“Twin Peaks” en estado puro para todos los que les apasione David Lynch, aunque con un toque moderno que puede enganchar a los neófitos si no se lo toman todo en serio. Se emite todo los lunes a las 4 de la mañana en Movistar Series Xtra y casi de inmediato disponible en Yomvi, de hecho ya están los cuatro primeros para continuar con la sobredosis….