“Outcast”, la larga sombra de Robert Kirkman

049782

Outcast ya está aquí, esta noche a las 22:20h Fox España estrena la nueva serie de Robert Kirkman, creador del universo Walking Dead. Gracias a la colaboración de Fox y BirraSeries pudimos disfrutar del episodio piloto seguido de un coloquio sobre Outcast y las series de su género.

Outcast está basada en el cómic homónimo de Robert Kirkman, y ha sido adaptada a la pequeña pantalla por el propio autor. La serie nos introduce en la piel de Kyle Barnes, un joven que durante toda su vida se ha visto afectado por posesiones demoníacas; primero fue su madre, posteriormente su esposa, y ahora las gentes de su pueblo. Kyle con la ayuda del reverendo Anderson, va a intentar encontrar respuestas y alcanzar una vida normal, pero sus propios descubrimientos van a cambiar a Kyle, e incluso al resto de su comunidad.

Nos encontramos ante una serie sobrenatural, que parte de la libertad del cómic para mezclar a su antojo terror con exorcismos y posesiones demoníacas. Del terror pronto se pasa a la duda, el intento de superación y la fragilidad del ser humano. El capítulo piloto resulta prometedor, establece las bases de una historia que puede funcionar. La serie se prevé en este principio como un producto capaz de conseguir una base fuerte de seguidores.

Aquellos que han podido ver más capítulos hablan de estancamiento, haciendo referencia a una serie incapaz de superar la impresión que genera su piloto. No puedo hablar por ellos, solo limitarme a las impresiones del primer capítulo y como ya he señalado, puede resultar prometedor. Tiene algunos personajes interesantes, trata el tema de las posesiones de una forma diferente, bastante alejada de la tradición de El exorcista, tiene una ambientación “sureña” bastante cuidada y sin duda se deja ver. Pero también hay peros.

La larga sombra de Robert Kirkman condiciona el producto. Kirkman se ha convertido en un gurú del comic y las series, The walking dead es sello de calidad, y parece como si cualquier cosa que hiciera en adelante tuviera que ser tan buena como su serie original, y Outcast no es el caso. La serie no está a la altura de la otra y aunque los fans se lancen a verla solo por ser de quién es, pronto se darán cuenta de que no están ante un producto de similar acabado.

De primeras la serie no resulta igual de interesante, el mundo de los exorcismos no parece un ecosistema favorable al éxito, lo que funciona bien en el cómic no termina de hacerlo en la serie y eso que son tremendamente similares. Puede que ese sea el problema, Kirkman ha abanderado la serie y él personalmente la escribe para la televisión, su visión no es la misma que la de alguien especializado en ficción televisiva y eso se nota. Puede que el nombre de su autor sea suficiente, pero o mejora o su éxito no estará vinculado a la calidad.