Desagradable pero necesario regreso de “The Walking Dead”

CftOi2OUIAAI3MgEl 24 de octubre era una fecha marcada en el calendario para saber por fin quien sería la víctima de Negan. Tras terminar la temporada anterior con este enorme cliffhanger la expectación era máxima con meses de espera para especular el nombre. Estaba claro que debería ser un hombre, pero la duda era quien de ellos. Era complicado superar esa expectación con un regreso a la altura, pero una vez más lo han conseguido, con el episodio más desagradable de todo la serie, y teniendo en cuenta todo lo vivido, es decir mucho.

Si a todo esto le sumas disfrutar del episodio, precedido por el Pueblo Fantasma que el equipo de Carrefour había preparado en el parking del Carrefour de Alcobendas, rodeado de Zombies, y de una ambientación digna de la historia de Rick y compañía, la experiencia es insuperable. Impresiona ver a mucha gente con la mano en la boca cuando Lucille se cobra a una de sus víctimas pillando por sorpresa a todos, en la que podríamos definir la escena más desagradable de toda la serie.

Los que intentamos aguantar sin spoilers, sabíamos que aquello tenía pinta de masacre y así ha sido. La interpretación de Jeffrey Dean Morgan es espectacular. Él ha sido el centro de este regreso en ese duelo con Rick, que tampoco se queda atrás, expresando todo lo que acaba de pasar sin decir muchas palabras. Greg Nicotero ha sabido jugar muy bien con esa expectación por saber el nombre de la víctima, con esa pequeña elipsis de tiempo, aumentando todavía más la sensación de abogio y desesperación que vivimos a través de los ojos de Rick.

Pero lo realmente complicado era, una vez desvelado el resultado de la incógnita, poder continuar y lo hace magistralmente, ya que en cuanto Rick vuelve a estar enfrente de los supervivientes tras su pequeño viaje de perrito faldero, en un par de minutos se nos ha olvidado la masacre que acabamos de presenciar, porque ya estamos preocupados por el uso que le darán a ese pequeño hacha, al que se puede considerar el otro protagonista del episodio. De paso juegan con los seguidores de la historia gráfica con la posibilidad de la pérdida de algún miembro del protagonista.

“The Walking Dead” necesitaba dar un giro así para poder seguir avanzando. Pensábamos que había intocables que no morirían nunca, y tras este nuevo comienzo, empieza una nueva serie, en la que Rick ya no manda. Negan ha llegado para quedarse y esperemos que por mucho tiempo. Nos quedamos como un gorila enjaulado, igual que Daryl en un momento del episodio, que demuestra la impotencia a la que nos enfrentaremos en lo que se avecina.

Evidentemente internet llevaba varios días inundada de comentarios, porque ya se había desvelado quien era la víctima de Negan. De entre todos los comentarios, me quedo con el que me hizo poner la piel de gallina, y humedecer los ojos, que refleja perfectamente el sentimiento de todos los que vimos ayer este inicio de temporada: “Buenos Días, hoy no puedo ir al instituto/universidad/trabajo, porque han muerto dos miembros de la familia”.