“Defiance”: Puuuummmm!!! (Perdón por el Spoiler)

defiancefinalpummAsí, de sopetón, sin aviso ni vaselina, la serie va y se acaba.

Estaba yo tanquilamente viendo la tercera temporada de una serie que, si bien no ha sido espectacular ni alucinante, me mantuvo entretenida durante 3 temporadas, cuando de repente el protagonista se va en un viaje con billete de “sólo ida” a los confines del universo, sólo por cumplir el “capricho” de su hija adoptiva de salvar a los últimos integrantes de una de las tantas especies alienígenas que han intentado apropiarse de La Tierra y que son de naturaleza eminentemente depredadora.

No es que el argumento haya sido trepidante, pero entre maquillajes, vestuarios y peinados, más una muerte aquí y allá, la serie consiguió que me interesara en seguirla durante sus tres temporadas.

El argumento, que cada vez se sostiene menos dada la rapidez y la agilidad que tenemos para cargarnos nuestro planeta en la vida real, de que una variedad diversa de humanoides se ve obligada a invadirnos por haber perdido sus propios planetas y, en el camino, se van cargando el nuestro, con nosotros en él, tampoco es que fuera un gran generador de fantasías o pesadillas, como lo puede ser TWD, que se mantiene vivo incluso cuando no estamos viendo la tele, en nuestra vida diaria. O al menos, yo me imagino la ciudad llena de zombies con bastante frecuencia sobre todo cuando me desplazo andando por ella.

Pero volviendo a Defiance, la verdad es que el final de la serie me tomó por sorpresa. En la Wikipedia en español ni siquiera está el dato de que la serie fue cancelada en octubre de este año, como sí lo está en la Wikipedia en inglés.

En cualquier caso, mis felicitaciones a los maquillistas y encargados de vestuario y peluquería de la serie, que hicieron un buen trabajo creando humanoides diferentes, aunque uno no se crea que todos los posibles invasores que haya por ahí en el universo sean tan parecidos a nosotros ni que tengan esa sorprendente capacidad de aprender a hablar inglés a los 5 minutos de oírnos.